Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 27 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿ES ACERTADO INTERCEDER POR LA REDUCCIÓN DE FÁRMACOS EN EL TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO?

veces visto 230 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Is wise to intercede for the reduction of Medicines in Psychiatric treatment?

Mishell Daniela López Benavides1, Daniela Alejandra Martínez García 1, Estefanía Pérez Espitia 1, María José Ruíz Gómez1

Universidad de Manizales1

dmishell339@gmail.com danalemg20@hotmail.com perezespitiaes@gmail.com ruizgomezmaria28@gmail.com

RESUMEN: El diagnóstico en la sociedad actual es una irregular, en donde la industria farmacéutica compite contra el paciente, que da lugar al tratamiento y posible recuperación dejando la prevención en segundo plano; para ello se busca inculcar importancia al diagnóstico erróneo, pues este está guiado por conductas repetitivas que no permiten centrar todo el esfuerzo en encontrar la problemática que aqueja al paciente como ser individual sino como alguien que actúa en masa. Frente esto se implementó una investigación cualitativa de la base de datos SciELO, con el título: El uso de psicofármacos en individuos con trastorno mental en seguimiento ambulatorio (The usage of psychotropic drugs in subjects with mental disorder in ambulatory attendance), mostrando los  resultados mediante dos categorías que exaltan la necesidad del paciente frente el uso de psicofármacos, estos se adaptaban al tratamiento pero con efectos adversos, persuadiendo así a la certeza de la respuesta de la pregunta inicial expuesta en el artículo: ¿Cómo es utilizar una medicación psiquiátrica (psicofármacos)?, siendo acertado reducir los fármacos en los tratamientos psiquiátricos, viendo viable el uso de terapias alternativas como lo es la psicoterapia.

Palabras clave: Diagnóstico, Fármacos, Tratamiento, Psiquiátrico, Uso de psicofármacos (DeCS).

ABSTRACT: The diagnosis in today's society is a dirty trick, where the pharmaceutical industry competes against the patient, which gives rise to the treatment and possible recovery leaving the prevention in the background; it seeks to inculcate importance to the erroneous diagnosis, because this is guided by repetitive behaviors that do not allow all focus the effort in finding the problems afflicting the patient as an individual but as someone who acts on earth. In front of this was implemented a qualitative research of the SciELO database, with the title: Use of psychotropic drugs in individuals with mental disorder in outpatient follow-up (The usage of psychotropic drugs in subjects with mental disorder in ambulatory attendance), showing the results using two categories that exalt the need of the patient in front of the use of psychotropic drugs, these were adapted to treatment but with adverse effects, by persuading as well to the certainty of the response of the initial question presented in the article: How is the use of a psychiatric medication (psychoactive drugs)?, being successful reduce the drugs in psychiatric treatments, seeing feasible the use of alternative therapies such as psychotherapy.

Keywords: Diagnosis, Drugs, Treatment, Psychiatric, Use Of Psychotropic Drugs (MeSH).

 

INTRODUCCIÒN

La prevención es un pilar fundamental para una sociedad sana en todos los aspectos (1). Esto conlleva a que el paciente tenga una postura de incredibilidad frente a la ayuda profesional brindada, por miedo a tener un diagnóstico erróneo, según Thomas Szasz a un internamiento psiquiátrico acompañado de medicación sin una justa causa (2); en consecuencia de todo esto, el “enfermo mental” prefiere ahogarse silenciosamente en sus pantanos mentales, hasta llegar a un desenlace fatal, como lo es el suicidio (3). Por lo anterior los trastornos mentales demandan una acción multiprofesional para ser abarcados y así poderle dar al paciente un adecuado tratamiento (3).

¿Paciente psiquiátrico o preso mental? El internamiento psiquiátrico no se direcciona al propósito del “tratamiento” desde el mismo (4), ya que solo pretende combatir los trastornos mentales con fármacos (5); dejando a un lado una herramienta fundamental como lo es el uso del lenguaje tomando como punto de referencia la indagación, incluyendo en la misma: antecedentes hereditarios, personales, el motivo del ingreso (ya sea voluntario o sin consentimiento), para después llevar a cabo un diagnóstico (lo más asertivo posible) permeado por el pensamiento analítico y no estructural (6).

