Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 07 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El poder de los rascacielos

veces visto 12450 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Desde la antigüedad, el hombre ha desafiado las leyes de la física y la gravedad con construcciones cada vez más altas y arriesgadas. Poco antes de los atentados del 11 de septiembre del 2001, existía la creencia popular de que unos 500 metros representaban la altura máxima de los rascacielos. En aquel entonces, las Torres Petronas construidas en 1997 en Kuala Lumpur (Malasia) representaban la prueba de esta limitación con sus 452 metros. Conviene recordar, por ejemplo, que la pirámide más alta del antiguo Egipto, la pirámide de Gizeh, alcanzó los 137 metros hace 4.500 años y que la mítica Torre de Babel apenas se elevó 90 metros de altura.

 

Como decía la famosa canción compuesta por Bob Dylan en 1973 – Knockin' on heaven's door- la humanidad se ha propuesto con la construcción de rascacielos llegar lo más alto posible. Dicha empresa obedece a varios factores entre los que destacan la simbología socioeconómica y el afán de protagonismo de los arquitectos más prestigiosos. Como los conocemos hoy día, los rascacielos comenzaron su andadura en Chicago, pero fueron perfeccionados en Nueva York, y exportados a todo el mundo, ya que representan la modernidad de las grandes ciudades y el poder de los Estados. Los rascacielos (skyscraper) son grandes obras de arte que merecen ser admiradas desde un punto de vista diferente.

 

A pesar de la popularidad de estos edificios en muchos países, no existe una definición única sobre qué es un rascacielos. En arquitectura, un rascacielos es un edificio particularmente alto y continuamente habitable. Según el Council on Tall Building and Urban Habitat (CTBUH), "un rascacielos es un edificio en el que lo vertical tiene una consideración superlativa sobre cualquier otro de sus parámetros y el contexto en el que se implanta". Los rascacielos son metáforas de poder del país o de la ciudad en donde se encuentran y un prestigio para su autor. Hoy, el límite para ser considerado rascacielos se encuentra en 152,5m, es decir, aproximadamente 500 pies.  

 

El principal elemento que permitió el desarrollo de los rascacielos fue el ascensor, aunque su materialización es inconcebible sin el aporte del acero, el hormigón armado, el vidrio o la bomba hidráulica. Los rascacielos construidos en Chicago y Nueva York a principios del siglo XX eran un fiel reflejo de la confirmación de Estados Unidos como única superpotencia mundial. Durante muchos años, el poder cooperativo y tecnológico se fusionó creando una relación simbiótica que beneficiaba al país y a todo el Estado en su conjunto. Este es el motivo por el que China es la nación que en la actualidad está construyendo en más cantidad este tipo de edificios. Aunque en algunos casos la construcción de rascacielos obedece al aprovechamiento óptimo del suelo, su construcción responde a muchos factores más. Por lo general, estos edificios se encuentran en las zonas donde el valor del suelo es más elevado. A estas áreas se las conoce como Downtown.

 

Cuando se habla de edificios, el tamaño importa. Pocas grandes ciudades no tienen entre sus edificios más emblemáticos construcciones de elevada altura. La Torre Eiffel (1889) de Paris, por ejemplo, con sus 320m representó la fuerza y la ambición de Francia, un país que antaño fue una de las potencias imperiales más poderosas. Mucho tiempo pasó hasta que el emblemático monumento francés fue superado en altura por la Torre Sears con 442m en 1974. Este edificio de Chicago, obra del arquitecto Gordon Bunschaft, utiliza un ingenioso sistema de resistencia al viento, ya que gira y no se balancea cuando el viento sopla con fuerza.

