Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 29 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Alfredo Rodrigo de Santiago

veces visto 23459 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Alfredo Rodrigo de Santiago

No hago más que entrar en su imponente despacho del barrio de Salamanca de Madrid, y ya percibo sus dotes de seducción. Seducción para la política, para el acuerdo, para la transacción…

“Huele usted a Giorgio, de Beverly Hills, es un aroma inconfundible para mí. Hace años, sólo se encontraba en New York…”.

Hago que me turbo. Ojos de inocente bachiller. Fuerzo las chapetas de mis mejillas. Me han dicho que este leonés es “duro de pelar” y que, como la Mantis Religiosa, es un experto en confiar a su pieza antes de devorarla.

-La verdad es que me la ha regalado un amigo mío de Teruel… ¿conoce usted Teruel?

-Por Dios… ¡quién no conoce Teruel…! si allí se puede adquirir hasta Giorgio…

Así que, querido lector, la cosa no empieza mal. Este esmerado y atractivo leonés me deja un resquicio para entrar en el vedado territorio de su actividad más sutil. Una actividad que esconde tras su estilo ceremonioso, su hablar pausado, su pronunciar cada letra de cada palabra… ¿Será la información? ¿Será la ejecución? ¿O será la ejecución informada? Tengo media hora para descubrirlo…

-Tómese el tiempo que quiera… ¿un café?

Con un elegante gesto me indica que mi lugar está en el confortable sofá. Él se reserva la butaca.

Primer round: fijo mis ojos en el donut bicolor, verde y calabaza, que reposa sobre la mesa. No le pasa inadvertido el movimiento:

-Es el llavero que continúo utilizando con el logotipo de UCD, ya sabe, las siglas que fraguaron el sentido político y vital de la libertad.

Con los primeros albores democráticos, Alfredo ingresó entre los generales de la fontanería de Castellana 3. Poco después, formó equipo con los primeros pobladores de Moncloa…

-Me llamó la atención que el recinto tuviese las paredes interiores alicatadas con baldosín blanco.

-¿Cómo si se tratase de un edificio de semillas selectas?

-(Media sonrisa y ojos audaces). Comenzamos a trabajar en las dependencias del primer Ministerio de Agricultura que ha existido en nuestro país. Desde allí se fue haciendo todo, no hablo sólo del Palacio de la Moncloa donde trabaja y vive un presidente, sino de los edificios colindantes donde estábamos el equipo del entonces presidente.

Nos remontamos al primer Gobierno formado por el Rey en el que entró como jefe del Gabinete Técnico del ministro de la Presidencia. La fórmula pronto cambia con la sustitución de Arias Navarro por Adolfo Suárez. Es entonces cuando el hijo del notable dirigente leonés asume la dirección del gabinete técnico del vicepresidente del Gobierno…

-Sabíamos perfectamente donde estábamos. Fue una etapa asombrosa, enternecedora y estremecedora. Nuestro objetivo era contribuir a olvidar el régimen autocrático y abrir una transición profunda hacia la democracia plena. Sin sobresaltos ni sorpresas.

Sus ojos comienzan a brillar por encima de las lentes sin montura. Destellos de historia que se cuelan inevitablemente por entre las rendijas de actual muro contenedor, el que denomina su faceta de profesional empresarial.

-Hay algo que nadie puede evitar y es el orgullo de haber contribuido a la democracia…

Veinte años después se sienta en su potente despacho de abogado con boato helénico, ejerciendo el género de la distinción. Teba veraniega, camisa impecable y corbata con trazos fresa.

En su vida, dos ventrículos que, confiesa, le oxigenan el alma y la vida: sus dos hijas. Con ellas comparte todo, hasta cada portarretratos de la estancia. Ahí se muestra el Alfredo más íntimo, más tierno… el que desgrana sus vivencias más humanas.

Tan sólo dos retratos se distancian de la paternidad. El más notorio, de su mujer; el otro, de quien, dice, “es su líder espiritual”, el Papa. Lo cierto es que la instantánea muestra al entonces joven gobernador civil de Cáceres entregando a Juan Pablo II el bastón de mando de la provincia.

