Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 26 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

“Cómo problematizar los contenidos programáticos de las asignaturas escolares”

veces visto 2077 Veces vista   comentario 0 Comentarios

“Cómo problematizar los contenidos programáticos de las asignaturas escolares”

Uno de los desafíos más importantes de los docentes en la actualidad, es tratar de contextualizar y problematizar los contenidos curriculares prescriptos para que sean significativos a los estudiantes. Sabemos que los contenidos, son seleccionados y elaborados exclusivamente por expertos, la mayoría sin experiencia docente, que siguen los intereses del lobby de turno, y no son el resultado de una consulta popular, ni tampoco se basan siempre en las realidades de los estudiantes sino que siguen una línea hegemónica; que nada tiene que ver con las necesidades, anhelos y gustos de los educandos.

Esta cuestión propone nuevos desafíos a los docentes, por un lado lograr que los estudiantes aprendan las asignaturas dentro de sus  propios contextos, para que no sientan "extraños" esos contenidos, alejados de sus realidades, ya que esto provoca una desmotivación. Sin interés es difícil lograr un proceso de enseñanza - aprendizaje genuino. Por otro lado, las asignaturas no deben dictarse aisladas unas de otras, sino que debe haber un trabajo interdisciplinario dentro de la institución para trabajar en forma conjunta entre todos los integrantes de la comunidad educativa (padres, estudiantes, docentes y directivos) y que el estudiante logre tener una mirada crítica sobre los contenidos trabajados. Es importante desarrollar clases realmente dialógicas y participativas, estimulando en todo momento la interrogación por parte de sus estudiantes; provocando así una pedagogía de la pregunta más que de la respuesta.

Desde el nivel inicial, se trabaja con los contenidos del diseño curricular pero a la hora de proponerlos en la sala, se los contextualiza y  problematiza, dejando abierta la posibilidad de poder modificar lo propuesto ante la respuesta de los niños y el interés de ellos.

En el nivel secundario la problematización de los contenidos es de vital importancia si se quiere captar la atención de los estudiantes. Ya que se encuentran transitando una etapa vital de cambios, cuestionamientos, y redefinición de su identidad. Encontrar una motivación a aprender dentro de la escuela es muy difícil para ellos, ya que no logran encontrar sentido a los contenidos enseñados. Lo manifiestan con preguntas tales como ¿Y esto para qué me sirve? ¿Para qué lo tengo que aprender si no lo voy a usar nunca?

Y en el nivel terciario la crítica a los contenidos se observa constantemente, no solo de los estudiantes, sino también de los docentes, quienes los encuentran vacíos, descontextualizados y muchas veces ideologizados.

Por esto el rol docente en este sentido es muy importante, ya que si no tenemos una mirada crítica y autónoma de la realidad es imposible transmitirla a nuestros estudiantes. Se plantea ahora una contradicción entre seguir con visión bancaria del curriculum prescripto o asumirnos y posicionarnos en un rol docente dialéctico.

A la hora de problematizar los contenidos prescriptos, necesitamos hacernos las siguientes preguntas: ¿Qué voy a enseñar? ¿Para qué enseñamos? ¿A quién enseñamos? ¿Cómo enseñamos? ¿Cómo evaluamos lo enseñado? ¿Cuál es el producto final que se lleva el estudiante?.

Una estrategia interesante para sortear la verticalidad de los contenidos es realizar como se dijo en un comienzo: una investigación temática y la problematización de los contenidos propia para cada grupo.

La investigación temática la plantea Paulo Freire en Pedagogía del oprimido (“Capítulo III”), Si la educación es dialógica, lo que se impone en primer término naturalmente es que educadores y educandos discutan entre sí los contenidos de dicho diálogo. Para ello es necesario realizar una investigación temática, esto es, una indagación respecto de los temas que les interesan a los educandos (sujetos populares), y de esta manera, los temas y contenidos ya no les parecerán como algo extraño a los educandos, porque serán el resultado de una investigación basada en el descubrimiento de aquellas cuestiones y problemáticas que realmente les interesan.