 

En Dubai, el 4 de enero del 2010, se construyó el rascacielos más alto del mundo, la Burj Dubai o Torre Califa a cargo de la empresa surcoreana Samsung Electronics. Con una altura máxima de 828m de altura parece un reto difícil de superar en tiempo de crisis económica. Este gran privilegio le ha costado al emirato árabe más de 15.000 millones de dólares y el reconocimiento internacional a su autor, el arquitecto Adrian Smith. Este mastodóntico edificio se asienta sobre una base de hormigón de más de 50m de profundidad. Sus ascensores se pueden desplazar a más de 65 Km. /h. Solo este edificio emplea unos 945.000 litros de agua al día. La forma de este mega edificio reduce los fuertes vientos y las tormentas de arena de Dubai. Antes, la Torre de radio de Varsovia construida en 1974 con 646m ostentaba el récord de altura absoluto, pero no era un rascacielos. En total esta maravilla de la ingeniería moderna consta de 186 pisos. Con sus 330.000m3 de hormigón, 39.000 toneladas de barra de acero y un peso total de 500.000 toneladas, este edificio ha superado con creces a sus más inmediatos perseguidores.    

 

Antes del siglo XIX, los edificios de más de seis plantas eran escasos. Los primeros rascacielos aparecieron en Nueva York, Londres y Chicago, pero a diferencia de la "Gran Manzana", Chicago y Londres se encontraron con normas y leyes que limitaban su altura. Según la arquitectura histórica, el primer edificio considerado rascacielos fue el Home Insurance Building, diseñado por el estadounidense William Le Baron Janney, construido entre 1884 y 1885. Este edificio que solo tenía diez (10) plantas, hoy pasaría desapercibido. Para la idea moderna sobre el tema, el primer rascacielos sería el Park Row Building de Nueva York, un coloso de 30 plantas construido en 1899. Toda una proeza para aquella época. Sería difícil imaginar el "skyline" de la ciudad de Chicago sin uno de sus rascacielos más emblemáticos, la Torre Sears finalizada en 1976. Este edificio llegó a alcanzar en esta fecha los 527m con sus antenas. Sin embargo, dos de los rascacielos más emblemáticos de todos los tiempos son el Empire State y el edificio Chrysler de Nueva York. Algo parecido ocurre con la ciudad de Toronto y su Torre CN con sus 553 m construidas en 1976.        

 

En la construcción de este tipo de edificios existen numerosos problemas a tener en cuenta si se pretende que perduren en el tiempo y que no acaben en un accidente de dimensiones épicas. El suministro de agua, la velocidad de los ascensores, los terremotos, la fuerza del viento en los pisos más altos o la estructura de la base son problemas complejos para los arquitectos. Estas edificaciones, que al principio se dedicaban a oficinas, hoy también se utilizan para funciones residenciales. El arquitecto español, Santiago Calatrava está construyendo un edificio en Suecia (Malmoe) llamado Turning Torso de 190m de altura, que será superado por otro en Moscú llamado Triumph Palace de 264m, un mastodonte construido de acero, hormigón armado y vidrio que sería capaz, en teoría, de soportar el paso de una tormenta. Ciudades como Nueva York, Chicago, Londres, Hong Kong, Shangay, Singapur, Atlanta o Toronto son difíciles de imaginar sin sus rascacielos.

 

En orden descendente los rascacielos más altos del mundo son la Torre Califa (Dubai, 828m), las Torres Abraj Al Bait (La Meca, 601m), el Taipei-101 (Taiwan, 502 y 529m), el Shangai World Financial Center (Shangai, 492m), el International Commerce Center ( Hong Kong, 484m), las Torres Petronas (Kuala Lumpur, 452), la Torre Zifeng (Nanjing, 450m), la Torre Willis o Sears (Chicago, 442m), el Guangzhou International Finance Center (Canton, 439m), y el Triump International Hotel & Tower (Chicago, 423m). Las torres derribadas el 11 de septiembre que conformaban el World Trade Center 1 y 2, alcanzaban respectivamente los 417m y 415m de altura. Cuando se termine la Torre 1 en el 2013, será la más alta de la ciudad con 1.776 pies (541m), un número que simboliza la independencia estadounidense. En la actualidad, las tres ciudades con más rascacielos del mundo son Hong Kong, Nueva York y Sao Paolo.

  

Con los rascacielos llamados Taipei-101, el límite de los 500m pasó a la historia, ya que este edificio de la capital económica de Taiwan llegó a alcanzar los 508m. Este rascacielos construido en una zona con gran actividad sísmica ha sido diseñado para soportar terremotos de hasta 7 grados en la escala Richter. Este monstruo de acero y hormigón cuenta con ascensores capaces de alcanzar los 60,6 Km. /h. La naturaleza en muchas ocasiones suele ser caprichosa, y terremotos que superan los 8 grados son factibles como pudimos comprobar en Japón.