Pero lejos de los símbolos, siempre presente su profundo sentido monárquico. Todo él rezuma los referentes que le han construido… Hablando de referentes… deme uno que lleve en su cabeza desde niño…

-¿En cuanto a la política?

-¿Desde niño ya pensaba en política…?

-Fragü&eacut e; mi sentido político muy temprano.

-¿De quién heredó esa dotación?

-De mi padre, que había sido teniente de alcalde del Ayuntamiento de León. Un hombre cabal que nos inculcó a los tres hermanos esa manera de ir por la vida sin pisar. Renunciando a posiciones de privilegio. Rechazando todo aquello que comportaba dar una “puñalada trapera”. En definitiva, valores éticos.

-Así que, ni siquiera niño rebelde…

-En aquella época, sólo el hijo de un falangista, como José Antonio Elola Elaso, que militaba en el comunismo activo, se autoconsideraba rebelde. No fue mi caso. Anduve siempre por la norma aunque sí adquirí la condición de niño trasto…

-Entonces lo dejamos en travieso…

-Absolutamente, en el colegio, en la etapa universitaria cada vez que ocurría algo extraño decían: “ ¡esto lo ha hecho Alfredo!”.

-¿Eso del monarquismo le viene también de entonces?

-Mis hermanos y yo lo respiramos en casa a lo largo de toda nuestra etapa de formación.

-¿Qué es ser monárquico independiente?

-En aquella época pretérita era una expresión no comprometida. En mi caso lo manifiestamente importante era ser monárquico como elección de una forma de Estado, lo añadido era ser independiente simplemente porque todavía no había fijado mi referente político. Hoy esa expresión queda vacía.

-En la facultad, las amistades con las que luego se faja en la política…

-Aún conservo grandes amigos, aunque luego cada uno jugó su rol. Algunos se involucraron en gobiernos socialistas. Yo, no. Aun así, nos seguimos encontrando y tratando con gran respeto. De la milicia universitaria no recuerdo las partes ingratas, que las hubo, sino la guitarra a las nueve de la noche en la tienda de campaña…

-Cuando andaba con sus libros y sus primeras novias, ¿qué era para usted la libertad?

-Esto que hoy tenemos es la libertad con la que yo soñaba en aquellos años. No sé si los jóvenes como usted lo pueden percibir con aquella intensidad…

-¿Porque nacimos con ella…?

-Afortunadamente…

-¿Estuvo en los cimientos?

-Era nuestro compromiso esencial. Que las futuras generaciones no conocieran las limitaciones que nosotros tuvimos: poder manifestarse sin coacción, no tener obstruido el derecho de reunión y asociación, no ser perseguido por tus ideas…

-Gozar de garantías constitucionales…

-Pasar del “ordeno y mando” a contar con instancias a las que poder recurrir para buscar amparo y defensa.

-En su primera faceta política, ¿el momento más complicado?

-Cada segundo lo fue. Pero hay uno especial. Aquel sábado santo “rojo”, cuando Adolfo Suárez tomó la decisión de legalizar el Partido Comunista de España… momento duro y muy comprometido.

Meses antes, aquel de sacar adelante la Ley de Reforma Política. El “haraquiri” que se hicieron los procuradores en Cortes y los miembros del Consejo Nacional del Movimiento. Tampoco puedo olvidar los días de zozobra y ambiente de ruptura con motivo de los secuestros de Oriol y Villaescusa…, el 23-F…, Tejero… Lo dicho, ni un segundo.

-En esas situaciones, ¿cuál era el papel de Alfredo Rodrigo?

-Permanecer en el despacho. Mantenerme en vela. Esperar el sonido del teléfono y que el presidente del Gobierno impartiera instrucciones. Finalmente, no perder ni un segundo ni un gramo en la eficacia de su ejecución. Debo reconocerle que para mí también fueron años del optalidón, porque padecía fuertes jaquecas… puede que mis biorritmos en ese momento estuvieran alterados…

-¿Qué significan para usted las siglas UCD?

-Cuando leo o escucho hablar de la UCD siento una gran tristeza porque aquellas siglas desaparecieron, pero automáticamente me sobreviene una profunda alegría por lo que hicimos por este país.

