Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 01 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

EL SISTEMA EDUCATIVO Y LA BÚSQUEDA DEL ELEMENTO

veces visto 10837 Veces vista   comentario 0 Comentarios

EL SISTEMA EDUCATIVO Y LA BÚSQUEDA DEL ELEMENTO

Mi paso por el sistema educativo desde pequeña y hasta que llegue a segundo de Bachillerato artístico no fue por así decirlo “agradable”. Creo que parte de esas sensaciones de desagrado, miedo y angustia las tuvieron mis continuos cambios de centro escolar, motivados por el trabajo de mis padres,  que nos obligaba a cambiar constantemente de ciudad.

Mis primeros recuerdos escolares suceden en Miranda de Ebro, en preescolar, en un centro religioso del que recuerdo a las monjas y la clase en la que estaba. Me viene a la memoria un gran armario, repleto de juegos, del que recuerdo uno especialmente que consistía en pegar elementos de fieltro para hacer paisajes con animales a modo de cuento.

El hecho de ser una niña tímida, hacía que cada cambio supusiese para mí una situación enorme de estrés, volver a controlar el entorno en el que me movía, conocer gente nueva .….. , . Claro está, esto yo lo entendí varios años después.

Los siguientes recuerdos suceden en Madrid y concretamente en un centro privado donde, por suerte, sólo estuve un año. Allí comencé, por primera vez,  a tener la sensación que me  acompañó durante mucho tiempo y era la de ser “tonta”. Digo que comencé a sentirme tonta y me explico, concretamente en las clases de matemáticas, las tablas de multiplicar, las sumas, las restas eran para mí “el pánico” total. El terror a ser ajusticiada en la pizarra, a ser el centro de las burlas de mis compañeros de clase. Curiosamente y hasta donde recuerdo, no debía tener malas notas o por lo menos malos informes pues mis padres nunca me dijeron nada. 

Después de ese centro estuve en otro en Castellón donde la sensación de miedo sigue presente junto con ráfagas de juegos en el patio con mi hermano, que curiosamente era menor que yo, pero me ayudaba a pasar los malos ratos de los primeros días, pues él era más abierto que yo y enseguida conocía niños.

Más tarde volví de nuevo a Madrid y estuve en un centro público donde me ocurrió más de lo mismo, el miedo de los primeros días, a mi hermano jugando conmigo para realizar la tarea de integración con los demás y el terror de las clases cuando me preguntaban o decían quien tiene dudas………, . De este centro recuerdo gratamente a un profesor, Don José.

Yo siempre había tenido unos cuadernos muy sucios, cosa que me acomplejaba al ver los cuadernos de otros compañeros. Al arrastrar la mano sobre lo escrito, debido a que era zurda, emborronaba completamente lo escrito con anterioridad. Don José, se preocupó de enseñarme como  escribir bien con la mano izquierda. Este profesor me explicó que si quería hacerlo bien, tenía que colocar la mano de forma diferente. Con este hecho tan sencillo para mi entendí  que no era sucia en mis trabajos, sólo colocaba mal la mano al escribir y descubrí  que podía hacer las cosas obteniendo resultados parecidos a los demás. Pese a la creeencia que se ha intentado hacer calar en la gente, al respecto de la educación pública, existen grandes profesionales dentro de la misma.

 

Después nos fuimos a vivir a Almería y allí hice 7º y 8º de la antigua EGB (Educación General Básica) y BUP (Bachillerato Unificado Polivalente). En EGB entré más o menos en Semana Santa, por lo que el curso escolar estaba terminando prácticamente. De este centro, recuerdo con satisfacción las clases de dibujo, donde de verdad era yo, destacaba y los demás niños admiraban lo que sabía hacer. Llegado a este punto quiero decir que la facilidad para el dibujo me servía como herramienta de socialización cuando llegaba a un aula nueva, lo que hacía los primeros días en cuanto tenía la oportunidad, era dibujar e intentar captar la atención de algún  compañero, en cuanto lo veían me decían lo bien que dibujada y que si podía dibujarles algo. Claro está, yo accedía, con lo que estaba todo hecho, yo asumía el papel en clase de, la que dibujaba bien y así conseguía mí lugar en el entorno.

En la boca de mi madre siempre ha estado la frase:

 “tu solamente te esfuerzas por lo que te gusta, tienes que esforzarte también por las matemáticas o la lengua.”

Yo pensaba, ¿por qué me tenía que esforzar por algo que no me gustaba? . Como a casi todo el mundo le pasa, si algo no me gusta o me interesa  no concibo el esfuerzo que supone el proceso de aprendizaje.

Siempre he estado con profesores particulares de matemáticas y he llegado a una conclusión, hasta que no se necesita una cosa de verdad, o bien, algo te apasiona, no se pone verdadero interés por aprenderlo. Podríamos comparar el proceso de aprendizaje al uso de herramientas. Cuando necesitas hacer algo, acudes a la herramienta que te lo permite y por tanto para llegar al fin deseado asumes el proceso de aprendizaje que conlleva. No te importa lo penoso que sea el aprendizaje porque tienes marcado el objetivo.