En una pedagogía sustantivamente democrática  hay que lograr interesarlos en convertirse en sujetos críticos, mostrándoles la importancia de hacerlo, el valor personal y social de conseguirlo, y cómo se convertirán en mejores personas y ciudadanos si aspiran y luchan por lograrlo.

La tarea de motivar a los alumnos y generar en ellos deseos de aprender, es una acción pedagógica esencial que los educadores y educadoras que deben saber realizar, sin renunciar a la práctica de una educación dialógica, problematizadora y crítica se puede intentar en el marco del inédito viable. Como se planteó anteriormente, una investigación temática que nos abra el camino para comenzar a paliar la ausencia de contenidos realmente democráticos en las instituciones y en el aula.  No se puede  dejar de realizar estas investigaciones temáticas, porque dan valiosos datos para encarar la segunda de las tareas: la selección y/o elaboración de materiales textuales didácticos críticos, complementarios a los oficiales, que nos permitan promover la problematización y desarrollo del pensamiento autónomo de nuestros alumnos. Son los docentes los que deben mediar continuamente entre los contenidos y los intereses de los estudiantes.

Por suerte hoy en día contamos con herramientas que nos permite disminuir esta brecha entre contenidos y estudiantes: las TIC. En la web  se encuentran diversos materiales que se pueden utilizar para fomentar la mirada crítica y autónoma de los educandos, ya los libros de textos suelen estar sujetos a los intereses del poder hegemónico, y no siempre contienen información que ayude a la autonomía de los estudiantes. Los docentes deben dejar de temer al uso de la web, y enseñarles a sus estudiantes a recorrerla con un enfoque crítico y visión progresista, en diferentes fuentes, promoviendo su propia posición frente a la realidad.

Por eso es importante que desde el nivel inicial, se trabaje con una mirada crítica para enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje junto con las herramientas digitales, que nos permiten conocer, investigar e indagar con los niños a partir de los juegos digitales.

Y desde el nivel secundario, utilizar las herramientas digitales es una forma de acercarnos a los adolescentes, ya que estaríamos en un campo en el que ellos son nativos, hablar su mismo idioma digital. Acompañarlos a resolver situaciones problemáticas, que surgen de ellos mismos, utilizando la web, es una forma de lograr la atención y la apropiación del contenido de forma significativa.

En cuanto a los docentes del nivel terciario, se podría decir, que tratan de reformular los contenidos curriculares, proponiendo nuevos temas de debates y bibliografía más contextualizada. Para esto, utilizan herramientas tecnológicas y enseñan a los futuros docentes cómo seleccionar con una mirada crítica la bibliografía que aparece en la web; ya que estos estudiantes serán los que luego transmitan estas herramientas a los educandos de otros niveles, fomentando ciudadanos autónomos y críticos.

La lucha entre conocimientos prescriptos y la problematización de los mismos, será una lucha permanente de los educadores y educadoras progresistas.

Una herramienta para lograr con mayor rapidez este tan anhelado aprendizaje significativo, es el trabajo colaborativo en equipo entre estudiantes y docentes, de  vital importancia para la educación dialógica. El intercambio entre los alumnos y educadores es una instancia imprescindible para poder problematizar los contenidos. A modo de conclusión es importante citar al referente principal de la pedagogía dialéctica Paulo Freire:

 

“El mundo no es. El mundo está siendo. Mi papel en el mundo, como subjetividad curiosa, inteligente, interferidora en la objetividad con que dialécticamente me relaciono, no es sólo el de quien constata lo que ocurre sino también el de quien interviene como sujeto de ocurrencias.”

Paulo Freire

Autoras María Florencia Gómez - Profesora de Educación Inicial. María Alejandra Ferrero - Profesora de Biología. Carina Romero -  Profesora de Economía.

Estudiantes de Lic. en Tecnología Educativa - UTN

Clasificación: 2.0 (12 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.