-Ahí usted caminó al lado de Adolfo Suárez y en ese Gobierno había mujeres como Carmen Díez de Rivera…

- Trabajamos juntos, codo con codo, despacho con despacho, en aquella época… Además de una mujer con gran formación académica y muy hermosa, era el “el pepito grillo” de la Presidencia del Gobierno. Era la que todos los días entraba al despacho de Adolfo Suárez para preguntarle: “presidente, ¿cuándo voy a dejar de ser súbdita para ser ciudadana?” Menuda mujer, rompedora, sabía perfectamente dónde queríamos llegar y no se desmontaba, iba derecha al grano. Su fallecimiento fue la pérdida de uno de los grandes talentos del país.

-Todos ustedes fueron fontaneros de la España que hoy conocemos…

-Fue un viaje apasionante e irrepetible; entonces no existía la cultura del pelotazo, solamente nos movía el ideal de transformar este país y de hacerlo plenamente democrático.

-La democracia llegó con la Constitución bajo el brazo. La Constitución consagró el Estado de las autonomías. Y ahora, ¿León es Castilla…?

-Hubo quien decía León sólo. Otros defendían León con Castilla. Pero el Estado de las autonomías quedó articulado en el Título VIII de la Constitución. Si se abre la Constitución para mejorar algo, el motivo no deberá ser establecer otro mapa nuevo.

-Asunto cerrado entonces…

-Me queda la idea romántica de esa vieja frase: “antes que Castilla leyes, tuvo León once reyes”. Pero insisto, hay que ser pragmático y trabajar por la prosperidad de todas las provincias que hoy integran la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

-¿Cuál es ese mayor símbolo de prosperidad de Castilla y León?

-León está a un paso de Madrid. Uno ya no tiene que ir por carreteras tercermundistas… -si olvidamos el tramo Benavente-León-. Hace tan sólo 25 años yo viajaba a León de noche, con un Seat 600. La carretera estrecha, sin pintar y con niebla. Teníamos que circular a diez kilómetros por hora porque corríamos el riesgo de salirnos a un sembrado. Acercar la Administración al ciudadano ha reportado grandísimos beneficios. Hoy ya no es necesario venir a Madrid para solucionar cualquier pequeño problema.

-¿El castellano y el leonés ha tenido una visión integradora del Estado?

-Lo que no ha tenido es una actitud disgregadora. Sí queda algún resquicio de pseudo-nacionalismo mal interpretado. En cualquier caso, es residual. No ha habido veleidades nacionalistas graves como en otras comunidades autónomas. En esto, los leoneses hemos sido un ejemplo.

-¿Sigue ligado a la tierra…?

-Siempre.

-Lo que dicen de los castellanos y leoneses ¿es verdad?

-¿Qué es lo que dicen de nosotros?

-¿No ha escuchado todavía lo de recios… sobrios… poco comunicadores?

-Sí. En Castilla La Vieja, como se denominaba en nuestra etapa escolar, se ha conformado un castellano recio, con carácter, serio, de palabra. Cualquiera se puede fiar de él. Yo no creo que seamos poco comunicadores, lo que no somos es “cantamañanas”.

-Bueno, Alfredo Rodrigo, segundo round: ¿en su vida profesional, qué ha supuesto la información?

-¿Así de directa?

-Nos quedan doce minutos de entrevista. Ahora o nunca…

-Pues bueno, la información es oro y a tiempo ¡un tesoro!... El mejor patrimonio para no equivocarse.

-¿Prudente o discreto…?

-Ambas cosas. Yo tengo anotaciones manuscritas guardadas que mucha gente me anima a publicar… No lo haré, porque hay luces y sombras. Los protagonistas viven, y no es correcto dar foco por el momento a aquellos acontecimientos y procederes.

-Perdone, pero si usted desaparece, ¿en manos de quién quedan esas anotaciones?

-De mis hijas. Que ellas hagan lo que les parezca oportuno, pero yo no pienso hacer uso de ello.

-A quién aparta de usted: ¿al mentiroso o al traidor?

