Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 25 de julio del 2024
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Panorama de la educación en la crisis de la iglesia católica

veces visto 3638 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre la evidente y para muchos, muy preocupante crisis por la que atraviesa la iglesia católica. Crisis que muy lejos de obedecer a una “ausencia de fe” (frasecilla con la que se ha pretendido disfrazar la realidad, de la misma forma que se hace siempre) se debe entre muchos otros factores a la persistencia en doctrinas retrogradas y alejadas de la realidad individual, desligadas del contexto local, nacional y mundial que nos rodea, y a los evidentes, repetitivos y descarados escándalos sexuales y económicos que llenan diariamente las paginas de los medios de información.

Sin embargo, aunque la crisis históricamente siempre ha existido, es ahora cuando se manifiesta con mas fuerza, debido seguramente a nuestra afortunada evolución hacia un pensamiento mas critico y reflexivo (no precisamente promovido por la iglesia). Y este debacle del catolicismo no le debe preocupar únicamente a los altos jerarcas quienes han presenciado la ausencia de millones de feligreses y la consecuente disminución en los millones que ingresan a sus arcas. La crisis va mucho mas allá, teniendo en cuenta que la iglesia católica ha logrado pernear aspectos vitales en la sociedad, uno de ellos la Educación.

Introducción

Con este escrito no es mi intención atacar a ninguna institución en particular, ni tampoco liderar una “campaña de destrucción del catolicismo” (otra manera de disfrazar la verdad evidente). Simplemente quiero poner sobre la mesa dos cuestiones que nos deben llamar a la reflexión a todos quienes estamos convencidos que la educación es la responsabilidad social mas importante para mejorar las condiciones individuales y colectivas de nuestras naciones:

En un mundo cambiante, con tantas necesidades concretas, con una ausencia de valores que posibiliten la solución a nuestros problemas, ¿será la religión católica actual la institución adecuada para la formación personal y profesional de nuestros niños, niñas y jóvenes?La religión católica tan cuestionada antes y ahora, ¿responde a las tendencias constructivistas, progresistas, emancipadoras, afectivas y críticas de la educación, que nuestros pueblos requieren para mejorar nuestras condiciones de vida?

La vieja disputa ciencia-religión

Las diferencias entre las concepciones religiosas y los avances científicos y tecnológicos han trascendido gracias al catolicismo a un alejamiento cada vez más marcado entre la iglesia y la sociedad. La comunidad científica a diferencia del catolicismo no se ha limitado únicamente a discursos y sermones morales, sino que ha contribuido en forma concreta y eficaz a solucionar muchos de los problemas que han aquejado a la humanidad en los últimos siglos.

El preservativo, por ejemplo, se ha planteado como una solución veraz y accesible ante esa pandemia del siglo 21 llamada SIDA. Para el año 2004, existían alrededor de 39,4 millones de seres humanos infectados con el virus VIH, sin embargo la iglesia católica mantiene la prohibición de su uso, bajo supuestos erróneos. Estas concepciones anticuadas e irracionales ante cuestiones tan importantes para la preservación de la vida digna y la salud pública, no convencen ni siquiera a la comunidad católica. Según estadísticas, solo el 4% de lo católicos admite seguir las doctrinas al pie de la letra. Afortunadamente las doctrinas con poco fundamento no pueden pasar por encima de nuestro racional deseo de supervivencia. Es importante cuestionarse sobre que tipo de educación reciben los jóvenes en instituciones católicas en las que no se hace un llamado a los jóvenes para utilizar los avances tecnológicos para la protección de la salud.

El papel de la mujer en la iglesia católica

Hoy, al igual que hace mucho tiempo cuando la iglesia permanecía inmutable ante los vejámenes a los que eran sometidas las mujeres, la religión católica mantiene una doctrina oficial ridícula en la que la mujer se considera inferior al hombre. No hace falta ir muy lejos en el tiempo para demostrar que la iglesia sigue considerando a la mujer como algo sin valor, sin voz y sin importancia. El caso tan sonado del aborto de la niña de 11 años que fue horrorosamente violada, es el ejemplo vivo de esta postura de la iglesia tan cuestionable. Mientras los jerarcas se limitaban a castigar tan “salvajemente” con la excomunión a los médicos que siguiendo la ley realizaron a la niña este procedimiento, ningún católico con poder cuestionó sobre el sufrimiento de la niña. Ni siquiera se excomulgo al violador. Yo me pregunto cuantos de estos jerarcas que tan vehementemente cuestionaron a los médicos e incluso a la propia victima, ofrecieron su ayuda para que esta inocente pudiera superar su trauma o pudiera sacar adelante a la inocente criatura que llevaba en su vientre.

