Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 31 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La manera perfecta de cultivar la sabiduría

veces visto 275 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La manera perfecta de cultivar la sabiduría

Se nos ha dicho durante siglos que la sabiduría es el conocimiento amplio y profundo adquirido mediante el estudio, y almacenado en el archivo de la memoria. Se asocia, por tanto, erudición con sabiduría. Sin embargo, hoy día la psicología, la neurociencia, la holística y la filosofía espiritual, apoyándose en escrituras sagradas, como la Biblia, aclaran que la sabiduría consiste en poner en práctica los conocimientos adquiridos para mantener o alcanzar, según las circunstancias, la prosperidad, el éxito y la felicidad. En consecuencia, la sabiduría supone una persistente autodisciplina en la inmediata aplicación de todo conocimiento.

No obstante, el Dr. Henry Barrios Cisneros, médico internista, investigador, experto en salud y medicina holística, al igual que psicoterapeuta holístico, advierte que cuando se cultiva la sabiduría, las creencias autodestructivas, el apego al pasado, el temor al cambio y la confusión que genera aplicar una nueva información, impiden que nos mantengamos persistentes en la práctica del nuevo conocimiento adquirido. ¿Qué hacer, entonces, para cultivar la sabiduría? En el libro recientemente publicado del Dr. Henry, Neurociencias para vivir con sabiduría (2020), se deduce al menos “10 principios” para la formación de un Ser sabio. Tales principios son:

1. Activar la corteza pre-frontal

La corteza pre-frontal es la parte del cerebro que regula el autocontrol de las emociones, la toma de decisiones, y dota al ser humano de lucidez y de la capacidad de actuar con consciencia plena, necesarios para hacer de la sabiduría un hábito.

El 95 % de las personas actúan pensando con la parte instintiva, subconsciente y dogmática de la mente. Los expertos están de acuerdo en que para ser pre-frontales, necesitamos activar esta parte del cerebro. La actividad idónea es tomar consciencia de la respiración y meditar en un lapso de 30 a 45 minutos diarios.

En otras palabras, cambiar los hábitos de respiración y de relación consigo mismo.

2. Respirar diafragmáticamente

La respiración diafragmática tiene la virtud de activar la corteza pre-frontal debido a la oxigenación que le provee al cerebro, aumentando con ello la capacidad intelectual y la liberación del estrés físico y mental, con las cuales controlamos el temor al cambio.

Respirar con el diafragma es bastante sencillo: consiste en inhalar el aire por la nariz, abombando lo más que pueda el estómago. En este punto, retenemos el aire cuatro segundos y exhalamos lentamente por la nariz. Según el Dr. Henry, esta técnica de respiración es el mejor alimento que puedes dar a tu cuerpo y a tu mente.

3. Entrar en atención consciente con cada actividad que inicies

Si acompañas la respiración diafragmática con unos minutos de meditación, experimentarías la vida con sabiduría y amor. El Dr. Henry Barrios Cisneros enseña una forma de meditación llamada atención consciente. Se trata de activar todas las funciones cerebrales para utilizar el cerebro integralmente desde la corteza pre-frontal.

La atención consciente es un proceso que utiliza al mismo tiempo los seis sentidos: vista, oídos, olfato, gusto, tacto y sentido interno. Sentados con la espalda derecha y los pies bien puestos sobre la tierra, captamos con la vista los objetos que están alrededor. Prestamos atención a sus colores y formas. Al mismo tiempo que observamos el entorno, escuchamos los ruidos cercanos y lejanos. Conscientes de lo que vemos y escuchamos, prestamos atención a los sabores y olores. Sin juicio ni valor, conscientes de lo que observamos, escuchamos, olemos y saboreamos, tomamos consciencia de la posición del cuerpo. En ese instante, cerramos los ojos y observamos el corazón (sentido interno) ecuánimemente, visualizamos aquí el nivel de paz y de armonía que siempre ha habido en nosotros. Respiramos suave y profundo por la nariz, abombando lo más que se pueda el estómago. Dejamos pasar los pensamientos de hastío, pereza, confusión, sueño, que llegan a la mente. Mantenemos la atención en lo que estamos sintiendo en ese momento.

Recuerda que la mente hará todo lo posible para sabotear, porque nunca para de generar ideas y se resiste al cambio. De ahí la necesidad de auto-monitoreo.

4. Auto-monitorear el aprendizaje

En este sentido, la sabiduría es un proceso de aprendizaje que necesita ser monitoreado, pues el auto-control ayuda a ser persistentes. La práctica de la atención consciente sirve para perder el temor de observarse con ecuánime pensamiento crítico a fin de trascender los hábitos destructivos.

Auto-monitorear el aprendizaje consiste en hacernos conscientes de los cambios y logros que se han alcanzado; de la manera en que se está actuando y de aquello que conviene mantener o cambiar para el logro de las metas. Así, acompañar la atención consciente con otras formas de regulación ayuda a ser persistente en la práctica de nuevos hábitos. Tal es el ejemplo de la cartelera del éxito, las autoevaluaciones con escalas de calificaciones o repasar el logro de los objetivos que se han trazado a inicio de semana.