Por ende, no se debe permitir que la base del diagnóstico psiquiátrico sea guiado por conductas repetitivas de otros individuos (7); esto es lo más denigrante que el profesional médico especializado en psiquiatría pueda hacer, ya que globaliza un comportamiento en un grupo de individuos y como ya lo mencionamos, el ser y la esencia de un individuo son casos independientes al otro. Por el contrario, en el diagnóstico (8)debe primar la intención de atacar el umbral de “la enfermedad mental” y no solo mitigar los síntomas, sí al psicoanálisis y no a la farmacodependencia (9); buscar la causa inconsciente de la conducta. El estigma del “enfermo mental” es estar loco, pero… ¿Realmente qué es estar loco? (10)La sociedad toma esto con miedo, ya que “el loco” mira hacia su interior y desea destruir con incógnitas y comportamientos “anormales” (claro está para una sociedad guiada por lo tangible, enferma.) el muro que lo separa de la verdad, y lo peor; son silenciados y sus ideales entorpecidos con encierro, con malos diagnósticos, con pésimos procedimientos, con atención de baja calidad… (11)sí retrocedemos en la historia de la humanidad, desde los inicios se ha estigmatizado a “los locos”, en la antigua Roma apuntando al derecho eran llamados “furiosos locos”,  y al ser señalados de esto les quitaban todo derecho, ya que les arrebataban toda credibilidad al hacerlos ver con insuficiencia en las facultades humanas (12). Ahora situémonos en el presente, “el loco” es todo aquel individuo que está por fuera de los parámetros normales dentro de esta sociedad, desde cómo actúa hasta cómo piensa… y es aún más “loco” si va en busca de ayuda psicológica, o ese es el patrón de pensamiento que la sociedad nos ha impuesto; debemos quitarnos esa venda pero sin dejar atrás las preguntas, ya que al acudir a un psicólogo o psiquiatra no se puede estar un ciento por ciento seguro que el diagnóstico sea válido; ya que hoy en día se guían por patrones de comportamiento(13).

 

MATERIA L Y MÉTODO

Con la disposición de la base de datos SciELO, se logró obtener información a partir de una investigación de carácter cualitativo con el título: El uso de psicofármacos en individuos con trastorno mental en seguimiento ambulatorio (The usage of psychotropic drugs in subjects with mental disorder in ambulatory attendance), que sumergía en su metodología una muestra de 15 pacientes hombres y mujeres con trastorno mental que concurrían habitualmente al servicio psiquiátrico del Estado de Río Grande del Sur y tenían una enfermedad estable, en la que se es necesaria la ingesta de psicofármacos (14); según lo mencionado, cada uno fue entrevistado de manera personal en un consultorio con un horario respectivo y haciendo uso de una entrevista semiestructurada que enmarcaba como pregunta ¿cómo es utilizar una medicación psiquiátrica (psicofármacos)?. Tomándose en cuenta el filtro que se utilizó para esta, se organizaron los resultados obtenidos en un Software, Atlas Ti 6.2 (Qualitative Research and Solutions), con una previa visualización integral que permitiese identificar puntos clave de cada contestación

RESULTADOS

En correspondencia a lo obtenido, se sitúa en dos categorías en la que resalta su carácter socio-político, como lo son: Usando Psicofármacos: posibilidades de (re)inserción familiar/social; y Reacciones adversas: del extrañamiento a la adaptación. Citando como ejemplos tomados de la entrevista

Usando Psicofármacos: Posibilidad de (re) inserción familiar/social (15)

Al comienzo yo perdí muchos amigos, pierden la confianza en nosotros, creen que vamos a agredirlos, pero con el tiempo eso fue cambiando y ahora ya estoy casi 100% volviendo con las amistades, eso se debe al tratamiento (medicamentos).

