Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 25 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Arquitectura colonial de Nueva Gerona, Isla de la Juventud.

veces visto 2047 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Nueva Gerona, fundada en 1830, ya contaba con 28 casas y otros edificios civiles y militares, todos construidos de yagua y guano, y excepcionalmente de tablas.

La difícil comunicación de aquellos tiempos, y los altos costos de los fletes marítimos, obligaban a construir con los materiales locales, pues nunca pudo la economía de los habitantes de la Isla, permitirse ese lujo.

Trazada con criterios modernos en 1831 por el ing. Alejo Helvecio Lanier, sus calles son anchas y tiradas a cordel, orientadas de norte a sur las principales, y este-oeste las secundarias.

Los lotes o parcelas rectangulares no permitían que el área fuera construida arbitrariamente, por lo que carecemos de callejuelas, y plazuelas irregulares tan comunes en otras ciudades.

A partir de 1840, con la aparición de tejares y caleras, aumentan los posibles materiales de construcción y aparecen las primeras construcciones de mampostería, ladrillos y tejas de barro, pero son solo la quinta parte del total, el resto evoluciona de la yagua al embarrado, con techo de guano o tejas.

El poco atractivo y posibilidades económicas de la Isla de Pinos, no permite la formación de una clase adinerada que pueda costear construcciones costosas e igual sucede con los presupuestos públicos, por tanto no existieron en Nueva Gerona edificaciones lujosas donde intervengan arquitectos.

Si alguna distinción puede notarse es por la calidad y diseño de los pisos de mosaico de finales del siglo XIX, que se han conservado en algunas edificaciones y que lamentablemente van desapareciendo por falta de cuidado, al realizar algunas reparaciones con el paso del tiempo.

Es trasladada a Nueva Gerona, por los alarifes y maestros de obras que llegan, su interpretación de la casa colonial más generalizada en Cuba, la casa con patio interior, en formas de C, U, L, por lo que la repetición determinó el estilo de la casa colonial típica de Isla de Pinos.

El factor de desarrollo económico determina que sólo sean empleados en nuestras edificaciones aquellos elementos más simples y de menor elaboración, las fachadas lisas, austeras, sin ornamentos, rejas simples y techos de madera sin cuadrales, alfarjes, tallas u otros adornos.

La distribución en planta también es simple, acercándose a la casa habanera de una sola planta de los siglos XVII, y XVIII,

La forma básica de la casa es una U, posee hacia la calle dos crujías principales y dos platas o bloques transversales formaban la U.

El patio interior es con galería soportada con columnas dóricas o toscanas y  vigas cuadradas de madera en tres de sus lados. En el patio aparece el pozo, y el tanque de agua sobre cuatro columnas. Posee muros gruesos, de mampostería o ladrillo y techos inclinados con alturas de hasta 7 metros, con viguetas y tablas, terminados con tejas de barro.

Al frente portales corridos soportados por columnas dóricas, o toscanas, forman un corredor público que permiten circular protegidos del sol y la lluvia, a lo largo de toda la calle. (Aunque hubo transformaciones del siglo XIX, hasta el 20, percibiendo la imagen que se observa ahora, y pareciendo todo de aquella época).

La misma distribución espacial se encuentra en el ayuntamiento, e incluso en algunos edificios públicos construidos en las primeras décadas del siglo XX. (Casa del ICAP, Cada del  poder popular, museo municipal, etc).

La indiscutible influencia mudéjar de todas las construcciones coloniales cubanas, se nota en las construcciones pineras, por supuesto, transferidas a través de la experiencia práctica, transformada por la interpretación particular  de los maestros de obras y condicionada por los factores económico-sociales del siglo XIX pinero.

Esta influencia debe verse no en unos detalles especiales o característicos, sino en el uso de los materiales de construcción (barro, madera, mampuesto) y fundamentalmente los pisos heredados, y en la propia conformación espacial que señala como centro de actividad al patio interior y su galería columnada.

Clasificación: 1.7 (40 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Arq. Guillermo Morán Loyola.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.