Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 03 de diciembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿CÓMO FUNCIONA UNA CALDERA?

veces visto 345 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿CÓMO FUNCIONA UNA CALDERA?

Una caldera también se conoce más comúnmente como calefacción central. Suministra los calentadores radiantes del hogar y, con mayor frecuencia, también produce agua caliente sanitaria. 

Independientemente del combustible elegido, la operación es aproximadamente similar. 

EL PRINCIPIO GENERAL DE UNA CALDERA

Una caldera transmite calor, calorías, agua o un refrigerante según el modelo, que a su vez se transmitirá a los emisores de calor (radiadores, suelo radiante, etc.) y al agua para la producción de agua caliente sanitaria. En algunos casos, las calderas solo producen calor, pero no agua caliente sanitaria. 

Para producir este calor, la caldera produce una combustión, que se lleva a cabo con un combustible (gas, fuel oil, leña o pellets). El agua o líquido caloportador circula en la caldera, alrededor y dentro de la chimenea. 

La temperatura de este líquido aumenta a medida que se acerca más y más a la chimenea, luego, una vez que alcanza la temperatura adecuada, el líquido continúa su curso hacia los emisores de calor. También se utiliza para calentar agua con fines sanitarios, ya sea de forma instantánea o por acumulación en un globo.

VARIACIONES SEGÚN SISTEMAS DE CALDERAS

El funcionamiento básico sigue siendo el mismo para todas las calderas. Es algo diferente según los tipos de calderas. Así, para una caldera de condensación, el rendimiento se incrementa, gracias al uso adicional de los humos de combustión que normalmente se pierden durante la evacuación de los gases de combustión. Estos contienen agua. 

Este vapor se condensa en la caldera, lo que permite aumentar la temperatura del líquido caloportador, además de la combustión convencional, y así mejora la eficiencia para una reducción del consumo energético. Cuando hablamos de una caldera de baja temperatura, el principio sigue siendo el mismo, excepto que la temperatura alcanzada es menor (50 ° C frente a los 90 ° C más a menudo). 

Una caldera de ventosa toma aire no en la habitación donde se encuentra, sino directamente al exterior. La caldera en sí es, por tanto, hermética y no está conectada a una chimenea convencional, sino a una doble chimenea concéntrica, que sale por la fachada. El aire es así aspirado por la parte exterior del conducto y los humos por la parte interior.

¿CUÁNDO REEMPLAZAR SU CALDERA?

A la hora de sustituir tu caldera, la idea no es esperar a la avería, sino confiar en varias señales. Esto deja tiempo para elegir la caldera adecuada, adaptada a las necesidades, eficiente y acorde al presupuesto.

LA EDAD DE LA CALDERA

La primera pista de que es necesario reemplazar la caldera es su antigüedad. De hecho, los expertos consideran que más allá de los 15 años, una caldera está obsoleta. En otras palabras, su rendimiento y estado general ya no son suficientes: la caldera consume mucho para un confort térmico medio. Lejos de las evoluciones técnicas realizadas desde su instalación, ya no es rentable ni ecológico, y es el momento de sustituirlo por un modelo reciente. 

Para alargar al máximo la vida útil de la caldera se debe realizar un mantenimiento anual que mejore, por un lado, su eficiencia, y por otro, identifique su obsolescencia y así investigación de nuevos equipos. Reemplace su caldera de quince años con una modelo nuevo y eficiente, permite hasta un 30% de ahorro energético.

CUANDO CAMBIAR LA CALDERA, LAS SEÑALES QUE NUNCA FALLAN

Algunos síntomas también le hacen consciente de la necesidad de cambiar la caldera. Así, las averías recurrentes son una señal que no debe pasarse por alto. Si, a pesar de las reparaciones, las averías se siguen sucediendo, es señal de la obsolescencia del dispositivo y sus componentes. 

En lugar de seguir incurriendo en costos de reparación, es mejor reemplazarlo por un modelo nuevo. Es cierto que la inversión es importante al principio, pero se paga muy rápidamente por las prestaciones de la nueva caldera y por la comodidad y la ausencia de costes de reparación. 

También se debe vigilar la caída en el rendimiento. En otras palabras, si el confort térmico ya no existe, se debe buscar la causa, o incluso reemplazar el dispositivo si es necesario. Los expertos aconsejan instalar una nueva caldera cuando la eficiencia de la existente es inferior al 75%. Por supuesto, si ya no está a la altura, ahora también es el momento de reemplazarlo.

CAMBIOS DE CONFIGURACIÓN

Los cambios en la chimenea también pueden requerir cambiar la caldera. De hecho, este dispositivo debe adaptarse a las necesidades y estar bien dimensionado, para funcionar de la mejor manera, consumiendo la cantidad adecuada de combustible. Por lo tanto, si se amplía la casa, si se realizan trabajos de aislamiento o si el número de personas aumenta significativamente, se debe verificar el tamaño correcto de la caldera. Tendrá que ser reemplazado si es necesario.

 

 

Clasificación: 0.0 (0 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

casadecalderas.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.