-¿Es que la traición no es la mentira?

-¿Y qué hace con el traidor?

-Justamente, lo aparto. No existe para mí. Es un ser despreciable.

-¿Por qué se deja guiar más, por el análisis o por la intuición?

-Son los dos pies para funcionar. El primer impacto es la intuición, a continuación paso al análisis.

-¿Sabe que me recuerda a James Bond?

-No lo busque en la tierra, no existe…

-¿Cómo son los James Bond de la transición a la democracia?

-Como usted y como yo…

-Un escritor castellano y leonés.

-Julio Llamazares.

-Artes plásticas.

-Vela Zanetti.

-¿Deportista?

-Mar iano Haro.

-¿Personaje histórico?

-Don Suero de Quiñones.

-¿Un político de Castilla y León?

-Por referirnos a los que han presidido la Junta, creo que José María Aznar lo hizo muy bien y también Jesús Posada en el poco tiempo que estuvo…

-Si se empeña en hablar de políticos, deme su valoración de los siguientes o guarde silencio…

-Adolfo Suárez.

-Político irrepetible.

-Zapatero.

-No le conozco personalmente, sigue siendo una esperanza.

-Hablaba usted de presidentes que fueron de su comunidad, ¿Juan José Lucas?

-Ha cumplido su papel como castellano.

-Aparicio, ex-ministro de Trabajo…

-Y alcalde de Burgos… no lo olvide. ¡Una pena que haya pagado los vidrios rotos del llamado decretazo por las centrales sindicales…!

-Acebes.

-Me infunde un grandísimo respeto, creo que fue un espléndido alcalde de Ávila, un fantástico ministro de Justicia y un gran ministro del Interior.

-Como usted ha señalado, algunos han sido ministros, alcaldes y presidentes de la Comunidad…

-Desde cualquier responsabilidad se puede servir a la sociedad.

-¿La intolerancia puede ser foco de graves problemas?

-Por supuesto hay que probarse la otra piel… la tolerancia es de los grandes.

-¿La intolerancia es ilegalizar un partido?

-Rotundamente no, si nos referimos a la Ley de Partidos, es más, se tendría que haber hecho antes, ¡demasiadas oportunidades se le ha dado al abertzalismo vasco! A los intolerantes hay que sacarles del ruedo.

-¿Cómo ve a partidos como EA o ERC que tomaron una posición en contra, o a otros como CIU y BNG que no tomaron partido?

-Celebro infinitamente que nuestro régimen de libertades permita un partido que defiende la forma de Estado de República para España. Aquí tienen un pueblo, todo el toro es suyo, ¡que consigan los votos!, aunque lo cierto es que ni en el horizonte más lejano… Creo que el Rey ha ganado perfectamente su sueldo todos los meses, ha hecho más por la democracia en este país que nadie. Con lo cual a mí me deja bastante frío la actitud que pueda tener Esquerra Republicana de Cataluña. El BNG es algo hoy por hoy anecdótico, yo creo que Manuel Fraga ha dado la vuelta a Galicia… En fin, esa es la repercusión que les doy.

-¿La frontera con el norte de Castilla y León está bien delimitada?

-¿Hablamos del Condado de Treviño?

-Hablemos…

-Uno no puede vivir de nostalgias… porque por esa regla de tres yo me reclamaría como integrante de esa etnia que es la maragatería. Mi madre nació en Astorga, su familia continúa allí, en la falda del monte Teleno y cierto es que en su día fue una minoría étnica… Pero antes hablábamos de pragmatismo y debemos aprender a dejar las cosas como están y a no complicarlas más.

-¿Qué sabe mirando a los ojos de una persona?

-Me gustan esos espejos, aunque mi timidez me hace apartarlos en ocasiones…

-Ahora lo está haciendo…

-No se confíe, también se puede mirar sin ser visto… no cabe duda de que traduzco muchas cosas y mayoritariamente acierto…

-¿Ha mirado alguna vez a los ojos de un terrorista?

-No.

-¿Si le mirara y lo tuviera frente a sus ojos?

