Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 17 de noviembre del 2018
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Clasificación de las pilas

veces visto 160 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Clasificación de las pilas

Una pila es una unión de una o más células que se someten a reacciones químicas para crear el flujo de electrones dentro de ellas. Las pilas se empezaron a fabricar hace muchos años debido a la necesidad de almacenar la energía eléctrica. Hay que tener en cuenta que solo se puede almacenarse electricidad en corriente continua en las pilas, nunca se podrá obtener de ellas corriente alterna.

Las celdas de la batería se componen de tres partes principales:

  1. El ánodo (electrodo negativo)
  2. El cátodo (electrodo positivo)
  3. Los electrolitos

El ánodo es un electrodo que produce electrones al circuito externo al que está conectada la pila. Cuando las pilas están conectadas, se inicia una acumulación de electrones en el ánodo que causa una diferencia de potencial entre los dos electrodos. Naturalmente, los electrones luego intentan redistribuirse, de modo que cuando se conecta un circuito eléctrico, proporciona un camino despejado para que los electrones se muevan desde el ánodo al cátodo, lo que alimenta el circuito al que está conectado.

Tipos de pilas

A grandes rasgos, las pilas se pueden clasificar en diferentes tipos, que dependerán de la composición química, sus dimensiones, la forma y su utilidad, pero en todos estos hay dos tipos principales pilas muy diferenciadas.

  1. Pilas no recargables (primarias)
  2. Pilas recargables (secundarias)
Pilas no recargables

Las pilas primarias son aquellas que no pueden recargarse una vez agotadas. Están compuestas de celdas electroquímicas cuya reacción electroquímica no puede revertirse.

Las pilas primarias existen en diferentes formas: las que van desde pilas de botón hasta las conocidas pilas AA. Se usan comúnmente en aplicaciones independientes donde la carga no es práctica o imposible. Las pilas primarias tienen una alta energía específica y los aparatos en los que se utilizan están diseñados para consumir una baja cantidad de energía para permitir que la batería dure el mayor tiempo posible.

El modelos más popular de pilas primarias son las baterías alcalinas. Tienen una alta energía específica, su precio es bajo y no presentan fugas, incluso cuando están completamente descargadas. Se pueden almacenar durante varios años y tienen un buen historial de seguridad. El único inconveniente de las pilas alcalinas es la baja corriente de carga, que limita su uso a dispositivos con bajos requisitos de corriente como controles remotos, linternas y dispositivos portátiles.

Pilas recargables

Las pilas secundarias son baterías con celdas electroquímicas cuyas reacciones químicas pueden revertirse aplicando un cierto voltaje en la dirección opuesta. También conocidas como pilas recargables, pueden recargarse después de que la energía de la batería se haya agotado.

Por lo general, se utilizan en aplicaciones de uso continuado. Las pilas secundarias de pequeña capacidad se utilizan para alimentar dispositivos electrónicos portátiles como smartphones, mientras que las baterías de uso pesado, como las de plomo, se utilizan para alimentar vehículos eléctricos y otras aplicaciones de alto consumo. También se utilizan como fuentes de energía independientes junto con los inversores para suministrar electricidad. Aunque el coste inicial de adquirir baterías recargables siempre es mucho más alto que el de las pilas primarias, son las más rentables a largo plazo.

Las pilas secundarias se pueden clasificar en varios tipos según su química. Esto es muy importante, ya que la química determina algunos de los atributos de la batería, como puede ser la energía específica, la vida útil o su precio.

Existen actualmente en el mercado cuatro componentes químicos principales para las pilas recargables:

  1. Ion de litio (Li-ion)
  2. Níquel Cadmio (Ni-Cd)
  3. Hidruro de níquel-metal (Ni-MH)
  4. Plomo-ácido

Para seleccionar la mejor pila para tus necesidades debes tener en cuenta varios factores: la densidad de energía, la densidad de potencia, la seguridad que ofrece el fabricante de la pila, su durabilidad y el coste de la batería.

Fijándote en estos parámetros encontrarás la mejor pila para cada situación.

Clasificación: 1.0 (1 voto)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Encuentra información completa sobre pilas online y aprende a diferenciar los diferentes modelos.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.