5. Ser flexibles

Sin embargo, en el cultivo de la sabiduría siempre conviene ser flexible. La flexibilidad orienta sobre cambios en planes, prioridades o decisiones porque las circunstancias lo imponen. No se trata de abandonar un proyecto, o el proyecto de vida, sino de tener que replantear objetivos y seleccionar, quizá, nuevas metas. Asimismo, ser flexibles permite reconocer con humildad que, en momentos, podemos dejar de ser pre-frontales y actuar instintivamente. De ahí la necesidad de retomar el diálogo consigo mismo y con persistentes pasitos de bebé, enfocarnos en alcanzar el éxito, la prosperidad y la felicidad.

6. Ser humildes

Humildad, humildad y más humildad para reconocer nuestros errores, seguir adelante y tener la capacidad de perdonarse.Ser ecuánimes es una manera de expresar humildad. De lo contrario, en las apreciaciones que hagamos de nosotros mismos, el juicio, así sea éste “lástima”, nos llevaría de nuevo a hábitos que provocarían emociones displacenteras que nada tienen que ver con cultivar sabiduría.

7. Tomar decisiones

Tener humildad ayuda también a actuar, a tomar decisiones con confianza para que ocurra lo que deseamos. No obstante, en la toma de decisiones es normal que nos paralicemos por el temor al cambio y por la confusión que se genera al aplicar un conocimiento. Para ser persistente en el cultivo de la sabiduría, conviene tomar en cuenta lo que el Dr. Henry precisa:

La primera vez que se obtiene una información, apenas se conoce, generalmente no la aplica y se olvida rápidamente.

La segunda vez, se comienza a entender, pero las costumbres, creencias destructivas, culpas y hábitos impiden su aplicación. Tienen más fuerzas que la consciencia y pronto se olvida.

La tercera vez que se repasa, empieza a comprenderse. Pero cuando se aplica, el practicante se siente confundido. Ante la confusión puede desistir y aplazar la lección de vida o persistir y aprender a superarla.

La cuarta vez, se hace consciencia y se practica automáticamente. Pero con el tiempo se olvida, y por su ignorancia retorna a los antiguos hábitos.

La quinta o más veces que se practica con persistencia, se internaliza, tomando consciencia lo hace parte natural de su estilo de vida.

8. Amarse

Un ser que se alimenta con el lenguaje del amor cultiva con excelencia la sabiduría. El amor propio evita que caigamos en la tentación de regresar a los viejos hábitos. Nos demostramos amor al hacernos conscientes de que con persistentes pasitos de bebé, logramos también grandes cambios. Por ello es importante agradecernos cada mañana, tarde, noche, en una cola, al bañarnos, en el bus, a cada instante de nuestra vida, sobre las acciones que hemos tomado para ser cada día más sabios, prósperos y felices.

El Dr. Henry recomienda otras dos maneras para cultivar con amor sabiduría: a) al terminar la atención consciente, cruza los brazos poniendo el brazo de la mano dominante sobre el otro, y ubicando las manos sobre los hombros, luego decimos: “Yo, mencionas tu nombre, me amo mucho”, y besamos suavemente las manos. B) Parados frente al espejo nos decimos con confianza: “Yo, mencionas luego tu nombre, de verdad me amo”.

Repite tantas veces como sea posible esta práctica amorosa para adquirir confianza en el proceso de aprendizaje del nuevo conocimiento.

9. Pensar positivamente

Los pensamientos positivos son una fuente de amor propio. Ellos están dirigidos a mostrarnos lo mejor que hay en el Ser y eliminar pensamientos relativos a enfermedades, peligro, amenaza de muerte, fracaso, incompetencia, entre otras situaciones que no son reales sino que sólo existen en la mente.

Enfocarnos en nuestras virtudes y habilidades contribuye a cultivar la sabiduría, porque tales pensamientos orientan nuestras acciones hacia la necesidad de seguir sembrando aquello que nos aporta éxito, prosperidad y felicidad.

10. Formulación de mi proyecto de vida

 El proyecto de vida es el escenario ideal para actuar sabiamente en la medida en que, en él reposan nuestros sueños, deseos y anhelos. Para hacer realidad el proyecto necesitamos aplicar inmediatamente los conocimientos obtenidos. Esto implica reflexionar sobre la manera en que desearíamos estar en nuestras áreas vitales al término de cierto tiempo. Al trazarnos un plan que abarque organización, metas, planificación, orientamos adecuadamente nuestras acciones, nos sentimos valerosos con cada objetivo alcanzado y fortalecemos nuestra persistencia, es decir, cultivamos sabiduría.

Clasificación: 1.5 (2 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Jessica Labrador

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.