Lamentablemente la educación propuesta por la religión católica promueve la formación de mujeres calladas, sumisas, obedientes y permisivas ante el abuso del hombre, bajo el objetivo de formar “buenas ciudadanas, honestas cristianas” y otras patrañas. Nuestro mundo requiere mujeres líderes, independientes, críticas, defensoras de sus derechos. Sin embargo estamos muy lejos de encontrar en los colegios católicos femeninos niñas con estas características mientras se siga desconociendo por parte de la iglesia que el papel de la mujer es el de transformadora de nuestra sociedad. Esa desvalorización de la mujer se evidencia en la negación de la aceptación del sacerdocio femenino. La imagen de monjitas sumisas, encerradas en sus conventos, obedientes y sacrificadas, no es de ninguna manera la imagen de la mujer del siglo XXI, que se requiere para el cambio en la estructura social en el que la mujer es cabeza de familia, líder en la industria, la política, la cultura y la economía.

Los escándalos sexuales

Son innumerables los escándalos sexuales de miembros activos de la iglesia católica, ante los que nunca hay respuestas firmes. La iglesia ha desviado la atención de estos escándalos bajo el sofisma de supuestos “ataques de los medios de comunicación”, como si quienes informaran un delito fueran los culpables y no quienes lo cometen. Será que una iglesia blanda y cómplice ante estos delitos, dócil y callada ante violaciones de niños y niñas, ¿es la institución mas adecuada par educar a las nuevas generaciones en la moral, los valores y la sexualidad? Más preocupante aun: Si públicamente se tratan de callar y esconder todos los horrores cometidos por miembros de la iglesia, ¿que ocurrirá con esos casos en los que las inocentes victimas no pueden denunciar los delitos?

¿Es confiable padre y madre de familia tener a tu hijo o hija en manos de personas que actúan de forma tan permisiva ante sus colegas violadores? ¿Cuántos criminales más habrá en los colegios católicos, pederastas escondidos bajo hábitos o sotanas?

¿Qué tipo de educación sexual se promueve en los colegios católicos, cuando hay una escasa intervención y seguimiento del estado? Recuerdo un caso muy particular en un reconocido colegio femenino del norte de bogota en el que una Monja Coordinadora académica, pidió a sus estudiantes como tarea investigaran cual era el tamaño del pene erecto del hombre, eso sin mencionar otros casos mas conocidos. Debemos cuestionarnos si personas sin estabilidad sentimental, sin la concepción de familia que Jesús nos enseño (recordemos que los apóstoles eran todos casados, con hijos, incluso Simón sobre quien se sentó el papado) son personas adecuadas para orientar la sexualidad de niños, niñas y adolescentes.

Ausencia de fe o intereses económicos

En estos momentos de crisis del catolicismo, deberíamos preguntarnos si lo que realmente le duele a la iglesia es la disminución en la fe o la consecuente disminución económica. Lo que planteo no es tan descabellado teniendo en cuenta que es evidente la posición de la iglesia frente a cuestiones económicas. Según Peggy Noonan (The Wall Street Journal) la jerarquía de la iglesia en Estados Unidos ha usado su poder y su dinero para encubrir casos de abuso sexual. Han crecido también las opiniones prácticas y dudas de los creyentes sobre las riquezas acumuladas por la iglesia, y el estilo de vida de los obispos, arzobispos, por no mencionar al Papa. Preguntémonos por que mientras cientos de personas mueren en el mundo (incluso en Colombia) por física hambre, el papa come en vajillas de oro.

Si los intereses de la iglesia no fueran económicos, ¿Por qué las instituciones de educación básica y universitaria que administra el catolicismo son incluso más costosas que la mayoría de las instituciones privadas? Sin mencionar los altísimos costos académicos de los colegios, los costosos uniformes (casi siempre elaborados y comercializados por los mismos curas y monjas) o las innumerables actividades (bazares, fondos, colectas, etc.) a las que son incitados los estudiantes a desarrollar con el único animo de enriquecer las arcas de los obispos de turno, mientras tristemente muchas de las familias escasamente tienen para comer. Si los intereses de la iglesia católica no fueran económicos como es posible que se le niegue el derecho a ingresar a un aula de clase a una niña que por cualquier razón que no viene al caso no cancelo oportunamente su pensión (la circular en la que se informa a los padres que mientras no cancele la pensión la niña no podrá ingresar al salón de clases esta disponible para quien tenga dudas).