En la que se ve sujeta la necesidad de la persona en ingerirlos a raíz de la estabilidad que le brinda y a su vez le permite integrarse de nuevo a la sociedad, en relevancia a su ámbito familiar que supone que el tratamiento podrá llevarles a una restauración de este.

Ahora, eso ahí (trastorno mental) desestructuró toda mi familia, ¡fue horrible! Ellos sufren y yo sufro también. Ellos sufren conmigo, yo sé.

Están quienes poseen la necesidad de inclusión a la sociedad, pero al reconocer sus trastornos mentales se sienten desprotegidos y con una mirada natural de la exclusión.

Las personas van a juzgarte, van mirarte con una mirada distinta, tú vas a perder tus amistades, porque yo perdí mis amistades, ¡Perdí todo!

Individuos quienes se cierran a la única posibilidad de lograr cambio es por medio de la medicación

¡No basta la fe! La obra sería el tipo tomar la medicina, comprar la medicación, tomar la medicina en el horario exacto de la receta. Esa es la obra en nuestra vida y lo que va a cambiar.

Reacciones adversas: Extrañamiento a la adaptación (16)

Pacientes que encuentran como punto a favor su implementación, aunque estos desencadenen molestias momentáneas o inclusive durante un largo lapso de tiempo (17).

Ese (nombre de una medicina antipsicótica) me dejó todo retorcido y mi padre aplicó una inyección de (nombre de una medicina anticolinérgica) y yo volví a la normalidad.

Encontré dificultad, ¡me quedaba dura! No podía hacer nada, quedaba toda dura.

Al juntar ambas categorías se posibilita la captación de dos concepciones íntimamente ligadas al uso de psicofármacos como es la limitación de acciones que permitan tanto la reintegración a la sociedad como el control psicológico (18)y la dependencia que ciega a la persona a nuevos tratamientos ya que no es una tarea sencilla identificar los beneficios terapéuticos de un fármaco sobre un síntoma diana especifico, además de la eficacia establecida para un síndrome psiquiátrico (12).

La actividad terapéutica de un medicamento está determinada por una serie de fenómenos dependientes del sujeto que recibe la medicación y del fármaco administrado (19), es aquí como se explica que en algunos pacientes con afecciones psiquiátricas, como epilepsia (17) con consecuencia de depresión  se encontró  que  al recibir el tratamiento farmacológico tuvieron un mal apego al mismo y más efectos adversos y en otros no (20),  por esta razón entendemos que la misma dosis de un fármaco no alcanza las mimas concentraciones y, por lo tanto, no producen efectos iguales en todos los individuos esto es lo que se conoce como la variabilidad individual (14), además tenemos que tener presente que para generar una consolidación de una asistencia cualificada en salud mental se necesita la ampliación de la relación interpersonal en el mantenimiento del tratamiento psiquiátrico (12).

Por último, se evidencia que hay una escasez en cuanto a la producción de conocimiento acerca de la temática utilización de psicofármacos (3), por lo cual invitamos a todos aquellos lectores que se interesan por este tema, para que se llenen de curiosidad y así poder generar más conocimiento sobre temas como este como por ejemplo que existe un 40% de pacientes adultos consumen medicamentos psicofarmacológicos sin una debida prescripción médica (21).

DISCUSIÓN

Las informaciones resultantes de este estudio reafirman que ser un individuo con trastorno mental en una sociedad que camina lentamente para la inclusión de los "diferentes" consiste en una experiencia permanentemente desafiadora (3).

Para un paciente que presente trastornos mentales es indispensable el adecuado control del tratamiento psicofarmacológico; puesto que esto es lo que le permite que el proceso de reintegrarse a la sociedad sea fácil y adecuado (11,12).

