Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 14 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Cuidemos y Respetemos mas, a las mujeres

veces visto 1044 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Cuidemos y Respetemos mas, a las mujeres

Noviembre del 2003, comenzó una nueva etapa en mi vida cuando llegué a Buenos Aires …

Me gustaría compartir la historia de una gran mujer, mi Mamá, quien me enseñó a no bajar los brazos en los momentos mas difíciles en nuestra vida.

Recuerdo aquella mañana del año 2003 … cuando llegaba al aeropuerto junto con mi madre, mis 2 hermanos menores, y mi padre que nos acompañó al aeropuerto de Narita, Tokyo, junto con nuestros familiares.

Fue el día mas triste que pasé en mi vida, dejaba atrás todos los recuerdos que construí en mi infancia … las amistades, los chistes, los momentos buenos y malos que pasé en la escuela, “cuantas travesuras habré hecho en la primaria …”, la primer chica que me hizo sentir cosquillitas en la panza, a mi familia, sobre todo, mi Papá …

El vuelo salía a las 11am, y a las 9am ya estábamos en el lugar. Antes del check-in, nos despedimos de nuestros seres queridos. Por sorpresa, llegaron mis 2 mejores amigos del colegio, cuando no pude contener mis lágrimas, habían pedido permiso para ir a despedirme. Entre tantos abrazos y llantos, llegó la hora: Fue cuando sentí como que la vida me haya dado una cachetada, que creí que mi vida se había acabado por completo, que no me quedaba nada mas, y tuve mucho miedo estar tanto tiempo lejos de mi papá, quien me mimó y malcrió en toda mi infancia.

La razón por la que él se haya quedado en Japón fue para juntar dinero y regresar a su país natal. No se si ellos pensarán lo mismo que yo, pero fue la peor decisión que podrían haber tomado porque desde ese entonces, nuestra vida cambió por completo …

El primer destino fue Sudáfrica, luego Brasil, y finalmente Buenos Aires. En total estuvimos 32 horas viajando.

Las primeras horas fueron durísimas, aunque no fue la primera vez que me subía a un avión, sentí muchos nervios, creo que fue por todas las emociones que sentía a la vez. Pero lo que mas duro me pegó, fue alejarme de mi papá.  ¿Qué niño no se pondría triste al saber que durante 5 años no podía estar con él? Que al final fueron 6 años … ¿Y mi hermano que tenía 1 año? ¡No conoció a su padre en toda su infancia! ¿Sabes la consecuencia que le causó en su vida?

En Noviembre del 2003 llegamos a Buenos Aires. Nos esperaban en la casa de mis abuelos paternos, juntos a mis tíos y primos, quienes nos recibieron con fuertes abrazos, risas, y regalos. Pero no duró demasiado …

En Marzo tenía que comenzar la escuela, como cualquier otro chico. En Diciembre empecé a prepararme, y a la vez empezaron surgir mis primeros miedos y obstáculos …

Le agradezco a mi prima que me enseñó a leer y escribir, luego contrató a una maestra que me enseñara las 4 materias que iba a rendir, Matemática, Lengua, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. No tengo palabras para describir esos momentos que fueron difíciles. Venía de un país totalmente diferente, cultura, costumbres, idioma, escritura, todo! Fue como volver a nacer. Hice lo que pude, creo que fue demasiada exigencia para un chico de 11 años, ya que no tenía mas tiempo, solo 3 meses de preparación. Hice lo que pude, y di lo máximo para estudiar y aprender.

Principio de Marzo llegó el día tan esperado que se daba a la luz, todo el sacrificio que hice durante estos meses de preparación.

Previamente al examen, nos llevaron a la sala de directores para conversar sobre el asunto. Le notificó que iban a tomarme para ingresar en 5to grado, ya que en Japón estaba cursando la primaria (teóricamente tenía que estar en 7mo grado ya que el comienzo del ciclo escolar en Japón, está 1 año y algunos meses mas atrasado).

