Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
Sunday 05 de February del 2023
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Recuerdos de la horrible noche

veces visto 1931 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En París, ciudad donde me encontraba por la época, la muerte de Galán ocurrió el 19 de agosto entre las tres y las cuatro de la mañana. Mi padre, sin caer en cuenta de la diferencia horaria me llamó apenas supo, pero yo me había quedado en la residencia de unos amigos canadienses y por eso sólo supe la noticia cuando regresé a mi residencia, a eso de las 10 de la mañana. En uno de esos papelitos donde los recepcionistas anotan los recados decía: "Monsieur Galant est mort" (El señor Galant ha muerto). Obvio que al leerlo no pude entenderlo y tuve que devolverme para preguntarle al encargado quién había dejado ese mensaje. El hombre me contestó que quien le había entregado el turno le había contado que la llamada era de Colombia y que sólo logró entender eso. Pero yo me resistía a creer. Como sabía que eran las tres de la mañana en Colombia y quería creer que sólo se trataba de una pesada broma de algún colombiano amigo, decidí esperar hasta las 12 del día para llamar a mi familia. Esas dos horas siguientes fueron horribles. Prendí el televisor y la radio al mismo tiempo, pero nunca dijeron nada de Colombia. Al medio día logré hablar con mi padre. Estaba muy triste. "Lo mataron, mijo, lo mataron. Mataron a Galán... Mataron el futuro del país...", me dijo en un tono de confusión y rabia. De esa hora en adelante viví uno de los días más desoladores de mi vida. Mi dolor fue profundo y tuve que soportarlo completamente solo, en una tierra extranjera, en donde a casi nadie le importaba esa funesta noticia. Mi primer impulso fue escribirle a Carlos Medina con quien tenía una comunicación constante y quien era uno de los galanistas más radicales. Él decidió publicar esa carta en una de sus columnas periodísticas del único Diario de la época. No recuerdo exactamente el contenido pero sí el odio que me inspiró, pues Luis Carlos Galán era para todos nosotros, sus conmilitones, una especie de altar político. Su discurso, en el sentir de algunos, plagado de lugares comunes y sin una orientación ideológica clara, tenía una fuerza sentimental portentosa y transmitía la ilusión de una revolución pacífica por medio de la cual transformaríamos muchas de las costumbres políticas del país. Su erudicción producía en todos sus amigos, a más de una admiración sin límite, el convencimiento de que era el hombre más preparado para dirigir los destinos de la Patria. "Un tipo tan inteligente y culto no podía menos que gobernar sabiamente", pensábamos. Su valor en la lucha contra todas las modalidades de la corrupción, aunque desviada por los medios hacia la versión de la lucha contra el narcotráfico, daba al país una confianza que no sentía con ningún candidato. Sus planteamientos sobre el suprapartidismo siempre tuvieron una ligadura fuerte con el partido liberal, siendo esa la razón para que nunca hubiera propuesto la creación de un nuevo partido de centro izquierda y, por el contrario, hubiera sido tan insistente en la necesidad de modernizar y fortalecer los partidos existentes. Su posición ideológica, aunque algunos insistan en desconocerla, era clara, pero permanentemente actualizada, pues él era un político definitivamente conectado con el mundo. Su compromiso con los pobres era sincero.

Por todas esas razones, y muchísimas imposibles de escribir en este reducido espacio, no podía caberme en la cabeza que hubieran matado a Galán. No podía, no puedo aun aceptarlo y no lo aceptaré jamás porque cuando un hombre como ese muere, el batallón de sus ideas se vuelve invencible.

Clasificación: 2.5 (20 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Carlos Mauricio Iriarte Barrios http://carlosmauricioiriarte.blogspot.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Colombia y Venezuela restablecen relaciones diplomáticas
Escrito por Juan Camilo Cano, Añadido: 11 de Ago, 2010
Venezuela y Colombia reanudaron las relaciones diplomáticas después de una reunión entre sus jefes de Estado en Santa Marta, Colombia el día 10 de agosto de 2010. El recién elegido presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el presidente venezolano, Hugo Chávez, estuvieron de acuerdo el martes para formar...
veces visto 2687 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Asumir el riesgo a ser grabado
Escrito por Manuel Velasco Carretero, Añadido: 11 de Jul, 2010
El remedio para el corazón, según Stephen Covey, es suponer que los demás pueden oír lo que se dice de ellos; y hablar en consecuencia. He estado tomando un café con un amigo, político, perfil conservador, militante activo pero, ante todo, buena persona. Anda el hombre un tanto triste y desorientado. Resulta...
veces visto 1848 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Cada loco con su tema
Escrito por andresarbulu54, Añadido: 01 de Ene, 2010
Este comentario fue escrito a comienzos del mes de Octubre del año 2009, hago esta mención, para que no parezca anacrónico el comentario.El día de ayer Jaime Bayly en su programa dominical nocturno; transmitió la presentación de su libro “El cojo y el loco”, realizada el día viernes 2 de este mes, en la...
veces visto 1553 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Los Caballos de Calígula
Escrito por Miguel Palacios, Añadido: 12 de Ene, 2010
Estamos empezando dos años electorales, y los fabricantes de espejismos, Charlatanes y vendedores de ilusiones ya están en actividad… ¡total!, a fin de cuentas hay Impunidad, se puede decir cada cosa y nadie rinde cuentas de sus promesas. Los partidos políticos, a quienes  la Ley, les confiere el...
veces visto 1659 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
EL NEGRO ROBLES: Conciencia valerosa de una raza y un pueblo
Escrito por Alejandro Rutto Martínez, Añadido: 27 de Sep, 2007
El hecho sucede un día cualquiera del siglo XIX. El escenario es el lugar de sesiones de la Cámara de Representantes en Bogotá. Los protagonistas son Luis Antonio Robles y otro parlamentario. Este último, influenciado por su lamentable racismo, ve entrar a Robles y grita: “¡Se ha oscurecido el...
veces visto 4932 Veces vista:   comentarios 1 Comentarios