Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 21 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El reto de la quema de grasa en nuestro cuerpo

veces visto 16666 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El reto de la quema de grasa en nuestro cuerpo

Hay momentos en el que indispensablemente hay que bajar de peso, por salud, por estética, por competencia o por la razón que sea y nos encontramos en una encrucijada, acudiendo a los amigos, dietas y diferentes métodos con los que no obtenemos verdaderos resultados.

Actualmente, las enfermedades crónicas modernas, incluyen enfermedades cardiovasculares, diabetes, síndrome metabólico y cáncer. Siendo los lideres asesinos en la sociedad occidental y están incrementando en naciones desarrolladas, dejando lamentablemente secuelas; las cuales ocurren muchos años después del desarrollo de la patogénesis de la enfermedad.

Datos recientes del centro  para el control de enfermedades documentan que las enfermedades cardiovasculares, varias formas de cáncer y la diabetes, son responsables del 70% de las muertes en Estados Unidos. En Latinoamérica el exceso de peso afecta el 40% de los hombres y al 50% de las mujeres: entre los 18 y 64 años. La diabetes, la obesidad y el síndrome del metabólismo están ahora presentes en los niños. Las principales causas del exceso de peso, son los malos hábitos nutricionales y el sedentarismo.

¿Por qué es tan difícil bajar los niveles de grasa corporal? Nuestra energía es obtenida en forma de calorías por intermedio de los alimentos, representada por carbohidratos, proteínas que aportan 4 calorías por gramo de alimento consumido de estas, y grasas que aportan 9 calorías por gramo.

Los carbohidratos obtenidos de la dieta, se pueden utilizar después de desdoblarse en el aparato digestivo en glucosa o almacenar en forma de glucógeno en el musculo, el hígado y en una pequeña proporción en el riñón. Este almacén tiene un límite y cuando hay un exceso de carbohidratos: una enzima llamada -citrato liasa- es capaz de transformar estos y almacenarlos pero en forma de triglicéridos; tres ácidos grasos (AG) y un glicerol (GL) que no son más que el almacén de las grasas.

Las proteínas de la dieta se desdoblan hasta aminoácidos y posteriormente se utilizaran de acuerdo a los requerimientos del organismo en bloques de construcción para formar proteínas donde sea necesario o en una proporción muy pequeña se utilizara como energía, transformando algunos aminoácidos en glucosa; proceso llamado gluconeogénesis. Si hay un exceso de proteína en la dieta, esta puede sobrecargar el trabajo del riñón o al igual al carbohidrato transformarse en grasa.

Las grasas obtenidas de la dieta, se desdoblan hasta ácidos grasos y junto con el colesterol obtenido de las grasas animales se pueden absorber. Estas grasas son empacadas en unas fracciones proteicas llamadas (QUILOMICRONES) el cual trasportara ácidos grasos, triglicéridos, colesterol: viajando no por la sangre, sino por un trasporte especial llamado (LINFA) Algunas fracciones pequeñas de grasa como los triglicéridos de cadena media, pueden pasar directamente a la sangre. 

Los Quilomicrones por acción de la encima LPL (Lipo Proteína Liposa) Son desdoblados en ácidos grasos libres que serán aportados al tejido adiposo o al musculo esquelético de acuerdo a sus necesidades; y en remanentes de quilomicrones, los cuales llegan hasta el hígado y entregan sus diferentes componentes; el hígado de acuerdo a su información genética intrínseca empaca las grasas en proteínas antes de enviarlas a la circulación en forma de lipoproteínas. Estas proteínas de acuerdo a su densidad y contenido, son por su siglas en ingles VLDL lipoproteína de muy baja densidad, LDL de baja densidad, HDL lipoproteína de alta densidad.

Las VLDL son las primeras en salir a la circulación y están llenas de triglicéridos y en menor proporción de colesterol. Los cuáles serán aportados en parte al tejido adiposo y musculo esquelético; luego van perdiendo su tamaño y densidad y se forman IDL y LDL estas son ricas colesterol con partículas pequeñas y densas que pueden llegar a ser  aterogenicas, es decir lesionan el endotelio (paredes de los vasos sanguíneos) y causan diferentes enfermedades vasculares. Por eso el LDL es denominado colesterol malo. El HDL en cambio recoge partículas de colesterol de la circulación y las trasporta hasta el hígado, donde son desechados. El HDL es llamado colesterol bueno. Todo el aporte de ácidos grasos se almacena en el tejido adiposo y el musculo esquelético en forma de triglicéridos.

Clasificación: 2.2 (25 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.