Finalmente comenzó la carrera, recuerdo perfectamente como si fuera ayer, todas las emociones, pero la que mas en contra me jugó, fue el miedo. Lamentablemente en Argentina, la mayoría de las personas son muy racistas, y eso me jugaba desfavorablemente. Desde que llegué, siempre había tenido vergüenza en caminar por la calle por temor a que me gritaran “chino”, era muy tímido con las personas por miedo a que se burlaban cuando hablaba. En la prueba, también eso me afectó. Me surgía muchas dudas sobre las consignas pero trataba de resolverlo sin la ayuda de nadie porque tenía miedo de ir a preguntar y quedar ridículo frente a otros chicos que estaban rindiendo en la misma sala. Hasta que una de las maestras que estaban en la mesa, me acuerdo su nombre hoy en día: Cecilia, se acercó y me preguntó si tenía alguna duda sobre algún punto en particular. Con mi inseguridad, le empecé a preguntar como pude hablar en ese momento, en algunos casos le tenía que repetir la pregunta porque no me expresaba bien.

Terminó el examen y estuve esperando alrededor de una hora junto con ella, en la entrada del colegio.

“¡Arakaki!” Ni bien escuchamos mi apellido y fuimos al salón, donde estaba solo con mi mamá y los maestros, ya que habían dejado mi prueba para el final.

“La verdad que queremos felicitarte Ezequiel, porque estuviste muy bien. A pesar de las faltas de ortografías y el orden de las palabras, se entendió bien lo que quisiste responder”

No entendí mucho, porque me sonaba muy rápido cuando hablaba, y estaba muy nervioso.

En cambio ella, se puso contenta y orgullosa porque supo todo el sacrificio que hice para rendir el examen.

“Queremos decirte una cosa mas, tu hijo no va a empezar 5to grado … (la cara de ella cambió totalmente, como asustada) Porque comenzará en 6to grado”

Uff,  ¿Se pueden imaginar la emoción que le agarró? Sin palabras … Largó un llanto que casi inunda el salón. Contentísima, feliz, que no podía hablar.

 

Ahora quiero contarte sobre ella, que estuvo guerreándola contra el mundo, sola …

Cuando llegamos, estuvimos viviendo en la casa de mis abuelos, sería los suegros de ella. La cultura japonesa es muy particular, muy machista a mi gusto, creo que hoy en día ninguna mujer hubiera querido vivir allí en esa época. Mis abuelos migraron durante La Segunda Guerra Mundial, escapándose junto con otras familias. Por esa razón, siempre estuvo presente la filosofía oriental en su casa. Sacarse las zapatillas cada vez que uno entra a los cuartos, la mujer siempre tiene que estar sirviendo al hombre, aceptar todas sus decisiones, no discutirles; y claro, mi abuelo, japonés al 100%, daba órdenes, hablaba de mala manera, menos preciaba a los que estaban en la casa. Salvo con sus nietos. Fuimos lo mejor que le pasó en su vida, jugábamos a las cartas, salíamos a pasear, a mi hermano menor, todos los días lo llevaba al zoológico, cargándolo al hombro, nos compraba golosinas aunque mi madre decía que no, nos malcriaba sin cansarse.

Volviendo al tema … ella la pasó mal, no poder expresar sus sentimientos al estar en casa ajena, tenía que agachar la cabeza, y se tenía que comer los malos tratos de su suegro.

Hasta que se cansó y salió a buscar un departamento para mudarnos. Todo lo hizo con sus propios medios. Cargando la mochila de la familia en su hombro, y luchar por lo que ella amaba, sus hijos.

En total nos mudamos 3 veces en 9 años, cambió de empleo como 4 veces, estando todo el día, muchas veces se quedaba haciendo horas extras, tenía discusiones y desacuerdos en donde estuvo trabajando, hizo todo lo que pudo … Gracias a eso nunca nos faltó nada.

A eso sumarle la falta de compañía de su esposo, que cuando nos vino a visitar un mes, después de 3 años que nos vinimos, quiso separarse. Se nos vino el mundo al piso … En ese momento no entendí mucho la situación en donde íbamos a estar sin tener a los 2, luchando para el mismo lado. Solo lloraba por la tristeza que sentí en ese momento de que mi papá y mi mamá no iban a estar mas juntos. Es algo que me imaginaba todos los días desde que partimos desde Tokyo, de tener a ellos 2 juntos de nuevo. Y encontrarme con esta noticia fue muy doloroso y no se lo deseo a ningún chico.

Ella estuvo un tiempo largo en crisis, pronto empezó la terapia para rehabilitarse con una excelente psicóloga llamada Nelly. De a poco fue superando la situación, pero creyó que nunca iba a poder quitarse por completo ese dolor.

