Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 23 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La sal de la vida

veces visto 1440 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La sal de la vida

Bueno vuelvo a los cuentos de nuevo, este me llegó por correo hace unos días y como me gusto enormemente os lo dejo para pasar la semana,  conocía otro similar lo que ocurre que este me gustó especialmente ya que me encanta el agua,  dice así:

Había una vez un anciano maestro Hindú que se cansó de las quejas de su aprendiz así que, una mañana, le envió por algo de sal para que lo dejáse en silencio durante un rato.

Cuando el aprendiz regresó, el maestro dijo al joven infeliz que pusiera el puñado de sal en un vaso de agua y luego se la bebiera.

-¿A qué sabe? preguntó el maestro.

-Amargo, escupió el aprendiz.

El maestro rió entre dientes y entonces le pidió al joven tomar la misma cantidad de sal en la mano y ponerla en el lago.

Los dos caminaron en silencio al lago cercano y una vez que el muchacho lanzó al agua su manotada de sal el viejo le dijo: Ahora bebe del lago.

En cuanto el agua se escurría por la quijada del joven, el maestro le preguntó:

-¿A qué sabe?

-Fresca, comentó el aprendiz.

-¿Te supo a sal?

-No, dijo el joven.

En esto el maestro se sentó al lado de este chico que le recordaba a sí mismo cuando tenía su edad, le tomó sus manos y le dijo mirándole a los ojos fijamente:

El dolor de la vida es pura sal; ni más, ni menos.

La cantidad de dolor que producen situaciones de la vida permanece exactamente en la misma cantidad e intensidad.

Sin embargo la cantidad de amargura o sentimientos de culpa que probamos depende del recipiente en que ponemos la pena.

Así que cuando estás con dolor, la única cosa que puedes hacer es agrandar tu sentido de las cosas que te merecen la pena.

Simplemente cambiar el recipiente con el qué medimos el dolor y la culpa o sufrimiento, si lo hacemos más grande, decrecerá ese sentimiento y nos sentiremos aliviados.

Déja de ser un vaso; y conviértete en un lago, quizá mejor en un río que fluye, quizá aún mejor en el mar que es abierto y flexible, quizá ... mejor decide tú y no te cierres.

Clasificación: 3.1 (54 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

MariCruz Gomar Domínguez :) http://cruzcoaching.blogspot.com/

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.