Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 21 de septiembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Ritual del día de muertos

veces visto 3539 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En su aportativo estudio sobre Michoacán, los historiadores Álvaro Ochoa del Colegio de Michoacán, y Gerardo Sánchez Díaz de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo refieren que las tradiciones y costumbres son una práctica común en el mundo pre-colonial; por tanto es normal que entre los Purépechas o Tarascos se mantenga esta actitud ante la vida (OCHOA, S. Álvaro y Gerardo Sánchez D.; Breve Historia de Michoacán). Situación acentuada en la obra original  La Relación de Michoacán, que narra los elementos importantes  de esta cultura.

Invariablemente todos los pueblos cuentan con sus tradiciones y costumbres, unas más otras menos, todas aportan algo para explicar algunas de las razones de su existencia; todas, a su manera son parte de una historia social.

Antropológicamente el pueblo tarasco refleja un gran misticismo que le permite unir el mundo de los vivos con el de los muertos, sus creencias les llevan a suponer que esto es posible en determinadas circunstancias; que además, este rito les acerca más a sus ancestros fundiéndoles en un momento determinado, así es como el ritual de la Noche de muertos  en el corazón del mundo tarasco, es decir en la ribera del lago de Pátzcuaro se establece como el vínculo con que los vivos entran en contacto un día al año con lo seres queridos ya fallecidos.

Obviamente, es menester repetir que sin capacidad mística profunda, este fenómeno no existe; es sin duda un gran acto de fe que exige ser parte de una cosmovisión en que el mundo del arcano es parte de lo posible bajo determinadas circunstancias. En el caso de los Purépechas o Tarascos hay esa expresión cosmogónica que habilita, explica y sustenta el rito que hoy se conoce mundialmente como “La noche de muertos en Michoacán”.

Noche de muertos institucional y cultural

Hoy se tienen dos formas de apreciar este rito que remarca la tradición mística del mundo purépecha, por un lado se cuenta con la visión económica, y por el otro es la de tipo cultural; de ellas comentemos un poco:

a).- Visión económica

La secretaría de turismo, desde al menos la década de los setenta del siglo pasado (1970) ha venido promoviendo la invitación a nivel mundial para visitar y conocer el ritual de la Noche de Muertos en Michoacán; es notable la proliferación de propaganda de la región en las delegaciones nacionales e internacionales de turismo, se hace énfasis en dos lugares fundamentales de tal evento: Pátzcuaro y Janitzio.

Hoy el éxito de afluencia turística hace menester que la oferta de servicios se incremente; se requieren hoteles, restaurantes, comunicación (caminos y transporte) y personal de apoyo especializado. Así es como el sistema de servicios de la ciudad de Morelia se ha visto beneficiado a tal nivel, que podemos decir que la noche de muertos es seguramente el segundo lapso, luego de semana santa, en que se generan más recursos originarios del turismo nacional e internacional. Sin duda es algo muy importante para la economía regional; hoy más que nunca resulta muy valioso contar con fuentes de ingreso de este tipo. Es de alguna forma una aportación a la economía y al sector servicios, mucho menos contaminante que la industria fabril; lo que se conoce como industria sin chimenea.

b).- Visión cultural

La visión cosmogónica en el mundo purépecha supone que un día cada año  (2 de noviembre) los muertos regresan y por un momento cobran vida sin despegarse de sus tumbas. Bajo esta condición, las familias de los muertos les preparan la comida, ropa y accesorios que más disfrutaron en vida;  ellos, los familiares se arreglan física y mentalmente para ofrecerles el mejor momento posible a sus muertos; es de alguna manera su gran momento al año.

Es tan fuerte esta tradición en el mundo  tarasco que su promoción lo único que ha generado, es que para los no nativos resulta algo fantástico y casi novedoso, en cambio para la región es una rito que forma parte de su vida misma, esa es la diferencia entre el mundo exterior y el mundo nativo, para ellos es una forma de vida.

¿Qué podemos decir hoy  al respecto…?

Podemos afirmar que el evento se ha posicionado en el calendario del turismo internacional como un motivo de viaje nacional e internacional, el sistema hotelero regional se revitaliza, la gastronomía se adecúa al viajero con ofertas acordes a las tradiciones y necesidades. El Estado en su nivel nacional y estatal se ven beneficiados con una sustanciosa derrama económica que generan más empleos, mejores salarios y, obviamente, aporta a la estabilidad social de Michoacán.

Económicamente es un éxito que se incrementa paulatinamente, no hay duda, la Noche de Muertos en Janitzio y Pátzcuaro está instalado  en las opciones del viajero en un lugar muy importante de sus posibilidades, así es como hoy, la asistencia a la región cada año se ha masificado con las consecuencias que se viven y se manifiestan en lo social y cultural.

Sin duda, el éxito económico que ha detonado la proliferación de más hoteles, restaurantes,  y servicios complementarios ha masificado la afluencia turística, pero la parte negativa es la composición de los viajeros.

Hasta hace algunas décadas, era común escuchar hablar a las personas que visitaban la región y presenciaban el ritual, con un tono de respeto y admiración; es el mundo de los indígenas, se decía, es su convivencia con sus muertos, ese es el verdadero sentido del rito….los tarascos no festejan y esperan a los muertos…¡esperan a sus muertos! Solamente los suyos, así hay que verle.

El problema es que al masificarse el turismo curioso, como poca capacidad histórica, el visitante, armado de buenos equipos fotográficos y de video se dieron a la tarea de filmar , fotografiar cada momento del evento; hasta ahí todo es correcto, pero el problema se desata en el estado en que se presenta una buena cantidad de visitantes…¡muy alcoholizados! Esto por desgracia, ha generado una degradación de la actitud de los mismos en su comportamiento, y si se le adhiere la falta de conocimientos históricos y sociológicos han propiciado que se pierda mucho respeto del ritual original; por eso hay malestar en las comunidades de la zona ribereña del lago de Pátzcauro, donde se argumenta que el turismo ha generado desorden e invasión en la parte mística que resulta molesta. No se niegan a las fotografías y grabaciones, aceptan el acercamiento, los comentarios y las entrevistas, pero se sienten invadidos en lo cultural-antropológico, su visión cosmogónica choca con la visión de mercado del Estado que promueve el turismo nacional e internacional para tal evento con la única expectativa de fomentar los ingresos. No es mala la idea, pero no hay duda que se ha dado la polarización entre las dos visiones sobre el mismo.

Para el estado es la promoción e invitación a la noche de muertos en Michoacán, valiosa fuente de ingresos sin duda en una derrama sustanciosa; mientras que para el mundo purépecha no es el día de muertos, es el día de “sus muertos”. Abismal diferencia.

Clasificación: 2.6 (13 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.