Esta es la reflexión que habría que introducir en el ámbito de quienes diseñan los planes educativos. Hacer que dichos  planes proporcionen las herramientas al individuo, para poder encontrar el objetivo, la meta. De esta forma se disminuye el coste del peaje que se paga en el proceso de aprendizaje.

Antes de terminar 8º de EGB, vino un psicólogo  a decirnos por medio de unos tests, hacia donde teníamos que orientar nuestros estudios, a mi me dijo que no me dedicara ni a las matemáticas, ni a las letras…… pero que era una niña que entendía rápidamente las cosas…. Eso es lo que mi madre me dijo cuando le dieron los resultados. Estuve varios días pensando que quería decir eso….Entonces ¿soy tonta o no lo soy???, si entiendo las cosas con facilidad, ¿por qué se me dan tan mal muchas asignaturas??? , ¿le han dicho eso a mi madre para no herirme???, entonces ¿qué tengo que estudiar??? o ¿para que valgo???.

Esta práctica de las pruebas de aptitud, se sigue llevando a cabo en la educación, a mi parecer con pobres resultados, si miramos el índice de fracaso escolar. ¿Por qué no diseñar planes de estudio que integren en forma de asignaturas la propia búsqueda del yo?, ¿del elemento?. Es decir, planes que estimulen la curiosidad, la búsqueda del individuo en diferentes campos y ver en cúal de esos campos su creatividad despunta sobre el resto. 

Después  de la  EGB, pasé a BUP en un Instituto de Almería y esa fue mi peor experiencia, al comienzo de mi adolescencia, tranquila y tardía, había que unirle mi desinterés arrastrado por muchos años de fracaso educativo. Amigas y chicos un coctel muy peligroso que generó repeticiones de curso y al final venir a  Madrid para terminar 2º de BUP y culminar por fin entrando en un Bachillerato Artístico. En Almería no me enteraba de casi nada, solamente las asignaturas de Dibujo, Música y Cultura Clásica despertaban mi interés.

De esa etapa recuerdo gratamente la preocupación de un profesor de dibujo que se fijo en mí y en otro compañero, al que apodábamos “Marihuana”. Un tío muy majo y que dibujaba muy bien, a ambos nos separaban  del grupo en ocasiones y nos llevaban al despacho del profesor con unos caballetes para dibujar en carboncillo.

Esos momentos me hacían sentir diferente, especial. Podía encontrarme muy bien en un sitio que detestaba, por todo lo negativo que suponía para mí.

Después de terminar en ese Instituto y trasladarnos a Madrid terminé 2º de Bachillerato y comencé a estudiar Bachillerato Artístico, como he dicho antes. Este fue el punto de inflexión para descubrir que en el mundo del aprendizaje, es fundamental tener “pasión”  por lo que haces. Descubrí por fin, que estaba en mi entorno, en mi elemento, que las asignaturas me gustaban.

Las materias que me resultaban más duras, las troncales, se me hacían menos duras al tener otras que me hacían sentir feliz y todos los días me levantaba con inquietud por aprender. Fotografía, dibujo del natural, color, volumen, historia de España eran el motor que me hacían ver las demás materias interesantes.

El tiempo pasaba rápido y después de terminar satisfactoriamente el Bachillerato Artístico, fui a la Facultad de Bellas Artes. No tenía planeado nada, de hecho nunca pensé en la posibilidad de ser Licenciada…. Por fin me licencié en Bellas Artes, navegué por otra de mis grandes pasiones, el mundo de la moda. Ropa para niñas y moda para mujeres centraron mi atención durante largo  tiempo. Gané algún certamen autonómico de jóvenes creadores, en el mundo del textil y fui finalista en alguno que otro, para llegar a convertirme hoy en día en profesora de dibujo en educación secundaria.

Profesora interina en la comunidad de Madrid, hoy día y en horas bajas de la educación y la cultura, quizá una arriesgada elección.

Interina y en paro actualmente, no por no haber aprobado la oposición, que lo hice, aunque sin plaza. Ni tampoco por no amar las materias que imparto, o por no empatizar con mis alumnos adolescentes, sino por lo dicho anteriormente, la educación no está de moda. Recortes económicos, rivalidades políticas de uno y otro signo, están dejando a la educación pública como un servicio residual, sin dar verdadera respuesta a lo que demanda el momento actual.

Concluyendo, la tan mencionada creatividad que nos va a sacar de la crisis, hay que cultivarla e incentivarla ya desde los planes educativos.

Las matemáticas, la lengua son muy importantes, pero no son lo único. ¿De qué sirve formar gente con enorme capacidad de almacenar datos, hablar con grandilocuencia o resolver problemas matemáticos?. Hay que estimular que cada uno encuentre su elemento y esta tarea también debe contemplarse dentro del proceso formativo de la persona.

El ser humano está preparado para representar algo más, que el papel que le asigna la sociedad en este teatro de la vida, y debe estar dispuesto a salvar todos los escollos que se encuentre, pero entre “todos” tenemos que buscar las herramientas que den solución a nuestros problemas educativos.

Un país que apuesta por su educación, gana con seguridad en su futuro.

Clasificación: 3.1 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

bambolara

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.