Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 05 de julio del 2022
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El penúltimo timo bancario: el swap o la permuta de tipo de interés

veces visto 1864 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El swap, también conocido como permuta de tipo de interes, merece a todas luces y salvo mejor criterio la calificación de “ penúltimo timo bancario “ operado en España.

No creo que sea ni será el último, ya que los bancos desaparecerán con el final de los tiempos, ya que desgraciadamente siempre habrá diferencias y por tanto quien necesite pedir prestado.  Eso sí, que Dios nos dé por lo menos larga vida a todos para verlo y rebelarnos contra sus prácticas abusivas.

Los abogados que hemos entablado procedimientos judiciales en la búsqueda de la nulidad de los swaps, debemos vanagloriarnos de haber sabido transmitir a nuestros tribunales la necesidad de reequilibrar no sólo a los particulares, sino también a la PYME.

Ni mucho menos esto estaba claro hasta no hace mucho tiempo, cuando las audiencias provinciales han comenzado a pronunciarse a favor de la nulidad del contrato cuando lo suscribe un pequeño o mediano empresario.

Parece asentarse ahora la jurisprudencia estimando que el “ empresario tipo “ español puede saber mucho de su oficio, pero por lo general carece de los conocimientos necesarios para conocer de las particularidades de este producto financiero. Vaya a continuación un fragmento a modo ejemplificador:

<<..Se atisba un escenario en el que un banco ha vendido a un cliente dedicado al sector de la calderería, montaje, reparaciones, mantenimiento preventivo y mecanizado (y desde luego, no especializado en mercados de inversión o en el ámbito económico financiero) un producto para asegurar riesgos derivados de los movimientos de mercado en relación a su margen de endeudamiento, sin advertir frente a la posibilidad de pérdidas de entidad. Así, tal producto se ha diseñado en un complejo sistema documental de difícil comprensión con multitud de cláusulas (redactadas todas ellas unilateralmente por la actora y con remisiones cruzadas), entre las que se incluyen cláusulas interpretativas, y la posibilidad unilateral de calcular el coste de la cancelación anticipada que, por supuesto, se cobra el cliente. Y que, además, han sufrido variaciones en el tiempo, cancelando y confirmando distinta permutas (sin explicación concreta de la razón de dichos cambios, limitándose a reseñar que la siguiente era más favorable al cliente que la anterior) (…)se ha argumentado que se trata de un contrato complejo y difícil de analizar, con cláusulas oscuras, que van deslizando fórmulas incompresibles para el empresario medio (que debe entenderse como aquel que no se dedica a los mercados de inversión), que generan además un desequilibrio de las prestaciones (en cuanto que el banco es quien, al final, determina la cancelación anticipada y el cálculo de la cantidad a pagar según el sistema por él ideado)>>. Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Vizcaya, Stcia. de 15 de marzo de 2010.

Clasificación: 2.4 (25 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Rafael Linares Membrilla. Abogado.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.