Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 22 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Cómo tener una mejor relación con la alimentación

veces visto 94 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La comida es una de las cosas que más presentes está en nuestra vida. Claro está, que si no existiera o no tuviéramos acceso a ella durante un prolongado periodo de tiempo moriríamos, y por otra parte un acceso ilimitado al sinfín de productos, llamados alimentos, que hemos inventado durante las últimas décadas, hace que aumente el número de enfermedades y enfermos.

Hoy sabemos que muere más gente por el tipo de alimentación poco saludable que por el tabaco, pero como creemos que tenemos que comer y de algo hay que morir, miramos para otro lado y seguimos zampando todo a nuestro antojo, porque "un poquito no hace daño" ¿no?

Fuera de estas excusas mentales que utilizamos para no tener que obligarnos a poner límites al hambre voraz e irreal que sufre nuestro organismo cuando vemos productos súper procesados, vamos a entender y aprender cómo tener una relación más saludable con nuestra alimentación.

Se trata de disfrutar de la comida, de disfrutar comiendo, pero haciéndolo de forma no solo saludable sino también consciente.

Olvídate de ponerle horas a tu alimentación, ningún animal de este planeta tiene cronómetro para saber cuándo es la hora de comer, lo único que hacen es seguir su instinto y escuchar su cuerpo, cosa que los seres humanos hemos perdido. La comida está muy presente en nuestras vidas: en las horas de comer, las reuniones familiares, las cenas con los amigos, los cumpleaños y celebraciones, en el avión, en el cine... estamos rodeados a pesar de que no necesitemos tanta ingesta para sobrevivir.

Por eso es importante utilizar los 5 sentidos para y con la comida, tocar la comida, prepararla, olerla, saborearla, sentirla, verla, escuchar cuando la cortamos y cocinamos, eso te permitirá estar más consciente.

En los últimos años, no solo ha cambiado el tipo de productos llamados alimentos de los que disponemos, sino también el estilo de vida que llevamos.

Somos mucho más sedentarios, queremos todo tipo de comodidades para poder mover el mínimo número de músculos de nuestro cuerpo, vivimos más estresados, nos dejamos absorber por programas estúpidos donde nos comparamos con artistas, famosos, o cualquier persona que aparezca en ellos, cada vez le damos más importancia a los estereotipos, creyendo que esas figuras que vemos, ese estilo de vida que nos venden tiene que ser el más saludable y el más real y que como el mío no se ajusta para nada a lo que veo en la tv, en las redes sociales y revistas entonces voy por mal camino y mi vida es una mierda.

Ojo al dato, tu vida no es una mierda porque tu cuerpo no se parezca al de un famoso, tu vida no es una mierda porque no tengas ese coche, esa casa o esa fortuna, la vida es muhco más que eso, pero si creo que mi vida por H o por B es una mierda y encima tengo una mala relación con la comida, el cóctel molotb está servido.

En las últimas décadas vivimos con más estrés, nos comparamos con las celebridades y famosos y sexualizamos la imagen de nuestros hijos desde la infancia dándole mucha importancia al aspecto físico más que al emocional. y nos alimentamos peor.

Nos movemos menos, vivimos más aburridos y enganchados a las nuevas tecnologías y sé que tú sabes que tienes que cambiar todo eso, pero también sé que muchas veces has pensado total el lunes empiezo y yo te pregunto ¿el lunes de qué año? Si quieres cambiar tu estilo de vida, si quieres cambiar tu forma de alimentarte y de cuidarte, no solo tienes que empezar ya, sino hacer una mirada hacia tu interior y ser consciente de qué motivos te ha llevado o te lleva a ese estilo de vida que llevas.

No existe un cuerpo perfecto, no existe una alimentación perfecta, no existe un estilo de vida perfecto, pero sí más saludable y que te aporte más beneficios que problemas. tienes que quererte como eres y por quién eres, no por lo que esperan los demás o por lo que se supone que tiene que ser perfecto.

La cuestión es que si te amas, tu autoestima lo notará y podrás ponerte en marcha para alcanzar mejor tus objetivos para mejorar tu estilo de vida.

Volviendo a la comida, es muy importante entender que el estómago y el cerebro juegan un papel importante en todo ello, sin volverte loco con el sistema de comunicación que usan lo resumiremos en que ambos se dicen cuándo tenemos hambre (sea real o no) y cuándo tenemos que parar para no estallar.

Si comes distraído, con el móvil, la tv, leyendo, etc., tu cerebro no está atento a lo que tu estómago y boca hacen y comienza el caos. A la hora de comer el cerebro es como un niño distraído, dale juego y se olvidará del mundo entero, dale concentración y disfrutarás más de tu alimentación.

La relación con la comida empieza desde pequeños, desde nuestro entorno y educación. Quién no ha escuchado alguna vez lo de "con todos los niños que están muriendo de hambre y tu dejas comida en el plato", "tienes que comerte todo, quiero el plato limpio"... La cuestión no es que dejemos o comamos todo lo que hay en el plato, la cuestión son las amenazas para ingerir comida y que te sientas culpable o recibas un castigo si no lo haces.

La cuestión es que a veces llenamos de manera exagerada esos platos de comida. No, no hay que comerse todo lo que está en el plato, no hay que insistir en que lo termines porque sino no hay postre, tienes que enseñarle a la persona a escuchar su organismo y que si ya le dice que está lleno pues paramos de comer y para la próxima servimos menos comida y así no la destrozamos.

Dejemos de castigar y reforzar con comida, si apruebas pizza, si suspendes lentejas, no queramos que establezcamos una relación emocional con la comida y que me tenga que refugiar en ella tanto si estoy contenta como si estoy triste. Las emociones hay que resolverlas y expresarlas de otra forma. Olvídate de las 5 comidas, olvídate del reloj para comer, huele el alimento, míralo desde otra perspectiva, tócalo, cocínalo, siéntelo y sobre todo empieza a escuchar a tu cuerpo.

Clasificación: 0.0 (0 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Centro de Nutrición Aquiles, serivicios de dietética y nutrición en Vecindario

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.