Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 23 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Una raza, un mundo un sentir

veces visto 4510 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Uno de los amigos de la cuadra se precia de su apellido europeo, de sus ojos claros y de su cabello amarillo, pero cuando le dicen lo llaman por su apodo, «el Polaco» reacciona y dice: «Un momento, no se confundan por esta piel y por estos ojos; yo también soy de aquí y en mi familia hay gente negra e india.

«El polaco» quiere convencernos de que es tan criollo como los demás, pero la pinta no lo ayuda y todos lo sigue considerando un inmigrante. «Inmigrante mi padre, pero yo no, nos responde», yo soy de aquí, como ustedes, aunque también soy de allá, o del otro, lado, como lo prefieran. Mi sangre es de un lado y mis pies están en este suelo, así que no soy ni criollo ni extranjero; ni negro ni blanco; ni indio, ni oriental.

Sus palabras no nos ayudan mucho para averiguar de dónde es en realidad, por eso le repetimos la pregunta el 12 de octubre día de la raza. Y aquí está su respuesta, una carta con sabor a poesía en la que «El Polaco» pretende explicarnos su origen:

«Me pregunta usted por mi raza, y le diré que tengo del negro la fortaleza, del blanco la inspiración y del indio la rebeldía. Uno de mis abuelos españoles Enamoraba negras en las playas del Caribe

Una de mis abuelas indias seducía a los hombres blancos de la sierra, uno de mis ancestros negros lanzaba el grito de guerra temerario para expulsar al invasor y al corsario.

Y más allá del mar, en donde el mar cambia de nombre El fascismo ayudó a morir a otro de mis abuelos En duras cuotas de tortura y sufrimiento, y también más allá del mar, en donde el mar toma otro nombre. Y la tierra cambia de forma mi padre ayudó a morir al fascismo En duras cuotas de lucha, y de amor por la libertad.

Si insiste en preguntarme cual es mi raza Le responderé que mi raza es la de los hombres de aquí y de allá Que en mi sangre navegan los genes de todas las razas.

Que soy viajero del cosmos y ciudadano del mundo. Que mis hijos son amigos de la tarde y hermanos del viento que sobre mi cabeza sale todos los días, el sol que lo ilumina a usted y a mí, y que adoro al dios de los cielos y la tierra al Creador del sol y de las estrellas

Al que inspira mi canto y mi calma mi dolor. Si me pregunta quien soy le diré que soy un poco de usted.

Y también es usted un poco de mí. Le diré que los negros despiertan mi admiración. Los indios son dueños de mi aprecio Los blancos de mi estimación y las morenas de mi pasión».

POR: ALEJANDRO RUTTO MARTÍNEZ

http://alejandrorutto.blogspot.com

Clasificación: 3.2 (33 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.