Estos son ejemplos de posturas económicas totalmente en desacuerdo con la idea de una escuela abierta a todas las clases sociales, de preferencia a los más necesitados, no elitista y garantizadora de una educación gratuita. Ideas que tan vehementemente ha promulgado la iglesia como por ejemplo la Propuesta Educativa de Don Bosco.

Una institución educativa que defiende intereses económicos por encima de la formación de los estudiantes, solo puede considerar a las familias como clientes. Concepción conductista de mitad del siglo pasado que además de fracasar, mucho daño ha hecho a la educación y no tiene ninguna presentación en el actual paradigma educativo en el que por encima de los intereses particulares, prima la formación cognitiva, afectiva, y sociocultural de los jóvenes.

La posición de la iglesia frente a los actos violentos

Las actuaciones de la iglesia a lo largo de la historia, desde la inquisición, las cruzadas, los apoyos a las dictaduras en Hispanoamérica, etc., así como las sorprendentes y comunes declaraciones militaristas por parte de sus jerarcas, no tienen ninguna semejanza con los principios revolucionarios promulgadores de amor, respeto, tolerancia y ética que Jesús de Nazareth nos dejo como enseñanza.

Cuando el mundo necesita mas que nunca una dirección ética que encamine a las sociedad por el sendero del bien, la iglesia católica parece establecerse como símbolo de todo lo malo de la creación: abuso, homicidio y un preocupante apoyo a la violencia como elemento evangelizador.

La iglesia no puede desarrollar por medio de este pensamiento, ambientes educativos con espíritu de familia, racionalidad, fiesta, alegría, amor y otras tantas características de la “familia educadora” que se describe en las propuestas educativas como la de Don Bosco. Por el contrario, el militarismo que la iglesia ha patrocinado desde la inquisición y actualmente sigue promoviendo (basta ver la manera como Monseñor Pedro Pubiano comulga con paramilitares descuartizadores de cristianos y la vehemente forma como sus colaboradores piden al gobierno que los secuestrados sean rescatados a “sangre y fuego”) se ve reflejado en el diario vivir de muchos colegios en los que los estudiantes ni siquiera pueden hablar o pensar libremente. Colegios que desarrollan supuestamente ambientes de alegría y libertad en los que si un estudiante habla durante una misa, es calificada como Insuficiente en Disciplina y Conducta., ejemplo de una verdadera formación militar que solo se puede vivenciar en centros de represión totalmente descontextualizadas del paradigma critico de la educación cuyo objetivo es la construcción y transformación social mediante la participación activa, tolerante y respetuosa.

El pensamiento represivo y militarista que se pretende mantener en las escuelas católicas, auspiciado y alimentado desde las acciones de la jerarquía eclesiástica, no contribuye a la formación social y afectiva que exigen las nuevas tendencias educativas y modelos humanísticos de la educación.

La iglesia católica ha evadido por muchos años la responsabilidad por los crímenes de la inquisición. Una institución sin ninguna intención de aceptar su responsabilidad social y moral, no reivindica la idea sobre la existencia de valores mas importantes que el dinero y el poder.

¿Será adecuado que se sigan cometiendo crímenes, actos de aberración y depravación, violaciones y más vejámenes con el argumento de que la iglesia no es responsable por los actos de sus representantes, y lo mas preocupante: que sigan en contacto directo con nuestros hijos? Ya hemos sido permisivos frente a los crímenes de la iglesia, pero no podemos permitir que administren colegios y escuelas para que sigan patrocinado a sus miembros quienes solo buscan satisfacer sus ansias de violencia y aberraciones sexuales a costas de la sugeridas e integridad de cientos de miles de niños, niñas y jóvenes quienes como siempre son los únicos inocentes.

Reflexión final

Muchas cosas pasan en las instituciones educativas católicas, muchas mas de las que llegan a salir a la luz pública, desde violaciones a derechos fundamentales como el libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la libre expresión, hasta agresiones físicas y sexuales.

