Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 01 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El oro de Moscu

veces visto 3300 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿Será una costumbre?. Dicen que lo primero que hicieron fue sustituir a los miembros de la dirección del banco de España (personas afines), para después realizar una purga de consejeros y altos ejecutivos (¡por cierto! después de más de medio siglo han impuesto una ley según el sexo para estar en los consejos). Y una vez conseguidas las sustituciones… Los hechos hablaron por si mismo y no importó que algún que otro consejero independiente que aún estaba por allí, presentara su dimisión expresando su más enérgica protesta alegando que era ilegal trasladar el oro a Moscu.

¡Pero ya se sabe! al progre o a la izquierda española eso de cumplir con la legalidad, no es que sea un buen ejemplo incluso cuando están gobernando. Y eso que serían los primeros interesados en que se cumpliera la ley, pues cuando están mandando, son los que más quieren intervenir en la vida de sus ciudadanos, inundándonos con normas, reglamentos y leyes. Y pocos podríamos abrir la boca si antes tuviéramos que cumplir todas las disposiciones que nos dictan...

Quizás por eso, dicen que el banco de España dejo de estar en unos de los primeros sitios del ranking en posesión de reservas de oro. ¡Eso es historia!. El oro se fue a Moscu.

Aunque si por casualidad seguimos hablando de historia, en la segunda época dorada de la izquierda española se alcanzo el máximo nivel de corrupción institucional y después de casi una década de aquellos hechos, si no hubiera sido por la bajada en picado del nivel de educación (que ya se cuidaron “muy mucho” de promocionar) ahora no sería comprensible que la gente apenas se acuerde. Y menos, que se diera el caso de contemplar como ovacionan a un expresidente que consintió la aplicación de practicas de terrorismo de estado, y que al parecer, permitió el enriquecimiento de todos sus amigos con el dinero de los ciudadanos.

Supongo que de ahí la importancia en cambiar el sistema educativo del país, y con gran retórica que les caracteriza y las bonitas palabras que usan, han conseguido implantar ese sistema educativo que fomenta la apatía y desinterés en la política (ya de por si innata en la mayoría silenciosa), alentando a la gente a transformarse en un ciudadano borreguil, siguiendo ejemplos prácticos de cómo actuar (ver dos versiones que se practican en las dos regiones más nacionalistas de España) donde el amiguismo es sinónimo de prosperidad o supervivencia.

De ahí que un ¡borrego! como por ejemplo yo, encuentre lógico que se venda la mitad de las reservas de oro del banco de España y que se valla el ¡oro! otra vez a Moscu. ¿Será que mis ahorros están predestinados a desaparecer y que se vayan a Moscu?.

¡Si! Moscu, la capital de uno de los primeros países en la producción de oro del mundo… Y como soy ¡borrego! no encuentro ninguna contradicción que a los pocos meses haya dejado de ganar un 50% de ese valor tan poco rentable como el oro.

¡Ya se sabe!, si tuviera una empresa y mi economista me dijera que hay que vender porque el oro no es rentable, ¡pues eso! lo vendería y no lo despediría al saber que esa poca rentabilidad en pocos meses ha sido de un 50% más… ¡Para eso tengo a mi amigo ruso!… Que menos que dejar que sea él quien gane el dinero y yo conserve a mi economista en su puesto de trabajo y no contribuya a acrecentar el paro en mi país.

Como soy uno de esos tantos ciudadanos borreguiles, tampoco me preocupa ver como hace pocos meses el equipo de mi economista de turno, quisiera invertir en bolsa la tercera parte de las reserva de mi Seguridad Social, menos mal que mi banquero se negó en aquel momento, pues un día como el de hoy tendría un 20% menos de valor de las reservas en la Seguridad Social que hubiera invertido en bolsa.

¡Por cierto! Mi economista (que aun no lo he despedido), me cuenta unas cosas que no entiendo… Dice que voy bien, que no me tengo que preocupar, pero cada día que pasa tengo menos dinero en el bolsillo.

Clasificación: 2.1 (39 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Jaume Canals

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.