También es muy importarte el apoyo que las personas en especial la familia los cuales forman el contexto social del paciente (3), puesto que se puede decir que este (el paciente) se encuentra en un momento vulnerable, también es recomendable prestarle atención a algún tipo de efectos secundarios que pueda presentar puesto que el uso de  psicofármacos (22)puede ocasionar repercusiones negativas a la salud individual y colectiva debido a que existe un riesgo elevado de la ocurrencia de interacciones medicamentosas  que puede generar casos en los que alguno de los medicamentos que tienen esta interacción no presente un debido resultado o respuesta a la patología que se quiere tratar (23),  además la comunidad que rodea al paciente de igual manera debe adoptar una postura madura con respecto al proceso que el paciente lleva a cabo puesto que una persona con trastornos mentales no es “loco” (7) a no ser que su diagnóstico sea lo contario (24); esta es otra de las causas por la cuales los pacientes no encajan de manera adecuado en la sociedad, ya que hay veces en las que el diagnóstico es errado o sus costos son muy elevados y de igual manera se nota que después de la mejora de los síntomas que presenta el paciente, estos suelen hacer uso irregular de sus medicamentos, llegando incluso a interrumpir su tratamiento (25,26).

De igual forma se debe saber que no todos los individuos que consumen psicofármacos presentan las mismas reacciones adversas puesto que todos tiene una forma de diferente de actuar ante estos medicamentos (27,28).

CONCLUSIÓN

Como futuros profesionales en el ámbito de la salud, debemos tener la plena disposición de brindar las herramientas propicias para así tener un camino hacia la solución despejado de cualquier duda (tanto del paciente hacia el profesional y viceversa) para así poder reflejar esa confianza y generar un vínculo, cimientos de la construcción de una mejora de vida hacia el paciente. Demostrando interés hacia el paciente y buscando en si una solución que mejor se adapte a sus necesidades. Como se dice alrededor del artículo los fármacos que se utilicen depende tanto como actúan y el individuo cómo reacciona este.

 

 

 

 

 

REFERENCIAS

1.         Jané-Llopis E. La eficacia de la promoción de la salud mental y la prevención de los trastornos mentales. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. marzo de 2004;(89):67-77.

2.         Szasz T. El Mito de la Enfermedad Mental. Buenos Aires: S.A. Amorrortu; 1976.

3.         Barrero P, Andrés S. El suicidio, comportamiento y prevención. Rev Cuba Med Gen Integral. abril de 1999;15(2):196-217.

4.         Calvo Estopiñán P, Soler González C, Día Sahún JC, Ventura Faci T. Prevalencia de trastornos psiquiátricos en pacientes ingresados por el Servicio de Psiquiatría en el Módulo Penitenciario del H.U.M.S. Rev Esp Sanid Penit. 2008;10(3):69-72.

5.         García Moratalla B. ¿Dónde se encuentra la prevención y promoción de la salud mental en el momento actual? Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. 2007;27(2):83-93.

6.         Rocca AV. Antipsiquiatría. Deconstrucción Del Concepto De Enfermedad Mental Y Crítica De La «Razón Psiquiátrica». Nómadas Crit J Soc Juridical Sci. 2011;31(3):5.

7.         Molina Martín JD, Vega González LS, Sanz Correcher P. Diagnóstico psiquiátrico. Med - Programa Form Médica Contin Acreditado. 1 de septiembre de 2019;12(85):4967-74.

8.         Lolas Stepke F. Diagnóstico psiquiátrico: rótulo, trastorno, comorbilidad. Rev Médica Chile. julio de 2000;128(7):705-7.

9.         Berruecos Villalobos L. Drogadicción, farmacodependencia y drogodependencia: definiciones, confusiones y aclaraciones. Cuicuilco. diciembre de 2010;17(49):61-81.

10.       Cagigas Á. Una visión de la locura: el caso Breton. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. marzo de 2007;27(1):93-7.

11.       Szasz T. La fabricación de la locura. tercera. Kairós; 1974.

12.       Ayala JM. La locura en la Edad Media - Los antecedentes de la eximente de anomalía o alteración psíquica - Libros y Revistas - VLEX 294710 [Internet]. [citado 12 de octubre de 2019]. Disponible en: https://libros-revistas-derecho.vlex.es/vid/locura-edad-media-294710

13.       Soto Álvarez C. El estigma de la enfermedad mental – Departamento de Psiquiatría y Salud Mental [Internet]. [citado 12 de octubre de 2019]. Disponible en: http://www.psiquiatriaysaludmental.udec.cl/el-estigma-de-la-enfermedad-mental/

14.       Markez I, Póo M, Romo N, Meneses C, Gil E, Vega A. Mujeres y psicofármacos: La investigación en atención primaria. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. septiembre de 2004;(91):37-61.

