Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 26 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

COVID - 19. 7.- Fueron los australianos.

veces visto 146 Veces vista   comentario 0 Comentarios

COVID - 19. 7.- Fueron los australianos.

Serie Cuentos de Cuarentena.

Escribir es lo mejor que puedes hacer cuando estás en cuarentena. Dejar volar la imaginación para salir del aburrimiento cotidiano. Mezclar lo real con lo fantástico es un buen ejercicio para la mente: estimula el cerebro y las neuronas dejan de morirse por falta de uso. Éste es un resultado positivo – creo – de la cuarentena en marzo y abril de 2020. 

7.- Fueron los Australianos.

Cansados de que el mundo los haga menos por la situación geográfica de su país, de que digan que su población es principalmente descendiente de delincuentes y asesinos, de que hablan mal el inglés y de se acuerden más de los canguros y de los koalas que de ellos, dos amigos australianos planearon salir del anonimato y hacerse famosos. ¿Qué hacer? Así se la pasaron meses hasta que se les ocurrió algo “genial”.

¡Vamos a darle una lección a esos chinos presuntuosos! Creen que con su dinero pueden hacer lo que quieran. Además, nos están invadiendo y ni siquiera hablan el nuestro dialecto del inglés. Con tanto calor, la vida es bastante aburrida en la mayor parte del país, casi todo el territorio está abandonado por eso y por los desiertos. Los megaincendios, las megatolvaneras y las inundaciones también aportan lo suyo.

En Australia hay unos murciélagos gigantes, los zorros voladores. Los aborígenes los cazan con bumerangs y se los comen. Hay varios platillos locales de murciélagos pero todos son asquerosos. A veces, la gente se enferma con esa comida o al manipular los murciélagos. John Smith y John Davis se pusieron a investigar, preguntaron en la Universidad de Sydney, leyeron varios artículos y libros sobre los quirópteros. También vieron varios documentales. Aprendieron que muchos virus viven en los murciélagos, incluyendo el del ébola.

¿Y si nos llevamos unos murciélagos a China y se los regalamos como mascotas? A lo mejor les gustan y los distribuyen en el país. Aunque tuvieron muchos problemas en la aduana australiana para sacar los animales, en la aduana china no hubo ninguna: ellos están acostumbrados a recibir animales vivos de diversas partes del mundo y sólo cuando hay alguna campaña revisan para taparle el ojo al macho.

El multimillonario chino Wei le regaló una pareja de esos murciélagos a su hijo, a él le gustaban los animales exóticos. Invitó a sus amigos y compañeros de clase a conocerlos. Los murciélagos se habían acostumbrado al trato humano y se dejaban tocar. Cuando hubo vacaciones escolares y durante la celebración del Año Nuevo Chino, todos esos muchachos y sus familias salieron a diversas zonas del país y del mundo, dispersando los virus que se habían contagiado sin saberlo. Así empezó la epidemia. Lo del Mercado Huanan fue puro cuento chino (¡claro!) para proteger al Señor Wei y a sus amigos.

John y John se quedaron “espantados” de lo que habían provocado. Los encarcelaron solamente por haber traficado animales prohibidos. Nunca se sabe lo que te espera a la vuelta de la esquina…y mucho menos en esa esquina del mundo!

 

 

Clasificación: 3.0 (2 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Cuentista Chido

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.