Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 29 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Parto natural, contracciones y manejo del dolor

veces visto 10140 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Todos sabemos que el parto natural es una opción muy saludable tanto para la madre como para el bebé, pero aun así, hay muchas mujeres que no se plantean esa opción por miedo al llamado “dolor de parto”.  

Un parto natural no es lo mismo que un parto vaginal.  En un parto natural no se usa medicación (ni anestesia ni otros químicos como la oxitocina sintética).  Hay partos vaginales que son partos naturales y otros que no lo son pues aunque el bebé haya nacido por vía vaginal en el proceso se han administrado medicamentos. 

La medicación a veces es muy necesaria y muy útil, pero si no lo es, los estudios indican que es mejor evitarla pues interfiere en el proceso del parto.  Esta es una realidad, por ello la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda su uso sólo en ciertos casos.

Volviendo al principio, decíamos que el parto natural es una elección saludable, incluso aunque tengamos que lidiar con el dolor.  Pero nos conviene diferenciar entre el dolor y el sufrimiento.  Una cosa es que nos duela (poco o mucho) y otra que suframos por ello. No es lo mismo sentir dolor que sufrir porque nos duele.

Un factor que nos hace sufrir, es el miedo, incluso el propio miedo al dolor.  Por ello nos interesa no sólo prepararnos a nivel físico, sino también a nivel emocional, ya que la manera en la que afrontamos el parto determinará el tipo de experiencia que tengamos. Y se puede disfrutar mucho de un parto natural, aunque sea todo un reto.

Las contracciones de parto, cómo son.

Preguntémonos qué es lo que duele en un parto natural ¿las contracciones? ¿la dilatación de los tejidos del periné?

Cuando se habla de dolor de parto se hace referencia sobre todo a las contracciones uterinas.  Es evidente que para que el bebé vaya avanzando por el canal del parto, las contracciones tienen que ser intensas.  Ahí radica la fuerza y el poderío del parto,  y también el dolor.

Cada mujer siente las contracciones de diferente manera.  Hay quienes las encuentran fáciles de gestionar, pero para otras es un gran reto; algunas las perciben con mucho dolor y otras no tanto.  Hay mujeres que hablan de ellas como dolores menstruales fuertes, o como una gran presión interna, como un dolor intenso del vientre o de la cintura, como oleadas de fuerza que vienen y van, y finalmente otras como fuertes abrazos al bebé (tal como proponemos en nuestros cursos).

Lo importante es acordarse de que las contracciones tienen un propósito: son la forma que tiene tu cuerpo de abrazar a tu bebé y ayudarle a nacer, no son un castigo.  Y por supuesto no demos olvidar la gran aventura que es para el bebé el hecho de nacer.  Tiene que hacer un gran esfuerzo y hacer una gran adaptación al venir a este mundo.  

Por ello hago una invitación a no pensar sólo en nosotras, sino también en acompañar a nuestro bebé en su nacimiento.  Cada contracción nos aproxima más al encuentro con nuestro hij@. Si cambias tu visión de las contracciones cambiará tu experiencia de parto. 

 

Cómo percibimos el dolor de parto y qué nos ayuda a tolerarlo.

La forma en la que percibimos el dolor de parto tiene mucho que ver con las ideas que tenemos acerca de él.  Te sugiero que revises tus creencias…

Lo más común es que huyamos del dolor.  Esto es lo más natural, especialmente cuando el dolor es una señal de que algo no va bien, pero el dolor de las contracciones en un parto natural es muy diferente.  No significa que haya algún problema, sino que está ocurriendo una gran transformación. Te hace viajar hacia dentro de ti, y buscar esa fuerza interior que te impulsa y te hace salir adelante ante un reto. ¿Te has sentido alguna vez así?  Hay momentos en la vida en los que la fuerza interior surge, todos lo hemos experimentado.  

Esa fuerza está dentro de cada mujer.   ¿Por qué no dejar que surja dando a luz?  Pero es mejor no esperar a que espontáneamente surja el día del parto, sino entrenarnos y prepararnos para activar esta fuerza interna.  No se trata sólo de reconocer que podemos hacerlo, sino de ponernos “manos a la obra”.  Si la mujer llega a ese día plena y preparada, tendrá una mayor conexión con su cuerpo, más capacidad de decisión, y los obstáculos le parecerán mucho más pequeños. 

Por supuesto que hay un condicionamiento cultural.  Normalmente se pinta el dolor de parto como algo espantoso.  Pero también están nuestros propios condicionamientos.  Reconocerlos para cambiarlos es nuestro desafío y nuestro privilegio, y es el primer paso para disfrutar de un parto natural.

Clasificación: 2.0 (12 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Maite Azpiri Educadora Perinatal, Profesora de Yoga para Embarazadas http://www.preparatupartonatural.com/

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.