Una institución como la iglesia católica, cuyas acciones evidencian una ausencia de moral, con tantos cuestionamientos y tan desligada de la realidad, no puede de ninguna manera favorecer el desarrollo de una educación crítica, dinámica, emancipadora, afectiva, práctica, compartida, garantizadora de los derechos, igualitaria y humana. Una iglesia católica con el presente tan lamentable que vive no favorece la construcción de una escuela en las que las relaciones profesor-estudiante sean constructivas y no autoritarias, una escuela donde los derechos se vivencien en la realidad y donde la alegría, la felicidad y la personalización de las relaciones educativas vallan mas allá de las palabras de un libro viejo. Una Iglesia tan hipócrita, no contribuye a la creación de escuelas donde no se disfrace la verdad, donde se acepte el desarrollo científico y tecnológico o donde por lo menos se garanticen espacios para su debate. Una iglesia con tantos intereses económicos no contribuye al funcionamiento de escuelas donde no se considere a la familia como un cliente, sino como un constructor activo del currículo y el proyecto educativo. Una iglesia tan represiva con quien no debe serlo, no favorece la construcción de escuelas donde las metodologías, didácticas y procesos sean abiertos, flexibles y constructivistas. Una Iglesia con una posición tan absurda sobre el papel real de la mujer no contribuye a una escuela donde la mujer sea respetada y formada para asumir su rol merecido y necesario de líder en esta sociedad que lo demanda.

Así como la iglesia católica ha fracasado en sus doctrinas anticuadas, sus acciones cuestionadas, sus constantes agresiones y violaciones, sus ideas económicas y su escaso poder de convicción, la educación católica necesita de un replanteamiento, una reestructuración, un nuevo pensamiento.

Una educación de calidad, afectividad, humanidad y verdadera moral reflejada en hechos, de la mano con el necesario desarrollo social, tecnológico, científico, cultural y afectivo, garantizara el bienestar de nuestros hijos, nietos y la paz en nuestra nación.

Alex Adrián Moreno Fonseca alexadrianmoreno@yahoo.es

Clasificación: 1.8 (16 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Buscar un traductor de polaco
Escrito por Juan Camilo Cano, Añadido: 04 de Ago, 2010
El Internet es un gran lugar para buscar a los traductores profesionales Polacos puedan ayudar al Inglés en la traducción polaca. Hay muchos casos cuando el Inglés a la traducción polaca es esencial y es posible que encuentre que necesita un servicio de traducción polaco en algunos de los momentos más...
veces visto 2534 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
La Experiencia de Estudiar Español
Escrito por Mark_Kol, Añadido: 19 de Abr, 2011
Estudiar Español es una significativa experiencia de aprendizaje global en la inmersión social y cultural del tercer milenio, porque, junto a optimizar el nivel curricular, académico y profesional de quien la estudia, se proyecta como una de las lenguas del futuro –denominación que responde a la...
veces visto 1895 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
¿En qué Consiste la Traducción Simultanea?
Escrito por Miguelx2, Añadido: 10 de Sep, 2010
La Interpretacion Simultanea (también conocida como traducción simultánea) es una tarea compleja y difícil que requiere de gran habilidad para lograr comunicar de un idioma a otro el mensaje expresado. Con la asistencia de el equipo especializado (trabajos en servicios lingüísticos) el intérprete escucha...
veces visto 2816 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Preguntas para los que eseñan
Escrito por Alejandro Rutto Martínez, Añadido: 27 de Sep, 2007
¿Conoces a tus estudiantes? ¿Has caminado de su mano por las sendas de sus ilusiones? ¿Te encontró cuando tocó a tu puerta urgido por la desesperación o impulsado por el deseo vehemente de compartir con alguien sus dificultades? ¿Le Dijiste que sí cuando te pidió un poco de su tiempo para que derramaras...
veces visto 6324 Veces vista:   comentarios 1 Comentarios
Coneau y el Colegio Médico
Escrito por Miguel Palacios, Añadido: 14 de Nov, 2011
En la Alemania Nazi, todo giraba en torno a la figura del Dictador Hitler, obligaba a sus cómplices, a difundir  su figura, sus fotos, su currículo, su “pasado glorioso” le informaban lo que él quería escuchar para engordar su ego. Joseph Goebbels , ministro de propaganda del Gobierno Nazi, fue más...
veces visto 1365 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios