Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 08 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Significados y psicología del color rosa

veces visto 1617 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El rosa, es el color menos apreciado por los varones, especialmente por aquellos menores de 25 años. Este color, aunque  nace de la mezcla del rojo con el blanco, y en estricto sentido, se le podría catalogar como un tono rojo, este posee su propia semántica,  poder comunicativo  y naturaleza, y es quizás el único de los colores, cuyas asociaciones con los sentimientos, son solo positivos, de hecho,  Heller afirma, que sobre el rosa nadie puede decir nada malo.    Para entender de la mejor manera  posible la forma en la cual la mayoría de los conceptos a los que es asociado el color rosa, se pudieron dar, es necesario hacer primero un pequeño repaso sobre el simbolismo del  color de cual este toma su estructura cromática, es decir,  el color rojo. El rojo, en  época pasada, era un color masculino y propio de los hombres de la milicia, ello debido a sus asociaciones con la sangre, y por ende, con la fuerza, lo viril y lo bélico, como ejemplo de lo anterior: el ejército de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, era el llamado “ejército rojo”, las tropas del ejército Romano, vestían de rojo y dorado, el ejército invasor francés derrotado en Puebla por el General Zaragoza, vestían pantalones rojos en su uniforme; por tal motivo, el rosa, aunque pueda parecer difícil de creer, y por su relación con el rojo, antiguamente fue un color  natural para los niños varones, el llamado pequeño rojo, si el rojo era el indicado para los hombres, el rosa lo era para los niños, como prueba de ello podemos citar  las representaciones pictóricas del siglo XIII del Niño Jesús,  vestido siempre de color rosa; en las pinturas barrocas también  podemos encontrar ejemplos de lo anterior, en ellas, se pueden observar a  príncipes  con yelmos y espadas en la cintura  vestidos de pies a cabeza de color rosa. La conversión del  rosa de color masculino a femenino se dio alrededor de 1920, y la cual, nos cuenta Heller, obedeció a dos causas, la primera fue, que a finales de la Primera Guerra Mundial, el color rojo desapareció de todos los uniformes militares, con lo cual,  desapareció también  de las ropa civil masculina, por ello dejo de parecer lógico vestir a los niños con el rosa; por aquel tiempo, también nació la tendencia de vestir a niños y a niñas con trajes y vestidos de marinero respectivamente, y de ello, se derivó la siguiente lógica, si el azul claro era el color de los trajes de los niños, porque el azul marino lo era de los uniformes  de los adultos, entonces, su contrario simbólico, el rosa, tenía que ser  el color usado para los vestidos de las niñas, a partir de esto, el rosa se convirtió en el color de lo femenino, y por semejanza o afinidad lógica a este termino,   se asociaron al color rosa, conceptos  y cualidades comúnmente atribuidas  a las mujeres, como  el encanto, la cortesía, la sensibilidad, lo sentimental, la delicadeza, la vanidad, el erotismo,  lo seductor  y lo atractivo.    Por su relación  histórica con los infantes y quizás también por su grado de claridad que asemeja a la tonalidad de  la piel de los neonatos, el color rosa se asocia  también  a  los conceptos de  la infancia, lo manso, lo suave, lo tierno y lo pequeño, de hecho,  según la investigación de Heller, la  mujeres y los hombres jóvenes que desprecian al color rosa, lo hacían  porque lo asociaban   con  lo infantil o   lo aniñado.    El rosa, quizás por ser uno de los colores más apacibles, pese a tener rojo en su estructura cromática,  se le asocian  conceptos como la ilusión, la ensoñación, y el romanticismo, además, según Heller,  existe cierta herencia cultural  al respecto  que puede ser la causa de tales asociaciones, o por lo menos las refuerza, pues  el rosa, al no ser un color que se aprecie con regularidad en la realidad, se le llego a considerar irreal o de ensueño, además de que en las casas pintadas de este color, era  señal de que había acontecido alguna clase de milagro.    Por asociación entre la experiencia sensorial  o cognitiva  y el color que regularmente  acompaña a tal experiencia, a este color se le vincula con los conceptos de lo  dulce, lo delicioso,  y lo artificial, pues la mayoría de los dulces, por lo menos en tiempos pasados, solían ser de este color,  como el algodón de azúcar.    Por herencia histórica, al color rosa, se le suele asociar con lo barato, pues  hasta 1980,  se producían objetos de plástico baratos, que por lo regular, eran de color rosa, quedando así, vinculado al concepto de lo  barato al color rosa.   

Clasificación: 2.0 (11 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Flavio Serrano -  Fotógrafo y profesor de fotografía Instructor en : Cursos de fotografia df

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.