 

En Europa, curiosamente, el primer rascacielos se construyó en España, que por aquel entonces era un país atrasado. El edificio Telefónica de Madrid, construido entre 1926 y 1929 era la antesala de una de las principales multinacionales europeas del futuro. En la actualidad, el edificio más alto es la Torre Caja Madrid con 250m y la Torre de Cristal con 249m.    

 

El arquitecto de las Torres Petronas, Cesar Pelli, pensó que su obra difícilmente podría ser superada, pero se equivocó. En este mismo 2011 se ha terminado el que hasta ahora es el segundo edificio más alto del mundo, las Torres Abraj Al Bait que se encuentran en La Meca (Arabia Saudí). Este megaproyecto consta de varias torres y su punto más alto se encuentra en 601m. En China, el país que ha construido más rascacielos durante la última década, se refleja el avance de su economía, solo superada por los Estados Unidos. El gigante asiático ha terminado este mismo año el King Key 100, el décimo edificio más alto del mundo con 441m en la desconocida ciudad de Shenzhen.   

 

Como dato curioso en el mundo de los rascacielos, hay que destacar el caso de Panamá, con sus dos edificios de más de 260m de altura, The Point (266m) y el Trump Ocean Club International Hotel & Tower de 293m, en un pequeño país centroamericano y caribeño sometido cada año a los huracanes y las tormentas tropicales. Aunque más curioso aún es el caso de la República Dominicana que cuenta con la Torre Anacaona 27, un edificio que mide más de 300m situado en medio del Caribe. No hace falta decir que todos estos rascacielos se construyen teniendo en cuenta los mejores estándares de seguridad como son núcleos centrales de hormigón y acero reforzados, mallas estructurales de acero en el perímetro, filtros biológicos y químicos y sistemas antiincendio de última generación.

 

Se dice que Arabia Saudí quiere construir el rascacielos más alto del mundo, cuyo nombre sería la Torre del Reino, en la ciudad de Jeddah, una macro construcción de unos 1.000 metros de altura, que costará más de 866 millones de euros. Se comenta, mal pensados, que la empresa constructora será la Bin Laden Group, y que la dirección correrá a cargo de los arquitectos Adrian Smith y Gordon Gil.  

 

Cuando el mundo de los rascacielos parecía que sufriría una revisión importante tras los atentados del 11 de septiembre, su construcción se ha multiplicado sobretodo, en las potencias emergentes como símbolo de su nuevo poder económico. En todo el mundo el número de edificios de más de 200 metros se ha multiplicado por dos, al pasar de 286 edificios a 602.  Solo en China se han construido más de 200 edificios de más de 200 metros. Si en 1930, 99 de los 100 edificios más altos del mundo se encontraban en Norteamérica, 51 de ellos en Nueva York, en el 2010 esta región solo poseía el 22% de ellos. Hoy en día el 70% se encuentran en territorio asiático.

 

Después del cambio que supuso al ataque a las Torres Gemelas, Estados Unidos se ha propuesto levantar unos edificios más altos que los anteriores del arquitecto Minoru Yamasaki. La idea es dejar claro que la superpotencia no está en decadencia como muchos vaticinaban. La Torre 1 del nuevo World Trade Center ha sido diseñada por David M. Childs, de Skidmore, Owings and Merill, será con sus 541m de altura el edificio más alto del continente americano. La Torre 2 del WTC, adjudicada a la firman británica Foster and Partners será la segunda más alta de la ciudad.  

 

Gracias a este tipo de edificios, arquitectos como Louis Henri Sullivan, Daniel Burnham, Antonio Gaudí, William Morris, Walter Gropius, Kevin Roche, Norman Foster, Santiago Calatrava, Frank Gehry, Renzo Piano, Zaha Hadid, Jean Novel, Toyo Ito, Oscar Niemeyer, Enric Miralles o Aldo Rossi, han pasado a la historia, sin olvidar que la competición por tener el rascacielos más alto del mundo continua. 

 

Alcides Pimentel Paulino      

 

 

 

   

n

  

Clasificación: 2.0 (23 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.