Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 30 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El café, sus granos y sus sabores

veces visto 19647 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El árbol del café conocido también como cafeto está formado por hojas anchas, oscuras y brillantes lo que lo hace parecido al árbol de la camelia.

El café es una tentación en preparaciones dulces como lo es la receta de mousse de café o moka que se encuentra en nuestro sitio.

Las hojas están agrupadas de a dos a ambos lados del tallo central.

Las flores son pequeñas y blancas parecidas al jazmín y se encuentran agrupadas en las bases de las hojas.

Luego de 3 años un árbol de café  cuidado y podado empieza a producir granos de café una vez por año.

De acuerdo  al suelo donde está plantado, el clima y las condiciones atmosféricas a la que es sometido, un árbol de café maduro puede llegar a producir hasta 700gramos de café por año.

Hay cientos de variedades de árboles de café, pero el 92% de estas variedades pertenecen  a las llamadas categorías arábica.

Los granos de esta categoría son de bajo contenido de cafeína y lo emplean generalmente en el café tipo mezcla que venden en  los supermercados, para el café instantáneo y para el consumo interno  de los países donde se cultiva.

El clima que prefiere el café para desarrollarse mejor es un clima cálido con lluvias que provienen del Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio.

Allí y a grandes alturas el café crece y se desarrolla perfectamente.

El café considerado más fino y delicado crece en suelos de más de mil metros,  con suelos ricos y muy expuestos al sol y a lluvias suaves y tranquilas.

Los mejores granos se cosechan una vez logrado el máximo de su madurez. Cuando llega a ese punto el grano tiene el tamaño de una cereza.

Los granos de la variedad arábica y los de la variedad robusta se recogen indistintamente sin seleccionarlos.

Dando como resultado que unos granos se encuentran maduros en su punto justo, otros no y otros excesivamente maduros.

Esta falta de uniformidad  da como resultado un café que no es parejo. Los granos de café se recogen a mano y una vez recolectadas pasan a un molino donde se les hace un tratamiento específico.

Este tratamiento consiste en hacerles un  proceso que se llama descascarado. Allí el grano de café es lavado y clasificado por tamaño.

Para intensificar su sabor el café pergamino (como se lo conoce)  se deja fermentar  como máximo 36 horas en un depósito de agua.

Este paso es muy importante para el resultado de la producción. Es por eso que el dueño del molino vigila muy de cerca el tiempo de fermentación.

Una vez retirados los granos del agua se secan preferentemente al sol. Este proceso, que consiste en un secado prolongado al sol es lo ideal pero no todos lo  cumplen tan naturalmente. Muchos molinos aceleran el secado utilizando máquinas que les retira hasta el 8% de la humedad.

Y una vez pronto para llevar al mercado, los granos contienen un 12% de humedad. Con este proceso el café resultante es un café al que se le realza el sabor

El sabor del café varía de acuerdo al clima del país que se cosecha. Influyendo el sol y el agua que recibe directamente en su sabor.

Por eso en los países con poco agua y mucho sol se realiza otro proceso con los granos de café al que se le conoce como proceso natural.

Consiste en quitarles las cáscaras a los granos de café y esparcirlas para que el sol las seque.

Da como resultado un café de sabor más térreo que con el método anterior.

Luego de terminar con el proceso del café y el almacenamiento en fardos se considera que está pronto para ser distribuido.

El café verde solo puede almacenarse por un periodo  relativamente corto de tiempo, unos meses.

Y durante esos meses el café va cambiando continuamente su aspecto y pasa por todas las fases, de maduración, pierde su frescura, y su color se va atenuando hasta tornarse rancio. Este proceso varía de acuerdo a la época, el clima y el tipo de café.

Lo cierto que el café recién molido siempre nos embriaga con su aroma. Aromatiza toda una casa con su aroma característico que lo hace irresistible en el momento de sentirlo.

Su aroma nos encanta y captura, tanto seamos muy adeptos a él o no. Es una poderosa condición que posee, que nos deja indefensos, queriendo aspirarlo continuamente y sentir su aroma en profundidad.

Clasificación: 2.7 (27 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Annita Zen - Recetas de postres en www.solopostres.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.