Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 30 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Rembrandt, artista del barroco - Quinta parte

veces visto 11176 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Rembrandt, artista del barroco - Quinta parte

Quinta parte.

Solía realizar los dibujos de su primera época en la década de 1630, en carboncillo negro o sanguina; después sus materiales preferidos fueron la pluma, la tinta y el papel blanco, combinados a menudo con alguna que otra pincelada que proporcionaba diferentes acentos de tonalidad. En algunos dibujos, como El hallazgo de Moisés hacia 1635, consigue una gran fuerza expresiva con sólo unas cuantas líneas que representan a tres figuras. Otros dibujos, por el contrario, están muy acabados, como La puerta oriental de Rhenen en 1648, en el que la arquitectura y la perspectiva están trabajadas en detalle.

Hizo dibujos que son verdaderas obras de arte tanto en sus comienzos como en la fase de madurez de su carrera. Ejemplo de un dibujo a tiza de su época temprana es el Retrato de un hombre en un sillón, visto a través del marco de una ventana en 1634, considerado el mejor retrato dibujado por Rembrandt. Obras magníficas de su último periodo son Natán reprochando a David su pecado entre 1655 y 1656, hecha a plumilla, y una obra de género, Mujer durmiendo hacia 1655, dibujo a pincel de gran fuerza expresiva, considerado universalmente como una de sus obras más excepcionales.

Los grabados de Rembrandt alcanzaron gran celebridad durante su vida. Llevó la técnica del grabado hasta sus últimas consecuencias y utilizó trazos rápidos y sueltos para lograr líneas de una expresividad extraordinaria. En combinación con la estampación empleó la técnica de la punta seca, lo que le permitió conseguir efectos especiales en la obra gráfica llevada a cabo en su madurez.

En efecto, los grabados más impresionantes de Rembrandt se sitúan en su última época e incluyen el magnífico retrato de cuerpo entero de Jan Six en los años de 1647, Biblioteca, el famoso Cristo sanando a un enfermo, también conocido como El grabado de los 100 florines entre 1642 y 1645, el poético paisaje Tres árboles en el año de 1643, y el Cristo predicando o La Petite Tombe hacia 1652, todos ellos en el Museo Británico.

Clasificación: 1.6 (35 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.