Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 10 de agosto del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Lecciones de vida – Nunca pierdas el ímpetu

veces visto 1282 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Lecciones de vida – Nunca pierdas el ímpetu

Aquí les dejo el segundo artículo sobre lecciones de vida, el cual trata sobre el ímpetu; por qué debemos tenerlo, y nunca perderlo. El texto donde me base estaba en inglés, y en dicho texto le nombraban “momentum”, así que la traducción en español más exacta que encontré para esta palabra fue “ímpetu” que se refiere a la energía y eficacia con que se desempeña algo, o también se podría entender como la motivación o la pasión que te impulsa a hacer algo.

SEGUNDA LECCIÓN DE VIDA:

Nunca pierdas el ímpetu.

Para empezar, les contaré la historia de Bill Levitt, un pionero en la industria de la construcción, quien se volvió rico después de haber construido suburbios en Long Island, Nueva York, pero quien después perdió su fortuna.

Un día en una fiesta, Donald Trump, que en ese momento estaba en su auge como inversionista y desarrollador de bienes raíces, vio sentado a Bill y se le acercó pensando en que podría necesitar un amigo con quien hablar. Cuando le pregunto qué había pasado, este le contesto “Perdí mi ímpetu”. Bill vendió su negocio por cientos millones de dólares, compró un yate y una casa al sur de Francia y se retiró. Años después, se aburrió y compro de vuelta su negocio, pero éste se fue abajo. Su negocio había cambiado, los tiempos habían cambiado pero él seguía siendo el mismo. En ese momento, voltea a ver a Donald y le dice “no pierdas tu ímpetu”.

Años más tarde, Donald fue invitado a una cena pero como estaba exhausto y fastidiado de estar discutiendo con banqueros todo el día, no quería ir. Donald recordó las palabras de Bill y en lugar de quedarse a descansar esa noche, se puso su traje y asistió a la cena. Se sorprendió al ver que uno de los banqueros con los que estuvo peleando todo el día, estaba sentado a su lado. Esa noche resolvieron todas sus diferencias y surgió un nuevo trato, que no se hubiera dado si Donald no hubiera tomado el consejo de Bill, y se hubiera quedado en su casa a descansar.

Cuando se trata de dinero, la mayoría de las personas se preocupan demasiado por perderlo, que hasta prefieren no arriesgarlo. Éste tipo de personas terminan perdiendo su dinero y no crean ni ganan ímpetu;  si fracasan, renuncian y se rinden; si tienen éxito, cobran y se retiran; si hay una crisis o la situación se pone difícil, entran en una especie de hibernación y esperan a que la economía se recupere o la situación cambie.

Una de las razones por las que las personas no son ricas es porque piensan y se preocupan demasiado. En lugar de tomar acción se quedan paradas pensando “¿Qué tal si fallo?, ¿Qué tal si pierdo mi dinero?, ¿Qué van a decir de mi si fracaso?”, etc. Como explicamos en la lección 1, surgen preguntas incorrectas y las respuestas a esas interrogantes los hacen fracasar.

Durante la crisis, millones de personas han pasado de tener dinero hasta llegar a la pobreza, a vivir con deudas y estar desesperados por su situación económica. Esas personas no sólo perdieron su ímpetu, sino que perdieron su posición financiera en la vida. Otros perdieron porque estaban esperando a que la economía se recuperara, en vez de sacar ventaja de las oportunidades que se dan en estos tiempos. Pero aún si la economía regresara, se quedarían atrás, porque la economía como todo, está siguiendo su camino y ellos no.

Debes saber que la mayoría de los emprendedores exitosos fracasan y pierden 3 negocios antes de triunfar en uno,  incluso Jesucristo cayó tres veces y se pudo levantar. No dejes de intentarlo porque si te rindes después del primer intento, perderás tu ímpetu y nunca aprenderás de tus fracasos. Recuerda que lo que no te mata te hace más fuerte, más inteligente, más confiado y preparado para la vida.

Te dejó éstas preguntas que te servirán como guía para no perder tu ímpetu y seguir tu emprendimiento:

¿Estás saliendo delante, o estás parado pensando que las cosas se arreglarán solas?

¿Vas en la dirección que deseas, o tienes miedo de dar el primer paso?

¿Estás obteniendo lo que quieres?

¿Estás feliz con tu trabajo?

¿Estás dispuesto a lograr tu libertad financiera o seguirás trabajando para alguien?

En ésta era de la tecnología, el cambio se acerca a nosotros cada vez más rápido. No es tiempo de quedarnos parados; es tiempo de salir adelante, a buscar las oportunidades y adaptarnos a lo nuevo. Cada vez que dudes de ti mismo, recuerda a Donald Trump poniéndose su traje para asistir a la cena.

Para ver el resto de esta serie de artículos entre a mi blog:

http://emprendedorenred.com/

Clasificación: 2.4 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

------------------------------------------------ J.R. Monttor --------------------------------------- --------

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.