Los años pasaron, por suerte fue conociendo gente maravillosa en sus trabajos que la acompañaron, los amigos de toda la vida, familias, y sobre todo, sus hijos … Nosotros que siempre estuvimos a su lado, dándole todo el amor, sin entender nada de la situación. Muchas veces la veíamos llorando y le preguntaba “¿Ma, estas bien?”, “No pasa nada, estoy bien”, ocultando todo su dolor para no preocuparnos.

Así hasta hoy en día, luchando como una GUERRERA, sosteniendo nuestra bandera del hogar. Después de tantos años de lucha y búsqueda, encontró su verdadero propósito en la vida. Está dejando huellas en todo el país ayudando a la gente, inspirando, compartiendo su pasión que es el desarrollo del SER.

Quiero agradecer a todas las personas que estuvieron con esta gran mujer, Isabel Wakugawa, en sus momentos mas difíciles de su vida acompañándola y aportando su granito de arena para que ella estará bien, y salga adelante. De corazón, Gracias.

Pá, quiero decirte gracias por haber hecho mi infancia de lo mejor, por tus cariños, por mimarme y malcriarme, nunca me faltó nada. Es mas, el otro día estuve viendo los videos de cuando yo tenía un año, y lo que mas sobraba en la casa eran los juguetes jaja. Siempre buscaste la manera para que estemos feliz. Cuando tuvimos el accidente y fui el afortunado de ser el único en la familia de estar a punto de morirme, fuiste el que mas me bancó de todos. Sé lo triste que estabas en esos 3 días que estuve inconsciente. También sé de todos los problemas que tuviste y seguís teniendo hoy en día. Nunca tuvimos una conversación sobre estos temas, porque eligieron correr ese riesgo cuando tomaron la decisión de separarnos para que te quedes trabajando. Espero que algún día puedas abrir tu mente para que pueda ayudarte en todo sentido, como lo hice en varias ocasiones. Las cosas cambiaron, no somos el mismo de hace 13 años cuando partimos de Japón, crecimos y podemos darte nuestros puntos de vista sobre algunas cosas que no están funcionando. Gracias por preocuparte de nosotros y de la nueva familia. Estoy muy agradecido de que a pesar de todo esto, sigas manteniendo el mismo amor hacia nosotros desde que nacimos. Estoy seguro que nuestra familia pasó por todo esto para que podamos compartir nuestra historia y decirle al mundo que la vida no es fácil, para lograr algo grande, se necesita de grandes sacrificios. Esto no es nada, si tuviera que contar toda la historia, no me alcanzaría la vida para terminarla.

 

Y a vos Vieja, te debo mi vida entera. Te soy sincero, desde que tuve mi primer trabajo, Noviembre del 2013, empecé a tomar conciencia de todo el sacrificio que hiciste por nosotros 3. Lo duro que fue para vos levantarte todas las mañanas, dejar la comida preparada para que comamos antes de ir al colegio, mientras planchabas la ropa y encargarte de Santi que era bebé, llevarlo a lo de la abuela, después ir a trabajar todo el día, ir a buscarlo a lo de la abuela, llegabas y tenía que cocinar enseguida porque al día siguiente tenías que levantarte a trabajar, limpiar, darle de comer a mi hermano, lavar los platos …

Hoy en día estas viviendo de algo que te apasiona, trabajas cuando querés y como querés. Estás ayudando a la gente, con cualquiera que hable, siempre me hablan excelente sobre vos. Me reconocen porque soy tu hijo. Estas dejando huellas en este mundo, creo que es muy importante …

Estoy seguro, que a esta altura, no hay nada ni nadie que te detenga. Sos una guerrera con todas las letras, que cualquier persona quisiera tener de aliada porque sabe que va a ganar cualquier batalla peleando juntos.

Sé que hoy en día, las cosas que hago no te llaman mucho la atención. Pero estoy seguro que tarde o temprano vamos a estar trabajando juntos porque tenemos el mismo propósito: CAMBIAR EL MUNDO.

 

Ahora te pregunto: ¿Cual es tu propósito de vida?  Una vez que lo encuentres, te aseguro que tu vida cambiará por completo ...

 

Gracias …

 

http://ezequielarakaki.com/

Clasificación: 2.2 (6 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.