Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 08 de agosto del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El papel de los micronutrientes en la nutrición ortomolecular

veces visto 1370 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La conocida frase de Hipócrates (médico griego del siglo V a. de C. y padre de la medicina moderna): “Que tu alimento sea tu medicina” podría considerarse como el lema fundacional de la medicina ortomolecular. La ciencia ha avanzado mucho desde los tiempos de Hipócrates, pero su máxima sigue vigente: somos lo que comemos.

Es un hecho demostrado que las enfermedades se generan a nivel celular. Una falta de energía en las célula, entidad mínima con vida propia, altera el buen funcionamiento del organismo y está en el origen de todas las patologías. De ahí la importancia vital de que alimentemos correctamente a nuestras células.

Existen diferentes tipos de células, y todas cumplen una función especializada e insustituible. La célula, a su vez, es como una pequeña ciudad, dividida en distintas partes, cada una de las cuales con un cometido esencial:

- el núcleo ejerce el control y ordena las tareas, es el cerebro de la célula.

- la membrana recubre y protege la célula.

- la mitocondrias producen energía.

- el aparato de Gorgi es una factoría dedicada a la fabricación de enzimas, hormonas y otras sustancias primordiales para el buen funcionamiento de la célula. Las vitaminas y micronutrientes aportan la energía que necesitan las células.

¿Es suficiente mantener una alimentación sana y equilibrada para conseguir el óptimo funcionamiento de nuestras células y así evitar contraer enfermedades? Según el biólogo molecular e investigador médico Linus Pauling, doble premio nobel (química en 1954 y de la paz en 1962) y gran defensor del uso suplementario de la vitamina C, la respuesta es no.

Actualmente los alimentos que consumimos tienen un déficit de micronutrientes, esto se debe a múltiples causas:

Tierras de cultivo empobrecidas: El abandono del barbecho o el cultivo por hojas, junto a la explotación intensiva de los campos de cultivo producen un empobrecimiento gradual de los suelos. Esta insuficiencia de nutrientes se traslada a los alimentos, que carecen de los sustratos necesarios para desarrollarse de forma óptima

Formas inadecuadas de cocinarlos: La cocción excesiva, los fritos, el calor en general reduce una media del 56% los nutrientes de los alimentos.

Transporte y conservación de alimentos inadecuado: Algo parecido ocurre con el transporte de los alimentos y su maduración en cámaras frigoríficas, al congelarlos perdemos hasta un 83% de sus nutrientes, y al conservarlos embotados o enlatados haste el 94%.

A esto debemos añadir otras causas coadyuvantes de este déficit, como pueden ser el consumo de tabaco (Los benzopirenos del tabaco, que liberan numerosos radicales libres, se combaten con vitamina C, 1 cigarrillo consume 20 mg de ácido ascórbico al día), la ansiedad y el estrés, que debilitan nuestro sistema inmune y consumen grandes cantidades de vitamina C, o el alcohol y los fármacos, que tienen un efecto similar. La suma de todos estos factores aconseja, según Pauling, implementar nuestra dieta con suplementos vitamínicos para preservar la homeostasis orgánica, o lo que es lo mismo, un estado óptimo de salud.

Necesitamos alrededor de 59 micronutrientes esenciales. Además de las vitaminas nuestras células se alimentan de minerales, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos esenciales (como los omegas) y fitoelementos, sustancias todas que entran en sinergia con los macronutrientes para convertirse en lo que algunos han llamado las moléculas de la vida.

En el próximo artículo explicaremos la función que cumplen los principales micronutrientes, hasta entonces algunos datos:

Hasta un 60% de la población sufre carencias nutricionales.

Los fármacos producen todos los años, sólo por efectos secundarios, 10000 muertes.

Para poder asimilar el azúcar refinado el organismo emplea cantidades considerables sales minerales, sin obtener de este azúcar aporte alguno, esto mismo ocurre con todos los productos que usan el azúcar refinado: bollería, bebidas azucaradas, margarinas, helados, chocolate…

Es muy importante tener el intestino limpio para absorber mejor los nutrientes. Para corregir el estreñimiento y que el colon funcione de modo eficiente (la toxicidad acumulada en las pareces del intestino grueso cuando no deponemos bien puede causar la modificación del núcleo de las células de esta zona y desencadenar un cáncer de colon) es necesario consumir mucha fibra (salvado, semillas de lino, frutas y verduras crudas, etc…)

Clasificación: 1.7 (6 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Pedro Sánchez

info@aloeysalud.com

www.aloeysalud.com

 

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.