Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 26 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Brecht, Héroes y Héroes (I)

veces visto 703 Veces vista   comentario 0 Comentarios

A principios de abril de 1989, tuve una conversación informal, de cuerpo y de Alma, con los jóvenes que nos ayudan en la LBV. He aquí algunos fragmentos de lo que yo dije en aquel diálogo, luego publicado en diversos diarios del País, por iniciativa de los propios jóvenes que me honraron con su audiencia:

(...) Y los chicos van repitiendo textos (muchas veces... separados de contexto), porque fulano dice, mengano demostró, sultano afianzó...

Este podrá ser el caso de un cierto pensamiento del renovador del teatro moderno, el iconoclástico Brecht: "Infeliz del Pueblo y del tiempo que necesita de héroes”.

Un día, por la madurez de las personas, esto podrá ser una realidad. Pero hoy...

En el presente, a las orillas del Tercer Milenio, el Ser Humano todavía no sabe bien por qué nace, vive y muere... Para no decir muchos, incluidos los que creen que hay Vida después de la Vida, ni siquiera soportan pensar que exista Vida antes de la Vida... De ahí, absurdos tales como el aborto. Legalizarlo va a "resolver” el lado "legal”, pero ciertamente no, el del sentimiento, que es una de las cosas más bellas y vitales, que ese lado lindo de la Humanidad, que es la Mujer, tiene para ofrecernos. Sin eso, corremos mayor riesgo de destrucción que el agujero de la capa de ozono, y tantos otros desaciertos que practicamos contra nuestra propia supervivencia.

Están los que no creen que la existencia material se inicia en el momento de la concepción del cuerpo físico, cuando el espermatozoide entra en el óvulo, iluminando un nuevo camino para ese Espíritu que necesita reencarnar. Y sepan que la Ciencia hoy ya no niega compulsivamente la realidad del surgimiento de la existencia humana a partir del exacto instante de la fecundación. Con todo, reiteramos, el Espíritu preexiste a la materia y, por consecuencia, su individualidad es dramáticamente alcanzada por la acción abortiva, con comprobadas secuelas psicológicas para el sentimiento materno, en esta y en la otra existencia, porque los muertos no mueren.

Pero, volviendo a Brecht, la gente luego se acuerda de Brasil... y lanza el palo en él. ¡Oh, bolsa de pancadas! La esperanza es que suceda como la buena masa de torta... Este País aun es "lento barco” en mar tempestuoso. Pero, querer abrir agujeros en su casco, sólo puede llevarlo hacia el fondo. ¿Por qué deshacerse de él, alegando, falsamente, por ejemplo, que su origen étnico es de naturaleza inferior? ¿Cui prodest? Finalmente, este es nuestro País! ¡Nuestro! Y ya que estamos en el mes de abril, ni Tiradentes escapa de los negativos patológicos. Sin embargo, la violenta reacción de la corona portuguesa demuestra la importancia de la Inconfidencia Minera.

¿Qué Pueblo y qué tiempo no necesitan de héroes? ¿Cuáles?

Los Estados Unidos de América cultivan, y bien, a sus héroes, como por ejemplo George Washington, Eleanor Roosevelt, Abraham Lincoln, Helen Keller, George Washington Carver, Martin Luther King, más allá de dos grandes heroínas especiales: la Estatua de la Libertad, y su longeva, tanto como eficiente, Constitución. Rusia posee sus Lenin, Máximo Gorki, Gagarin, Alexander Nevsky, a pesar del actual derrumbe de exponentes antiguos, que ahora pasaron a ser considerados falsos ídolos: Stalin, Brejnev, como ejemplos. El propio Brecht tuvo su Marx... Y, con su fuerte dialéctica, fue tratando de sacudir todo, exaltando dioses... ateos materialistas... Mal imaginaba que él mismo, Brecht, se volvería, para mucha gente, un héroe del teatro, por su osadía.

¡¿Por qué tendría Brasil que ser la excepción?! Debe tener sus héroes, sí; y verdaderos. Porque, sino, los aprovechadores, que no dejan pasar la oportunidad, van valiéndose del vacío moral establecido en la era caótica en que vivimos. Entonces, hasta el traficante de la esquina puede convertirse en ídolo de la juventud, que, a pesar de Brecht, tercamente necesita de héroes (ejemplos), sin comillas... Y los corruptos son tan elevados a héroes, que se establece una especie de adoración cobarde ante su capacidad de sobrevivir con impunidad ante la ley, desafiando a los analistas. Es el escarnio máximo substituyendo a la capacidad creadora, con graves consecuencias, por más que tarden.

(Continúa)

Nota de los editores: Texto publicado en el Diário Popular, de San Pablo/SP, el 23 de abril de 1998.

Clasificación: 2.8 (19 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

José de Paiva Netto Presidente de la Legión de la Buena Voluntad.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.