Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 07 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Animar y Recompesar tarea de un Lider

veces visto 1056 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En cada hombre existen valores positivos y constructivos que deben encontrarse, desarrollarse y al final reconocerse.

Nada alienta, más a un hombre, sea quien sea, que el sentimiento de tener un líder que le ayude a valorar sus dones, sus aptitudes y sus actitudes.

No hay mejor labor o acción, que ayudar a un hombre que está hundiéndose en el desaliento, que el que se dé cuenta de que está mirado con simpatía por su líder y que vea su trabajo apreciado y reconocido.

Saber apreciar el esfuerzo de un hombre es hacer que nazca en él un sentimiento de altivez, propio del que crea, y es poner en acción lo mejor que hay en él y también consagrar una dirección justa entre el servicio espontáneo y la servidumbre.

Las cualidades técnicas no bastan para ser un líder, este tiene que desarrollar cualidades administrativas, operativas y otras, a fin de poder asesorar y animar en cualquier situación a sus colaboradores.

Los que tienen miedo de las responsabilidades, los que no se preocupan por aprender, los incapaces de decidir, los que vacilan siempre, los que cambian continuamente de parecer, etc., nunca serán líderes, porque jamás podrán asesorar y mucho menos animar a sus colaboradores.

Cuando éstos hacen una falta, ha de informarse de los “motivos” que les han hecho obrar así y ayudarles a descubrir por sí mismos cómo debían haber obrado.

Se lastima mas a un colaborador cuando el líder le contesta a cualquier consulta en forma grosera, que cuando el líder lo castiga por alguna falta que este cometió.

El verdadero líder señala su fuerza en proteger a sus inferiores. Si se gobierna a los colaboradores y además se les defiende, como un padre a sus hijos.

Demasiados líderes olvidan la importancia que hay en respetar las competencias de los colaboradores y así también que en ocasiones debe premiar al mejor.

Para que un equipo pueda hacer obra fecunda, es preciso que haya concordia de espíritus y voluntades. Para eso cada uno tiene que seguir, al menos de reojo, la actividad de los otros.

Nada hay más pernicioso para la salud y eficiencia de un equipo que las sistemáticas críticas de un eterno descontento. Tanto como es vigorizadora la crítica, aunque sea en forma enérgica, cuando es amable y constructiva en el fondo, aunque sea con expresión amena.

La primordial ley del equipo es el mutuo auxilio fraternal para el servicio del fin del equipo.

Comprensión, coordinación, cordialidad, son las tres virtudes principales que ha de tomar a pecho practicar cada líder, si no quiere que su equipo sea herido de muerte.

El líder, manifestando a los súbditos que los conoce, ganará fácilmente el corazón de unos y de otros y conseguirá la confianza mucho antes.

El líder que se acerca a sus empleados en los momentos de sus pruebas o de sus triunfos penetra más hondamente en su corazón.

Clasificación: 2.6 (20 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.