Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 28 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La información del tercer milenio

veces visto 656 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En este libro, la biblioteca virtual más que una alternativa es la respuesta que se necesita. Es la "estrategia de supervivencia" que debe articularse, a partir de una adecuada interpretación del contexto en el cual se desarrolle. Desde la Introducción la autora abre un gran espacio para el debate, presentando múltiples ideas que nos confrontan, como la "economía del conocimiento", desde la cual entiende el contexto en el cual el conocimiento se mueve - factores de control, selección, propósito, poder y capacidad- elementos que usan las sociedades, en su forcejeo para estar mejor equipadas, más listas para entender, generar y actuar sobre dicho conocimiento. Al plantear un nuevo concepto de información, parte de un nuevo concepto o quizás de una nueva visión de lo que hoy es el medio. Desnuda la primacía del libro como único elemento, para vestirlo con imágenes, colores, números, sonidos, que van cambiando tan rápido como el mundo va cambiando. Misteriosamente la información deja de presentarse en forma lineal, como siempre la tuvimos para pasar a ser una posibilidad múltiple, que no pertenece ya más a espacios concretos, predios particulares o a un usuario en especial. Y en este cambio radical también cambian o quedan despojadas todas las viejas estructuras que anidaron esa concepción lineal de información, su administración, su manejo: la biblioteca tradicional, los curricula de las escuelas de bibliotecología, los servicios, los procesos, el bibliotecario mismo. Hay, a partir de esta especie de desacralización, una serie de direcciones, de guías que el libro ofrece para poder entender y así tener la posibilidad de crear nuevas formas de trabajo dentro de una amplia gama de sistemas de información, insertos en esta sociedad global que nos marca la pauta, si no es que define nuestro trabajo, y nos coloca ante nuevas y continuas demandas. Y esto es una riqueza adicional del libro: la interpretación y evaluación de sistemas, tecnologías, programas, experiencias, que sirven de magníficas herramientas para visualizar todas las estrategias posibles para crear una biblioteca virtual. La autora analiza, desde América Latina -la región más desigual del planeta-, la posibilidad de salir del "círculo perverso de la exclusión", tal como lo definiera Freire, a través de una idea de información diferente, vista ésta como un producto estratégico, en donde los niveles de polarización tecnológica se reviertan y sirvan para recuperar la capacidad de actuar y ser competitivos. Tal es la idea de los centros de conocimiento y el trabajo en redes. Esta información que sirva de instrumento para un desarrollo más autóctono está inmersa en el libro en forma vigoroza y puntual. Si bien lo que existe, en términos de información y conocimiento, es el resultado de cambios continuos a través de la historia, al leer este libro podemos entender que estamos viviendo una era de discontinuidad, tal como Druker lo señalara en los 60s. La discontinuidad se da cuando una serie de innovaciones conducen a grandes saltos sociales, tecnológicos o de cualquier otra naturaleza de manera que el desarrollo de las sociedades empieza a moverse en otros planos. De esta discontinuidad nos habla el libro cuando analiza la red Internet, que es su manifestación más inmediata y cuando nos señala la alternativa de un modelo electrónico para sistemas de información que ya hoy están siendo implementados en varias formas, en diferentes grados, en diferentes lugares del globo. Todo este fenómeno nos va conduciendo a un clímax en donde nos cuestionamos si somos parte del problema o de la solución. En las reflexiones del libro sobre nuevos paradigmas para enseñar una profesión asombrosamente nueva y cambiante, subyace una filosofía de la educación que responde a toda una corriente de conocimiento basado en el empoderamiento individual y social y que aquí se convierte en un marco de reflexión, un punto de apoyo invaluable para trazar un rumbo con significado a la enseñanza de las Ciencias de la Información. Indudablemente conduce hacia una puntual toma de conciencia sobre el qué hacer y cómo para apoyar el desarrollo sostenible en la región latinoamericana. El lograr competitividad ante la globalización parte del desarrollo del capital humano, el libro lo analiza como una condición sine qua non pueda lograrse el empoderamiento de los profesionales de la información. Capacitación para poder tener voz en este nuevo "medio ambiente informativo". Desde el punto de vista epistemológico y metodológico la guía para un entrenamiento a los nuevos profesionales de la información es de gran riqueza y coherencia y una magnífica intersección entre el presente y el futuro inmediato, entre la capacitación como instrumento y la difusión de nuevas ideas. Otro elemento que le agrega valor práctico al libro y que está en esa intersección en donde la autora lucha contra la degradación de la calidad de los sistemas tradicionales, es el enseñar proyectos pioneros que se realizan en otras latitudes con muchos o pocos recursos para que se aprenda, de experiencias exitosas, formas de transitar por múltiples caminos y que eso sirva para respaldar acciones e imaginar formas de hacer las cosas, basándose en las ya probadas. La creación de una biblioteca virtual es un proyecto minucioso y complejo, pero el libro no lo ofrece como una única alternativa para lograr un mejor desarrollo de los sistemas de información. Por el contrario, existe un hilo conductor, que es la exploración de posibles futuros electrónicos. Desde que se introduce la diferencia entre lo que es la biblioteca digital, la biblioteca electrónica y la biblioteca virtual, ya hay una intención manifiesta de ayudar al lector a construir un sistema que se ajuste a lo que los países tienen y a lograr lo que no tienen. De igual manera la información sobre comunicación electrónica ofrece un panorama lleno de retos: la información sobre fusión del texto con la imagen, el sonido y el video, la transferencia de archivos, las pizarras electrónicas, los grupos de discusión, convierten este documento en un meta-documento en sí mismo. No hay duda que a partir de este nuevo milenio y ante el fenómeno de la globalización, el péndulo ha girado hacia América Latina. La mayoría de los organismos de cooperación técnica, instituciones prestadoras de servicios, gobiernos, la sociedad civil, pensadores, científicos, tecnólogos, economistas, escritores, etc., lanzan sus voces de alerta dirigidas a lograr equidad para los excluídos. La información, el conocimiento, se visualizan como una alternativa para conseguirlo. Este libro es una gran contribución en este sentido. Entusiasta, movilizador, sensibiliza y ofrece reflexiones. Conocemos de la pelea constante, casi de cuatro décadas, de la autora, por ofrecer soluciones, desde una profesión a la que honra. Tantas veces ha sido una voz solitaria, que asombra encontrar su entusiasmo siempre renovado, pero entendemos que eso le sucede a los pioneros que se adelantan a su época y a los líderes que en su campo de acción no han perdido la esperanza de lograr mejores posibilidades para las sociedades a las que sirven.

Tomado de: Zaida Sequeira, M.A.

Compilado Por. Javier Mejía T.

Clasificación: 2.1 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Comp. Javier Mejía T. www.exagonobibliotecario.blogspot.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.