15.       Hurtado NC, Bravo O. INCIDENCIA DE LOS PSICOFARMACOS EN EL TRATAMIENTO QUE SE LE DA A LAS PERSONAS INTERNADAS EN EL HOSPITAL PSIQUIATRICO UNIVERSITARIO DEL VALLE, Y SU RELACION CON LOS PROCESOS DE CURA Y REINSERCION SOCIAL DE LOS MISMOS. :32.

16.       Fierro A. Bienestar personal, adaptación social y factores de personalidad: Estudios con las Escalas Eudemon. Clínica Salud. diciembre de 2006;17(3):297-318.

17.       Quintana Rodriguez I, Velazco Fajardo Y. Reacciones adversas de los antidepresivos: consideraciones actuales. Rev Médica Electrónica. abril de 2018;40(2):420-32.

18.       León Sanz P. Identidad e integración social: análisis de la sociabilidad en una sociedad de socorros mutuos (1902-1933). Dynamis. 2015;35(2):409-31.

19.       Moncrieff J, Moncrieff J. Un enfoque alternativo del tratamiento farmacológico en psiquiatría. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. junio de 2018;38(133):181-93.

20.       Montaño D, Román J. Trastornos Psiquiátricos Inducidos por Medicamentos. Rev Científica Cienc Médica. 2011;14(1):21-4.

21.       Shirama FH, Miasso AI. Consumo de psicofármacos por pacientes de clínica médica y quirúrgica de un hospital general. :8.

22.       Sanz de Miguel MP, Sancho Gracia E, Chapi Peña B, Campos Bernal A, Romero Gil R, García Vera C. Reacciones adversas psiquiátricas asociadas a nuevos macrólidos: A propósito de tres casos. Pediatría Aten Primaria. junio de 2010;12(46):249-53.

23.       Sanz-Fuentenebro FJ, Vidal Navarro I, Ballesteros Sanz D, Verdura Vizcaíno E. Eficacia y riesgos de la combinación de psicofármacos con el tratamiento electroconvulsivo. Rev Psiquiatr Salud Ment. 1 de enero de 2011;4(1):42-52.

24.       Buitrón R, Miguel J. La trastienda de la psicofarmacología: el influjo biopsicosocial sobre la psicofarmacología en los procesos diagnósticos y terapéuticos de los trastornos depresivos. Rev Asoc Esp Neuropsiquiatría. septiembre de 2010;30(3):447-64.

25.       Silva H. PSICOFARMACOLOGÍA Y PATOLOGÍA MÉDICA. Rev Médica Clínica Las Condes. 1 de noviembre de 2017;28(6):830-4.

26.       Xavier M da S, Terra MG, da Silva CT, Souto VT, Mostradeiro SCT de S, Vasconcelos RO. El uso de psicofármacos en individuos con trastorno mental en seguimiento ambulatorio. Enferm Glob. octubre de 2014;13(36):114-25.

27.       Lares Asseff I, Sosa Macías M, Alanis Bañuelos RE, Sánchez P, Guillé Pérez G, Loera Castañeda V, et al. Farmacoepidemiología de psicofármacos empleados en la práctica pediátrica en el Servicio de Psiquiatría Infantil del Hospital General de Durango, México. Bol Méd Hosp Infant México. febrero de 2010;67(1):27-36.

28.       Juan Pablo Acuña B. Intoxicación grave por psicofármacos. Rev Médica Clínica Las Condes. 1 de mayo de 2011;22(3):332-9.

 

 

n

 

NOTA: Esta obra está bajo la licencia CC reconocimiento 4.0 internacional

 

Clasificación: 1.0 (2 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.