Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 31 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Universidad Católica del Perú

veces visto 7433 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Siempre que hago un comentario sobre la Iglesia Católica, me gusta hacer comparaciones análogas. Por ejemplo: toda institución tiene sus estatutos, normas, reglas, etc.;  que todo aquel que quiera pertenecer a dicha institución, debe respetar (corríjanme si estoy equivocado). Digamos: si quiero ser miembro de las Fuerzas Armadas, tengo que respetar sus normas; si quiero ser miembro de la Policía Nacional, tengo que respetar sus normas; etc.

La Iglesia Católica como Institución, también no escapa de esta realidad. Nadie está obligado a pertenecer a ella a la fuerza; como a la policía y las fuerzas armadas. Pero si quiero pertenecer a dichas instituciones, tengo que respetar sus normas, reglamentos, leyes, estatutos, etc.

Luego yo me pregunto: ¿Por qué se hacen tanto problema con eso de la Universidad Católica? Anoche (22-02-2012) escuché en una entrevista televisiva; como los estudiantes de dicha universidad, no están de acuerdo con el fallo del Vaticano sobre su situación. Fácil…: que la Universidad se separe de la Iglesia Católica si no quiere acatar el fallo. Nadie los obliga. Que le cambien el nombre a la Universidad, y si hay algún bien material que le pertenece a la Iglesia, que se lo compren ¿Cuál es el problema?

Con este procedimiento se desprenderían también de los “atropellos” de su Eminencia Cardenal Juan Luis Cipriani. ¿O es que les interesa ser católicos…? Despréndanse de una vez de ese yugo que los ata.

Sobre el nombre de la universidad; creo que es, como si yo – por ejemplo – tengo mucho dinero y quiero comprar una franquicia. Compro la de ‘Kentucky fray Chicken’ ¿Qué es lo que vende esta empresa?: pollo brostrer. Luego con el tiempo,  ya no quiero vender este producto, si no, ceviche, pero con el mismo nombre. La empresa de seguro que no va a atracar que haga esto. Porque de hecho, cuando yo compré la franquicia, me dijeron que solamente podía vender pollo broster.

Nadie – como repito – está obligado a pertenecer a una Institución, si antes, no respeta sus normas, reglas, estatutos, reglamentos, etc. Soy, o no soy.

Por otro lado: si en las Fuerzas Armadas, existen militares corruptos, las Fuerzas Armadas no van a desaparecer; si en la Policía Nacional, existen policías corruptos, la Policía no va a desaparecer; si en la Iglesia Católica existen sacerdotes pedófilos y corruptos, la Iglesia Católica no va a desaparecer. A sí mismo: Cuando hay procesos judiciales contra militares, entre ellos se tapan, igual con la Policía y con la Iglesia. Pero las Instituciones están por encima de estos actos erróneos. Como se dice: “los pecados de otros, no me hacen santo”.

Yo decidí ser Cristiano Católico a mi propia voluntad. Confirmé mi fe, con el sacramento de la confirmación, después de haberme casado por la Iglesia Católica, y luego profundicé más con los estudios teológicos. Nadie me obligó a aceptar todas las, normas, reglas, estatutos, reglamentos, etc., de la Iglesia Católica.

Por eso les aconsejo a los alumnos de la “Universidad Católica”: -“sepárense de una vez de la Iglesia Católica, para que puedan hacer lo que les venga en gana con la Universidad”-

Clasificación: 2.2 (26 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.