Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 22 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La esperanza: un don de quienes son felices

veces visto 4953 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La esperanza: un don de quienes son felices

Khalil Gibrán:  "En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente".

Con afecto para Neivis y Andrea, reina y princesa de La Victoria

La esperanza el arte de creer que hay un mañana y de pensar que ese mañana será mejor y ocurrirán cosas favorables y tendremos una cita con la alegría y con los sucesos felices que desde hace tiempo hemos anhelado. La esperanza es creer que la tormenta tendrá final y luego brillará el sol en el horizonte y el cielo será adornado por la fiesta multicolor de un promisorio arco iris.

La esperanza es la dicha de quienes saben que su porvenir estará matizado por momentos felices y se obtendrán los logros que en el pasado han sido esquivos.  La esperanza constituye por sí misma una porción de felicidad y su existencia es lo que despeja la niebla de la frustración porque mientras ella exista siempre habrá la posibilidad de contar con un mundo nuevo y mejor.

Por el poeta Khalil Gibrán sabemos que En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente. Esa aurora, sonriente y luminosa es el regalo de quienes piensan que las tinieblas le darán paso a la luz y la tristeza un día deberá abrir la ventana por donde entre la luz de la satisfacción.

La esperanza es levantarse cada mañana, mirar hacia la inmensidad de la distancia, respirar profundo y pensar que se ha iniciado un día que será mejor que ayer y que todos los que han pasado, pero que no será tan bueno como mañana y como los que vendrán después.

La esperanza consiste en tener confianza de que en  el nuevo día sucederán algunas de las cosas que tanto queremos. Aferrarnos a la idea de que recibiremos la llamada que tanto estamos esperando; a la ilusión de que alguien se comunicará con nosotros para darnos una buena noticia.  Tener la expectativa de que la llama de la ilusión se va a mantener viva y que pronto, muy pronto no será ya una ilusión sino una firme y bella realidad.

La esperanza es saber que existe la gran posibilidad de ver de nuevo a esa persona con quien tanto nos agrada estar.  Es la perspectiva de abrazar a nuestros hijos y hacer felices a nuestros mayores. Es saber que nuestro rostro puede ser acariciado por la brisa fresca de la mañana y por el viento tibio y generoso de cada tarde.

La esperanza es anunciarle con firmeza a la vida y al mundo que estamos ahí y que no nos rendimos y vamos a reclamar las múltiples bendiciones que Dios ha destinado para nosotros con la condición de que sigamos el consejo de esforzarnos y ser valientes: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. (Josué 1:9).

La esperanza es confiar en que un día va  a pasar algo muy bueno, realmente muy bueno en nuestras vidas. U lo más importante de todo es que ese día, maravilloso y sorprendente, puede ser hoy ¡exactamente hoy!

La esperanza es el dulce acto de cerrar los ojos e imaginar en nuestras manos el trofeo que siempre hemos deseado, el diploma por el que hemos luchado y soñar con la perfecta armonía entre  los seres a quienes amamos.

Hoy es un buen día para trabajar por todo aquello que intensamente añoramos. Trabaja para conseguir tus sueños, no renuncies a ellos ni pierdas la esperanza, aunque veas el cielo nublado y veas que se inicia la tormenta. Levanta la frente y confía en el talento especial que tienes y en Dios, tu héroe y amigo. El héroe y amigo de quienes luchan y no pierden la esperanza.

Clasificación: 2.2 (35 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.