-Disculpe, porque cuando he contestado “no”, tan rotundamente, estaba pensando en el terrorismo vasco. Como Gobernador Civil en Cáceres existía un grupo que se autodenominaba anarquista, que intentó dos veces volar la línea del ferrocarril a su paso por Cáceres, por donde circulaba el Lusitania Express. Les he visto los ojos a través de los cristales… nunca asistí a un interrogatorio. Pero no me gustó su expresión.

-¿Cuando se entra en el despacho de abogado de Alfredo Rodrigo, se pregunta por Sr. Rodrigo o por don Alfredo Rodrigo…?

-Cada uno es muy libre de elegir el trato que quiera. Mi secretaria me llama de “tú”.

-¿Cu&aacut e;l es el ABC del derecho?

-Creer en la justicia.

-¿Qué especialidad desempeña en este despacho?

-Derecho laboral de empresas. Lo que hacen los letrados es abogacía preventiva, por imitar el término de la medicina preventiva. Para ello se participa en las decisiones de los comités de dirección de las empresas.

-¿Lo que más le seduce de esta labor?

-El contacto, los contactos, la gente.

-Del primer contacto con su esposa ¿qué es lo que le sedujo?

-Me bastó la primera conversación y a continuación me preocupé mucho de que uno de los amigos organizara una cena en su casa, que la invitara a ella, me invitara a mí y que nos sentara juntos.

-¿Y resultó?

-Muy bien.

-Su corazón, ¿es enamoradizo, apasionado o sereno?

-A estas alturas es un corazón reflexivo, pero sigue emocionándose… lo reconozco como tierno.

-¿Cómo disfruta de la vida?

-Minuto a minuto, en mi despacho, escuchando a Bach, leyendo, viajando… sin que esto pueda interpretarse como que estoy enloquecido por apurar la copa de la vida. No es difícil que yo disfrute, es más, tengo la sensación de no haberme aburrido nunca.

-¿Qué es la primera hija y qué es la segunda?

-La primera hija fue la deseada; la segunda, la buscada. La primera es mi orgullo; la segunda, mi devoción.

-¿Ha llorado por algo relacionado con sus hijas?

-En su primera comunión. He llorado también cuando las he visto llorar en los entierros de mis padres. Vivo volcado por y para ellas…

-¿Cuál es el ABC para no equivocarse con una hija?

-Me limito a aconsejarles cuando me piden consejo, reivindico para ellas el derecho a equivocarse.

-¿Cuándo decidió ser selectivo o selecto en formas y en gustos?

-No estoy convencido de que lo haya conseguido, pero si así fuera, es algo que te van dando los años. A mí, que no tengo un sentido epicúreo ni lúdico de la vida, me gusta lo que me gusta. Sí, ciertamente soy selectivo.

-En un hombre, ¿qué es lo que marca su elegancia?

-Obsérvelo cuando camina.

-¿Usted conoce el mundo empresarial porque ha sido cercano a la industria conservera?

-Fui consejero delegado de Industrias Cabo, que se dedicaba a la fabricación de determinadas conservas, pero también embutidos, fiambres… productos derivados del cerdo. Dejé de serlo cuando la propiedad tomó la decisión de hacer eso tan cursi que los americanos denominan management by cut y que, en definitiva, es vender la empresa a los trabajadores por un precio simbólico… Luego, lamentablemente, se pudo comprobar que los trabajadores no supieron cuajarla, la marca se vino abajo, pero es algo que no me corresponde enjuiciar.

-¿Con qué sueña?

-Con dejar a mis hijas el mejor panorama.

-¿Y cómo se va a marchar de este panorama?

-Sin epitafios. Mis hijas conocen un manuscrito en el que expreso que quiero ser enterrado única y exclusivamente con mi nombre. Que me envuelvan en un sudario y cubran el féretro con la bandera de España.

No hay tercer round, lo no dicho queda sugerido, lo sugerido queda dicho. Dicen en mi pueblo que quien fue político principal y luego se volcó en el pacto social, como abogado sólo puede aspirar a liderar lo financiero. Tomen nota y no le pierdan la pista…

 

Clasificación: 2.0 (24 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.