Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Jairo Romero, un habitante del país de la inmortalidad

veces visto 2169 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Jairo Romero, un habitante del país de la inmortalidad

Un escenario es éste, conocido por todos, en el que habitamos los mortales comunes y corrientes y en donde estaremos hasta el día en que la misericordia y generosidad del Creador así lo determine. Otro contexto es el de la leyenda, en donde solo se admiten seres privilegiados, protagonistas de gestos de grandezas, de hazañas inigualables, de actuaciones fuera de lo común.

Jairo Romero era una leyenda desde el día luminoso en que tomó la decisión audaz de romper con el periodismo común y se dedicó a explorar con denuedo en la entraña misma de los sucesos, a auscultar en profundidad el alma y el sentimiento de los protagonistas, a hacer el necesario viaje hacia los detalles que para todos los demás pasaban desapercibidos. Desde el pasado domingo abandonó prematuramente esta comarca de luces y sombras en donde la vida es temporal y finita, para quedarse de manera definitiva en el país de la inmortalidad a donde llegó precedido de sus sueños elevados, de sus realizaciones maravillosas, de sus preceptos inquebrantables.

 La vida me permitió conocer a Jairo Romero a través de su voz. Yo era un asiduo oyente de sus transmisiones deportivas a través de radio Almirante. En las tardes calurosas de mis domingos monótonos mi programa preferido era escucharlo a él y a Eladio Narváez cuando narraban desde el estadio Calancala (o desde cualquier otro escenario) las hazañas del Deportivo Riohacha en su extraordinaria temporada de 1983 en el torneo de la Segunda División -hoy primera C-.

El cuadro guajiro vencía a uno de sus rivales y con esa misma facilidad la dupla narrador-comentarista nos relataban los goles de Teddy Orozco y Víctor «Sapuca» Hernández; las proyecciones letales de Jairo Pinto; la marcación impecable de Edgar Almazo y Osmani Gómez; las atajadas impresionantes de Nilson Martínez. Nuestro viejo estadio San José de Maicao, sede en otros tiempos de las proezas del fútbol de la frontera se encontraba desolado: sin alma, sin acción y, sobre todo, sin fútbol.

Poco a poco los muchachos de la cuadra se hicieron fanáticos del equipo de Riohacha pero Luís Octavio Cruz (uno de mis hermanos de sueños) y yo, teníamos otros héroes: «yo quiero narrar como Eladio» me dijo un día mi amigo, y entonces yo me sentí en total libertad para decir: «y yo quiero comentar como Jairo». La vida da muchas vueltas y si uno se descuida, los sueños se hacen realidad.

Eso me ocurrió a mí el 7 de julio de 1985 cuando el profesor Orlando Cuello, Coordinador de Radio Península me dio la oportunidad de participar en mi primera transmisión deportiva. Jugaba el Deportivo Maicao frente a Junior (el poderoso Junior de Otón Alberto Dacunha) y el profe Cuello nos pidió que narráramos el partido. «Eso sí, como ustedes son nuevos, van a alternar con dos compañeros que ya tienen recorrido» Y, para sorpresa nuestra esos compañeros, resultaron ser, precisamente, Eladio Narváez y Jairo Romero. Las cosas salieron a la perfección y en adelante pudimos caminar solos, aunque nuestros amigos siempre estuvieron dispuestos a aconsejarnos y a hacernos compañía cuantas veces los necesitáramos. Yo los miraba a mi lado, en la polvorienta pista atlética de nuestro vetusto estadio y no me lo creía. Pero allí estaba Eladio, y allí estaba Jairo, con su palabra fácil, su verbo exacto, su comentario preciso, su alegría innata, su léxico extenso.

Y a su lado estaba yo, con la boca abierta y el pecho lleno de orgullo por la oportunidad de compartir aquel momento con mi héroe, con mi maestro. Mi memoria me dice que el Deportivo Maicao, con un gol en el último suspiro empató uno a uno y ese día la hinchada rojinegra fue la más feliz del mundo. Y yo, el comentarista más anonadado del planeta Hoy,  años después, las noticias me quieren llenar el corazón de tristeza, pero entonces me imagino a Jairo Romero llegando al país recóndito de la inmortalidad en donde debe cumplir una cita con el destino, cita que sólo le está reservada a quienes día a día labran el presente y construyen el futuro.

Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso periodista y escritor colombiano, vinculado como docente a varias universidades colombianas. Es autor de cuatro libros y coautor de otros tres en los que se aborda el tema del liderazgo, la ética y el Desarrollo Humano. Con frecuencia es invitado como conferencista a congresos, foros y otros eventos académicos. Póngase en contacto con él a través del corrreo alejandrorutto@gmail.com o llámelo al celular 300 8055526. Visite su página www.maicaoaldia.blogspot.com

Clasificación: 2.3 (28 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.